Turulatos ante Juan Pablo II

A mi hermano Antonio

papamóvilNunca se lo conté a nadie, pero una tarde en la que paseaba por un olivar de Palomares me abordó un hombre de largas greñas y descuidada barba, ataviado con una túnica de un blanco deslumbrante, como lavada con Ariel, y calzado con unas desgastadas sandalias de correas como las que llevaba Charlton Heston en Ben-Hur. No tardé en adivinar que se trataba de Jesucristo, al que conocía de sobra de verlo en la enciclopedia Álvarez. Le sorprendió mucho que no me espantara, que no saliera corriendo al verle; sobre todo que no celebrara el hecho nada usual de que tuviera delante de mí al hijo de Dios; de que no agradeciera su gesto de bajar de las nubes para visitar al niño que hablaba con los olivos porque Dios nunca le escuchó cuando, a oscuras y mientras todos dormían con la música de fondo de la lluvia en el achacoso tejado de uralita, desde debajo del tapijo de la cama le pedía que le ayudara a mi madre a sufrir menos de lo que sufría, a que no desfalleciera en su empeño de sacarnos adelante, a que no se atravesara los dedos con la aguja de deshuesar aceitunas en el almacén donde trabajaba. Si Dios nunca me hizo ni puñetero caso, ¿a qué venía eso de mandar a su hijo a seducirme con su nívea túnica y sus fastuosos ojos, en un atardecer que invitaba a echar un párrafo con los mochuelos y las tontillas? Ante mi indiferencia, el hijo de Dios dio media vuelta y se perdió entre los olivos, con la cabeza agachada y andar lento, despedido por una repentina brisa que movía las copas de los olivos mientras el sol era tragado por la recién arada tierra y el campo se teñía de un fascinante color anaranjado. He recordado esta historia estos días, con la visita del Santo Padre a Santiago de Compostela y Barcelona. No soy creyente, pero sí muy respetuoso con los que lo son. No acabo de encajar que haya personas que sigan al Papa por todo el mundo; entiendo que tiene que ser algo muy fuerte para hacer eso, porque tuve la oportunidad de pasear de la mano con Jesús por los olivos de Palomares, y no lo hice. Sencillamente, estaba enfadado con Dios y, aunque el Hijo no era responsable de la poca cuenta que me echaba el Padre, el de Nazaret pagó el pato. Benedicto XVI parece buena persona, un hombre culto que ha sido capaz de reconocer públicamente algunos errores históricos de la Iglesia. A lo mejor sería interesante mantener con él una charla, pero tomando unos mostos en Bollullos de la Mitación, en El Caimán. Tendría que ser una peregrinación como la que hacemos la gente sencilla del pueblo, pero el Santo Padre peregrina siempre en avión y en un coche blindado, y así es difícil llegar a Bollullos. Hace muchos años, cuando Juan Pablo II estuvo en Sevilla, en 1982, estaba con mi hermano parado en un inmenso atasco porque el Papa venía desde el aeropuerto en su papamóvil. Mi hermano tampoco es muy creyente, pero recuerdo que se emocionó cuando, al pasar por nuestro lado, le dijo al Santo Padre: “¡Quiyo!, ¿qué haces?” Y Juan Pablo II, que era un papa espontáneo, le miró esbozando una sonrisa y le dijo adiós con su mano izquierda. Nos quedamos turulatos. Es lo más cerca que habíamos estado de Dios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

16 Comentarios

  • José Luis Escrito el 7 noviembre, 2010 23:10

    Con los católicos, es muy fácil hacer este tipo de comentarios jocosos. Sabes que nunca van a vengarse porque su principal mandamiento es el perdón. Lo mismo, pero con otros personajes… Alá, Mahoma, etc… ¿Hay o no hay?

    • lagazapera Escrito el 7 noviembre, 2010 23:22

      ¿Crees que hay algo ofensivo? No ha sido mi intención.

  • José Luis Escrito el 7 noviembre, 2010 23:56

    Ya te he perdonado.

    • lagazapera Escrito el 8 noviembre, 2010 08:42

      Gracias, José Luis.

  • José Alcántara Escrito el 8 noviembre, 2010 07:47

    Y no sería mejor que el Papa llevara papas a los niños que no hace falta ponerles los rayos para verles los huesos. El Santo Padre y todo su séquito no deberían olvidar que comenzaron en un pesebre.

    Un abrazo, Manuel, y muchas gracias por tu hospitalidad y generosidad hacia mí y hacia mi hijo.

    • lagazapera Escrito el 8 noviembre, 2010 08:44

      De nada, José. Los gazaperos somos una familia.
      Un abrazo.

  • Antonio R Escrito el 8 noviembre, 2010 08:20

    Yo veo que tus palabras son las de un no creyente religioso,dichas con enorme respeto y en las que expresas tus recuerdos y rezos en tu infancia y la impotencia que sentistes ante la dureza de la vida que veiasa tu alrededor.

    Cuando alguien de una forma sincera y respetuosa abre su corazón pues para mi hay que quitarse el sombrero.

    • lagazapera Escrito el 8 noviembre, 2010 08:47

      Yo soy un cristiano que dejó de creer en la Iglesia y los curas cuando sólo era un niño, no sé si por torpe o por listo. O porque ya reflexionaba sobre lo que veía. Pero siempre respetaré a quienes son creyentes, de la religión que sea.
      Gracias, Antonio.

  • Flamenquería Escrito el 8 noviembre, 2010 09:04

    Tengo un profundo respeto a la Iglesia porque allí donde hay una catástrofe o donde abunda la hambruna siempre hay algún representante, un jornalero de la Iglesia ayudando. Pero como en toda empresa existen los currantes y los que se cuelgan las medallas y se rodean de oros, los “Vaticanos” en este caso. Creo que si Jesucristo levantara la cabeza estaría con los primeros y detestaría a los Vaticanos porque no predican con el ejemplo, con esa buena fe que Él quiso infundir. Un abrazo, Manolo.

    • lagazapera Escrito el 8 noviembre, 2010 13:04

      La verdad es que llevas mucha razón en eso de que la Iglesia realiza una gran labor en pro de muchos necesitados. Mis respetos por eso. Pero poco más.
      Un abrazo.

  • José Manuel López Gutiérrez Escrito el 8 noviembre, 2010 09:51

    Si este mundo funcionase con la lógica como combustible, los primeros en reprobar que la visita del Papa cueste la barbaridad que ha costado serían los cristianos practicantes.

    Pero a este mundo la gasolina que lo mueve es el dinero y un cristiano practicante es un ATS que sale de patero de un paso de Semana Santa.

    Menos Papa y más carne!!!

    • lagazapera Escrito el 8 noviembre, 2010 13:05

      Pues al año que viene le tenemos aquí otra vez. Como le coja gusto…

  • Paco Mármol Escrito el 9 noviembre, 2010 10:35

    La verdad es que la visita del Papa me deja indiferente, como si viniese el Jefe de Estado de Polonia o de Hungría, por citar 2 naciones.
    Soy cristiano por tradición y costumbres, pero creo más en lo que veo, y para mí la Iglesia es aquellos que hacen el bien por donde quiera que van. Lo reflejo en una letra que hice por tientos hace años:

    Me dicen ateo,
    que no creo en Dios,
    Yo creo en lo que veo
    én la buena acción.
    Vicente y Madre Teresa
    Santos de mi devoción.

    • lagazapera Escrito el 9 noviembre, 2010 10:44

      A mí me pasa un poco lo mismo, Paco. Yo creo en las personas y sus buenas obras, y punto. Respeto mucho a quienes en nombre de la Iglesia se van a ayudar a los pobres por el mundo; a los curas de los barrios, de los pueblos, que hacen una buena labor, etc. Lo del Papa, el Vaticano, los consejos episcopales y esas cosas, es algo que no me interesa nada.
      Un abrazo.

  • Jondeando Escrito el 9 noviembre, 2010 10:41

    Otra vez por aquí D. Manuel! me alegro de saludarle, aunque sea a través de este medio, hay unas cervecillas pendientes, que prometo formalmente que nos tomaremos. Éstudié con los Hermanos de la Salle, de lo cual me siento orgulloso, inclusive he sido miembro de Junta de Gobierno de una afamada Hermandad de Sevilla, pero he de proclamar a los cuatro vientos, que cuando hay familias en las que el 80/90 y 100% de sus componentes están en paro, las familias pierden sus viviendas por no poder la hipoteca, a duras penas llegamos a final de mes, cuando las entidades bancarias, las únicas “licencias” que se permiten es dejar en descubierto a quien tiene su nómina domiciliada, viene el Hijo de Dios….¿a ayudarnos? ¡Anda ya! A causarnos gastos y a llevárselo “calentito”, nosotros con los impuestos cual yugo en cuello en el Vaticano,en cambio…hágase el silencio. Un abrazo Manolo.

    • lagazapera Escrito el 9 noviembre, 2010 10:55

      Celebro su vuelta, Jondeando. Se lo aseguro. Esas cervecitas pendientes podrían resolverse en Palomares del Río, el día 5, en La Truja, con motivo del encuentro de gazaperos que vamos a tener. Apúntese, porque vamos a pasarlo muy bien.
      A mí me parece muy fuerte que nos gastemos tanto dinero en la visita del Papa, con la que está cayendo. Quiero ser respetuoso con tan insigne personaje, pero es que cuesta aceptar ciertas cosas. Y encima, se ha dejado caer con algunas declaraciones impresentables, como la de que el laicismo actual de España recuerda al de los años 30. ¡Qué barbaridad!
      No olvide lo de Palomares, un abrazo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort