Un hombre del pueblo

A mi amigo y paisano

Miguel Manaute, el que fuera primer consejero de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía y alcalde del pueblo de Arahal hasta las pasadas elecciones municipales, se nos ha ido como consecuencia de una embolia que, al cogerle solo en su domicilio, estuvo demasiado tiempo sin ser atajada y lo dejó en estado de coma hasta esta misma tarde. Me parece mentira que un hombre como Manaute, alto, vigoroso, activo, vital, se haya ido tan pronto. La última vez que nos vimos fue en Semana Santa de 2008 y nada hacía presagiar este triste suceso. Lo acompañaba su joven esposa y Miguel me saludó como siempre, con su espaciosa y espontánea sonrisa. Su etapa como alcalde de Arahal la seguí muy de cerca y puedo dar fe de que puso de su parte lo posible y lo imposible para que este hermoso pueblo de la Campiña sevillana levantara la cabeza de una vez por todas. A los dos se nos metió en la calamorra que nuestro pueblo tuviera el primer museo flamenco del mundo y ya se están ultimando los detalles para su inauguración, que posiblemente será este mismo año. Cuando surgió la idea le pregunté: “¿Un museo flamenco en Arahal, Miguel?”. “¿Por qué no?”, respondió. Buscó el dinero fuera de Arahal y ahí está. Nunca trabajó para la galería, sino para el futuro de Arahal y sentando las bases para que este pueblo saliera del anonimato histórico al que lo han condenado sus gobernantes en las últimas décadas. Y al final, como suele ocurrir, salió del Ayuntamiento criticado y cansado, pero después de haber hecho un gran trabajo por su pueblo, que se irá viendo en el futuro más próximo. Ya está ocurriendo, de hecho. Tras descansar unos meses, porque quería dedicarse más a su familia, se puso a trabajar en Aljarafesa y fue también objeto de críticas por parte de algunos medios de comunicación. Miguel sufrió mucho por todo esto y la presión lo llevó a la terrible embolia que lo ha tenido en coma casi dos años. Hoy ha muerto y mañana iremos a darle el último adiós. El adiós a un gran hombre y a un gran político.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *