Soleareando (A media noche)

Cuando yo no exista,
estas soleares tristes
serán coplillas de vida
en corazones felices.

Aliviarán desvelos,
desamor y soledades,
y desde el altito cielo
cantaré estas soleares:

Nunca digas que fue un sueño
las almendras que pelamos
a la sombra del almendro.

Porque los sueños,
como nos dijo el poeta,
sueños son y solo sueños.

Manuel Bohórquez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

1 Comentario

  • José Cenizo Jiménez Escrito el 1 febrero, 2014 18:21

    Buenas, sobre todo la tercera, redonda, certera. Un abrazo, amigo. J. Cenizo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *