El Homo Cañetus: un raro ejemplar de machista ibérico albino

Cañete

Que el exministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y candidato por el PP a las Elecciones Europeas, don Miguel Arias Cañete, es un machista, es algo ya indudable. Paco Marhuenda es quizás el único español que no acaba de verlo claro, y porque no es del Partido Popular. Era raro que en España quedaran aún machistas, pero al menos sabemos que había uno y ya lo hemos cazado con laso. Por tanto, asunto resuelto y a otra cosa, mariposa, que hay mucho trabajo por hacer. ¿No les resulta raro que en un país donde el sueldo de la mujer es igual que el del hombre quedara aún un machista por ahí suelto, sin bozal ni nada? A mí sí. Máxime si tenemos en cuenta que hay el mismo número de mujeres que de hombres en los altos cargos públicos y en la dirección de las empresas, sean públicas o privadas. Sin embargo, el otro día pillamos a un nauseabundo machista, un ejemplar de macho ibérico panzudo, de pelaje blanco, campechano y madrileño-jerezano, que se considera intelectualmente muy superior a Elena Valenciano. ¡Pero cómo se le ocurrió decir eso! Don Miguel, qué torpeza. Nada menos que de esta señora, que ha hecho un carrerón en el Partido Socialista partiendo de un sencillo teléfono. Salvo Gila, nunca nadie había llegado tan lejos colgando y descolgando teléfonos, y eso merece un respeto. No sea usted clasista, don Miguel, que no le pega. Y vino a humillarla públicamente un medio iletrado que solo es un abogado del Estado, como si para eso hubiera que estudiar mucho. Lógicamente, las redes sociales ardieron en defensa de Elena Valenciano, lo que me pareció bien. Si quedaba un machista suelto, un peligroso ejemplar de macho ibérico barbudo, había que denunciarlo, sobre todo porque en España hace siglos que la mujer es igual que el hombre en todo, pero sobre todo en derechos. Y porque somos un país nada machista. Nunca lo hemos sido y nunca lo seremos. Pero había uno por ahí agazapado, el Homo Cañetus, al que ya hemos pillado y ahora habrá que colgarlo en alguna parte bien visible para que lo vean los guiris y sepan que si alguna vez hubo machistas en España, se acabaron con la caza de este último y raro ejemplar de machista ibérico albino.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *