Rajoy o el rey de los pavos

A Pepe Roldán

Duro se está poniendo el turrón para este año, con lo de mangarles la paga de Navidad a los trabajadores del Estado. Hasta el turrón blando se está poniendo duro. ¿No les parece curioso que sea precisamente la paga de Navidad? Creo que es una estrategia psicológica de Montoro, el ministro de Hacienda, para que los funcionarios piensen que ya no podrán hacerles nada peor que dejarlos sin mantecados de Estepa y la peletilla de Badía. No sé, estoy pensando en que habría otras opciones menos dolorosas, puestos a hacer caja, como sacarles los ojos y venderlos en el mercado negro o arrancarles los dientes de oro. Pero la paga de Navidad debería de ser intocable porque, además de que bajará el consumo en tan señaladas fiestas, con lo que eso conllevaría, los afectados van a estar con más mala cara que un esquimal viudo viendo Los vigilantes de la playa. En vez de villancicos y campanilleros, los funcionarios van a cantar este año dolorosas saetas y plañideras playeras:

Esta noche nace el Niño

y no es noche de dormir,

porque va a venir Rajoy

a mangarnos el anís.

Van a ser unas fiestas tristes, sin duda alguna. Desde aquí mi solidaridad con todos los funcionarios de España. No puedo decir qué se siente cuando te dejan sin paga de Navidad porque jamás la he cobrado, pero tiene que joder mucho una putada así. Sin embargo, los pavos están tan contentos que se salen de las plumas. El otro día iba por el campo y escuché cómo un pavo le preguntaba a otro: “¿Tú por quién vas a votar en la próximas elecciones generales?”. A lo que le contestó el otro: “Por el rey de los pavos”. Nunca ningún presidente de nuestro país hizo tanto por los pavos, como Mariano Rajoy. Por eso le votaron tantos en las pasadas elecciones generales, y no precisamente de los que hacen glú glú.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *