Se acabó lo que se daba

Broche

No ha sido mala idea la de cerrar la Bienal, dedicada al baile, con un homenaje a algunos de los grandes maestros de Sevilla -Matilde, Manolo Marín, Farruco, Mario Maya, José Galván-, aunque hayan dejado fuera al gran Enrique el Cojo, a Caracolillo o a Juan Morilla. ¿Cómo se puede homenajear en un espectáculo a Antonio Ruiz Soler con una simple fotografía? Entiendo que resultara imposible acordarse de todos a la hora de ponerle el broche de oro a esta edición del festival. Lo que no entiendo muy bien es que se le hiciera el encargo a Rafaela Carrasco, pero se le hizo y anoche, con el Maestranza lleno -esta vez sí-, el repaso al baile sevillano nos brindó la posibilidad de vivir hermosos momentos artísticos, alguno de ellos de una gran emoción. Sevilla ha tenido, tiene y tendrá siempre un gran peso en la faceta del baile andaluz, desde los tiempos de las míticas Petra Cámara, Manuela Perea y La Campanera, sin olvidar al Maestro Otero y a Realito. Hoy es Matilde Coral la gran maestra, aunque ya no baile en los escenarios, pero es la que sigue marcando la pauta en la enseñanza del arte. Lo que se dio en llamar en su momento la Escuela Sevillana sigue teniendo un peso en el mundo del baile flamenco, sin estar posiblemente en su mejor momento, como lo demuestra el hecho de que una de sus máximas exponentes, la trianera Milagros Mengíbar, se haya quedado fuera de la Bienal y, sobre todo, del magno espectáculo de anoche, aunque desconozco las razones. Las exponentes vivas de la Escuela Sevillana son pocas y mal avenidas, como ocurre con las escasas folclóricas de altura que nos quedan aún vivas. Anoche hubo una aceptable representación de esta escuela, pero eché de menos a Milagros Mengíbar y a Ana María Bueno, entre otras y otros. ¡Cuánto me acordé de El Mimbre, aunque ya no esté con nosotros! Y cuánto de Angelita Vargas, que sí lo está, pero impedida para el baile. La clausura de la Bienal se le podría haber dedicado a ella, que para eso es una reina del baile y, además, es ahora cuando necesita el apoyo, el cariño y la ayuda del mundo flamenco. También me acordé de Carmen Ledesma, que tiene tanta sevillanía en su manera de bailar que quita todas las tapaeras del sentío. Y de Isabelita Bayón. Me acordé de mucha más gente, pero tampoco estuvo mal lo que vimos en el escenario. Esa Merche Esmeralda, que no debería faltar en ninguna Bienal. Muy hermoso el garrotín para Adelita Domingo. El maestro José Galván, que no solo es el padre de dos fenómenos del baile, y que bailó con su hija Pastora ante el delirio del público. Belén Maya -para mí fue lo mejor de la noche, el recuerdo a su padre-, Rafaela Carrasco, Farruquito -flamenquísima soleá-, Rafael Campallo y su hermana Adela, Yolanda Heredia, Hiniesta Cortés, Manoli Ríos, Pilar Ortega, Marian Conde, Manuel Betanzos, Marcos Vargas, Beatriz Santiago e Isabel López. Pasaron tantos por el escenario que sería imposible ocuparse de todos ellos como es debido. Hubo arte, mucho arte, de sabor en unos casos y de pujanza en otros. Excelente el bailaor Rafael Campallo, siempre tan personal. Era la noche de los maestros, de las escuelas, el reconocimiento a los que tanto dieron y siguen dando a nuestro arte. Y también la confirmación de que el futuro es más que esperanzador para nuestra escuela. Ahí estuvieron Pastorita Galván, Manoli Ríos y Adela Campallo para tranquilizarnos. Se podría haber hecho mejor y, sobre todo, algo más justo. Hubo olvidos lamentables, que al final quisieron arreglar con una proyección de diapositivas: el gitano Pepe Ríos, Enrique el Cojo -lamentable el hecho de no haberle dado un mayor protagonismo-, El Mimbre, Trini España, Ana María Bueno, Rafael el Negro, Caracolillo, Manuela Vargas, y otros. Nos quedamos con tres o cuatro cosas, detalles, los tangos de Campallo, el romance de Hiniesta Cortés y, sobre todo, la lección que imparte Matilde Coral sobre el baile en uno de los vídeos que se pusieron. Pocas cosas se le pegaron a Rafaela Carrasco, que como baila demasiado contemporáneo, casi se le ha olvidado cómo se mueve una bata de cola. Ahora, ella y la bata salieron guapísimas. Al final, el escenario se llenó de artistas para poner la guinda a la fiesta y a la Bienal. Bailó Manuela Carrasco, que ella sí que baila sevillana, además de gitana. Y la maestra Matilde. Se acabó la Bienal. Tiempo habrá para que reflexionemos con tranquilidad sobre lo que hemos visto y escuchado. Es hora de descansar, de tomarme unas pequeñas vacaciones. Gracias por vuestro masivo seguimiento durante todo este mes.

XVII Bienal de Flamenco. Teatro de la Maestranza. La punta y la raíz. Artistas invitados: Merche Esmeralda y José Galván. Solistas: Rafaela Carrasco, Belén Maya, Pastora Galván, Farruquito y Rafael Campillo. Cuadro flamenco: Manoli Ríos, Hiniesta Cortés, Isabel López y Yolanda Heredia. Elenco: Adela Campallo, Pilar Ortega, Marian Conde, Beatriz Santiago, Julio Acosta, Manuel Betanzos, Marcos Vargas, Ángel Atienza, Francisco Mesa Nano, José Luis Villar, Alejandro Rodríguez, Raúl Gómez y Juan Aguirre. Guitarras: Ramón Amador, El Morito, Canito, Rafael Rodríguez y Jesús Torres. Cante: Miguel Ortega, Moi de Morón, Antonio Campos y Antonio Zúñiga. Entrada: Lleno. Sevilla, 30 de septiembre de 2012.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

9 Comentarios

  • Carmen.Arjona Escrito el 1 octubre, 2012 07:16

    Se acabó por esta. La verdad es que la clausura quedó muy bien. ¡Chapó Rafaela Carrasco! Es verdad que no estaban todos, pero en ese caso el espectáculo hubiera sido interminable. Y ya sabemos qué pasa con los que son muy largos, que no hay espalda que los aguante. Creo que se hizo una selección correcta. Un espectáculo ágil. Para mí el momento estelar fue el del Maestro José Galván, es realmente espectacular cuando el baile y el bailaor son un todo inseparable.
    Saludos, gazaperos.

    • lagazapera Escrito el 1 octubre, 2012 08:38

      A Carmen Arjona: José Galván baila sencillo, natural, como los antiguos. Estuvo muy bien. La gala no estuvo mal. Faltó gente fundamental, pero eso depende siempre del responsable del espectáculo. Se notó la influencia de Matilde.
      Me alegro de que te gustara.
      Saludos.

  • Edu Hidalgo Escrito el 1 octubre, 2012 08:05

    Hola Manuel.

    Ya he posteado alguna vez en el blog. Por motivos de trabajo he pasado (aún estoy) todo el mes de Septiembre en Francia y no he podido asistir a ningún espectáculo de la Bienal. Sin embargo he leído tu blog día tras día, estando al tanto de lo que ocurría en los principales espectáculos de la programación. Tan solo quería darte las gracias por tus críticas diarias, tan buenas como sinceras. Espero que sigas informándonos del panorama flamenco como hasta ahora durante muchos años Manuel.

    Un saludo,
    Edu

    • lagazapera Escrito el 1 octubre, 2012 08:33

      A Edu Hidalgo: Le agradezco que nos haya seguido todos los días de la Bienal. Han sido miles de gazaperos, y eso me hace feliz. Un abrazo, y a seguir amando al flamenco.

  • javier morentiano Escrito el 1 octubre, 2012 13:18

    Bueno, Manuel, te has merecido el descanso, pero tengo que decirte que me recordaste un poco a Cristiano Ronaldo cuando comenzaste quejándote de antemano por tener que acudir diariamente a un espectáculo flamenco. Se que es una paliza luego escribir una crítica sin apenas tiempo, pero comprenderás que muchos aficionados les gustaría estar en tu pellejo. Saludos y gracias por tus crónicas tan serias y tan sinceras

    • lagazapera Escrito el 2 octubre, 2012 16:25

      A javier morentiano: La verdad es que sí, que este trabajo es un chollo. Haces lo que te gusta y encima te pagan, aunque poco.
      Un abrazo.

  • Valerio Escrito el 2 octubre, 2012 18:46

    ¿Puede ser que la Bienal de flamenco de Sevilla sea para y por Sevilla y los sevillanos?
    Hubo quien una vez dijo que para triunfar en la Bienal hay que ser sevillano…
    Esperemos pues a la entrega de los premios Giraldillos que de cara a la galería es lo que trasciende y perdura y podremos comprobar hasta que punto me puedo equivocar.

  • José Cenizo Escrito el 3 octubre, 2012 12:59

    Fue un gran espectáculo. No pueden estar todos. A Milagros la eché mucho de menos, porque además la conozco personalmente y la aprecio. Lo que se vio fue muy flamenco -casi por una vez- y de gran altura y calidad. Los cantaores también estuvieron entregados, alargando los cantes hasta la extenuación. A mí me encantaron. Manolo, descansa un poco, aunque tú sigues con Flamenco casi todos los días.

    • lagazapera Escrito el 3 octubre, 2012 15:57

      A José Cenizo: Por supuesto que fue una bonita noche, José. Intento desconectarme, pero no pué sé.
      Un abrazo, Pepe.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *