¿Qué hemos hecho para merecer algo tan bello como el flamenco?

A Diego el Cabrillero

Gitanos

Siempre me ha llamado la atención el empeño que existe, por parte de algunos, en demostrar que el origen musical del flamenco está fuera de Andalucía, de España; que es un arte importado, como si Andalucía no hubiera sido capaz de generar una expresión musical tan bella. No de la nada, evidentemente, porque no debemos olvidar las influencias de los sistemas musicales de la antigua Grecia, el árabe, el indio, el hebreo y el sistema musical moderno. La escala musical india, llamada swaragrama, es igual a nuestra escala mayor. Los gitanos, que llegaron a España desde el Indostán, en la India, hace cinco siglos, carecen de sistema musical propio. Esto no quiere decir que no sean magníficos cantaores y bailaores, cuidado. Ni que no hayan sido capaces de hacer suya la música andaluza, aportándole una expresión propia. Hablamos de sistemas musicales, que son cosas distintas. Tampoco los hebreos tienen sistema musical propio, que esté registrado en los antiguos manuales de la historia de la música. Sin embargo, es un pueblo con una gran cultura musical y algunas de las canciones sinagogales de los sefardíes -descendientes de los judíos que vivieron en la Península Ibérica, España y Portugal- tienen una gran semejanza con determinados palos flamencos, como la petenera. El hecho de que el cante y el baile flamencos tengan como base el modo dórico griego, en ningún momento quiere decir que el flamenco sea un arte que viniera de Grecia, como algunos han apuntado porque vieran en la televisión alguna fiesta griega y hayan percibido semejanzas dancísticas. Es que el modo dórico griego era común a todo el mundo. La cultura helénica, tan avanzada en el arte y la filosofía, asimiló todas las culturas del mundo y creó la suya propia. Y en Andalucía hemos creado una expresión musical propia, que es el arte flamenco: el cante, el baile y la guitarra, en la que han intervenido distintos pueblos aquí asentados desde hace muchos siglos, en un mestizaje cultural fundamental y único en el mundo. ¿Quién se atrevería a asegurar que los árabes, que estuvieron ocho siglos en Andalucía y que nos dejaron magníficas obras de arquitectura y estupendas recetas gastronómicas, se fueron sin dejarnos nada de su sistema musical? Los músicos pueden investigar todo lo que quieran y decirnos que esto lo crearon los sacerdotes del templo de la diosa Isis, en Egipto, donde fueron educados Pitágoras y Orfeo, pero todo es para nada. Lo que hoy conocemos por flamenco se lo debemos a los andaluces, a nuestros antepasados, al Fillo y Silverio, al Planeta y Tío José el Granaíno, a la Cuenca y las Coquinera, a Paquirri el Guanter y África la Pezeña, a Chacón y Paco el de Lucena, a Manuel Torre y la Sarneta, a Juan Breva y Tomás el Nitri, a Marchena y a Juanito Mojama, a Vallejo y Antonio Mairena, a Carmen Amaya y Antonio el Bailarín, a Sabicas y a Camarón, a Mairena y Valderrama, a Paco de Lucía y a Chocolate. Tiene el flamenco la sal de Cádiz, el embrujo de Córdoba, el compás de Jerez, el son de Triana, la majestad de Sevilla, la luz de Málaga y Almería, el sol de Jaén, el aire de Huelva, el sabor de Extremadura y la impronta del levante español. Deberíamos dejar de tirarnos los trastos a la cabeza y disfrutar de nuestro arte, alegrarnos de que los flamencos vayan por el mundo y de que el mundo venga a Andalucía a amarlo y a disfrutarlo. En esta mañana lluviosa y plomiza, después de desayunar una tostada con aceite de oliva de Arahal y jamón de Jabugo, de escuchar unas estremecedoras seguiriyas de Perrate de Utrera y unas almibaradas tarantas del Niño de Marchena, sólo se me ocurre una pregunta: ¿Alguna vez nos hemos parado a analizar detenidamente por qué nos ha tocado a los andaluces aportar al mundo algo tan hermoso como el arte flamenco? Buena pregunta.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

17 Comentarios

  • Juanillo del Tardón Escrito el 27 noviembre, 2010 12:15

    ¡Qué bien le ha sentado la tostá con aceite, Sr. Bohórquez!

    • lagazapera Escrito el 27 noviembre, 2010 12:17

      A Juanillo del Tardón: Es de Arahal.

  • angel Vela Nieto Escrito el 27 noviembre, 2010 12:35

    Toda una lección; espero que no llegue nadie a estropearla…

    • lagazapera Escrito el 27 noviembre, 2010 12:51

      A Ángel Vela: Gracias, amigo Ángel. Nos veremos en Palomares.

  • Inés Escrito el 27 noviembre, 2010 12:36

    Comparte la premisa de este artículo: el flamenco es un hecho andaluz. Y la pregunta con la que termina el artículo es, básicamente, el leit motiv de toda la discusión flamenca. Me gustaría terciar en el tema con algunas consideraciones personales:
    Andalucía es una tierra de aluvión. Lo fue desde siempre, durante toda su historia. Esto significa que fue “tierra de paso” y también “tierra de acogida”. En ambos conceptos se encierran muchos significados. Ya sabemos que los pueblos que en ella se asentaron dejaron su huella y también que esta huella se fue solidificando e impregnando, a su vez, a todos los nuevos pobladores y visitantes. Es un fenómeno muy largo en el tiempo y que se llama “aclimatación”. Incluso cuando se imponían sistemas políticos por la fuerza, las costumbres, la cultura en sentido amplio, el arte, la forma de vida andaluces se superponía a todo lo que llegaba y lo hacía porque era “superior” es decir, más consistente, más compleja y completa.
    En la música (y el flamenco es música) el fenómeno tuvo que ser parecido. Los distintos pueblos que se aclimataron en Andalucía fueron creando un poso que se hizo andaluz con el paso del tiempo. Y sobre esta base inicial hubo aportaciones fundamentalísimas, a mi entender, como las que se realizaron durante el período de la reconquista por parte de los pueblos del norte, cántabros, astures, aragoneses, castellanos, pues muchas manifestaciones flamencas tienen una enriquecedora mezcla de otras músicas de España, como bien dejaron dicho y estudiado Menéndez Pidal y García Matos, entre otros.
    Pero, además, el Descubrimiento de América supone, a mi juicio, el elemento cuasi definitivo: la música de ultramar, el trasiego de culturas con los nuevos territorios descubiertos, trajeron influencias que perduran hasta hoy, no solamente en la música, sino en la gastronomía, en la forma de vestir, en la Lengua…Descubrimos América y América nos descubrió a nosotros. Recuerdo que, en mis cursos de doctorado, uno de los cuales se dedicaba a la música del Descubrimiento, estudié una petenera precolombina que me llamó la atención enormemente.
    Vuelvo al inicio de mi comentario (siento que sea tan largo, pero la pregunta es muy compleja): Andalucía es una tierra de aluvión, de mezclas, en la que todo se integra de forma natural y en esa integración está la base del flamenco, la base natural, pues el desarrollo posterior, a partir de esa base, la realizan los artistas que, tomando lo que conocen de la tradición musical andaluza, preferentemente oral pero también, aunque ellos no lo sepan, escrita, van “creando” en el flamenco la arquitectura efímera (por su carácter de transmisión oral) que es el flamenco. Influencias, todas. Creación, andaluza. Creadores, nuestros artistas, todos ellos.
    Y, en el tema de la raza, me da absolutamente igual de qué raza sea cada uno. En Andalucía todos somos gitanos, moriscos, romanos, asturianos, cubanos, visigodos. En Andalucía cabemos todos sin distinción de razas. Y el flamenco es el principal ejemplo: una maravillosa música de integración que viene a nacer y a desarrollarse en la única tierra del mundo que no le pregunta a nadie ¿de dónde vienes?…

  • Flamenquería Escrito el 27 noviembre, 2010 12:42

    Ya no te hace falta probar el aceite de Jaén, porque con el de Arahal te ha salido un artículo magnífico. Muy conmovedor y sincero. Por cierto, anoche después de tanto tiempo volví y a la peña de mi pueblo, dedicada al maestro Valderrama, y estuve disfrutando con el cante de Carlos Cruz y su hijo. Un orgullo para un jiennense escuchar también a sus paisanos. Viva el flamenco. Un abrazo, Manuel.

    • lagazapera Escrito el 27 noviembre, 2010 12:56

      A ‘Flamenquería’: Hace años que no veo a Carlos Cruz. Cantaor serio, sin duda. Un abrazo, Antonio.

  • Flamenquería Escrito el 27 noviembre, 2010 13:23

    Una buena tostada con aceite de oliva hace milagros, Manuel, qué bonito te ha quedao, y es que el aceite de oliva virgen extra engrasa las neuronas que de los sueños de la noche chirrian al levantarnos. Anda que no. Un abrazo

  • luis calderito Escrito el 27 noviembre, 2010 15:34

    QUE INSPIRADO TE HAS LEVANTAO MANUEL!!!! OLE, HAS DICHO UNAS POCAS DE VERDADES,NI GITANO NI PAYO,¡¡¡ANDALUZ!!!!Y DE QUIEN LO INTERPRETE BIEN, QUE MAS DA LA RAZA!!! MARCHENA ADMIRABA A MANUEL TORRE, PASTORA A MARCHENA, VALDERRAMA Y CARACOL SE PROFESABAN ADMIRANCION MUTUA. ESO ES SER BUEN AFICIONADO.

    • lagazapera Escrito el 28 noviembre, 2010 08:58

      A Luis Calderito: Valderrama, al que tantas veces acompañaste y con quien hicimos aquellos viajes inolvidables, solía decirme que Caracol y Marchena se pelaron alguna vez, pero ambos sabían quiénes eran y, en el fondo, se profesaban admiración.
      Un abrazo, maestro.

  • Luis Castillo Escrito el 27 noviembre, 2010 17:52

    Yo no voy a aportar nada al tema de hoy, está sobradamente comentado y magnificamente explicado.
    A esta hora de la tarde de sábado (18:19),acabo de emocionarme con una gran voz: D. Luis Caballero Polo
    me ha acompañado para regalarme una tanda de malagueñas de una grabación doméstica incluída en la Historia del Flamenco Vol.7 y con su voz y por la hora, me ha venido a la memoria aquellas tertulias trianeras y sabatinas formadas por tantas y tan buenas gentes que lo admiraban y lo querían. A mí me cogía a trasmano aquello pero tuve un tiempo un eficiente informador: Juan de Coripe quien me informaba desde una profunda admiración por aquella tertulia…y a mi siempre la misma pregunta: ¿cómo está Luis Caballero? la misma respuesta: Luis Caballero es Caballero doble.

    Manuel, que buen cantaor es el de la dedicatoria de hoy.
    Un saludo cordial desde la Luz y la Sal.

    • lagazapera Escrito el 28 noviembre, 2010 08:59

      A Lus Castillo: Hoy tengo que hablar de Luis en la Peña La Serrana, de Cazalla de la Sierra, sobre las 14.00 horas. Es un placer hablar de un caballero dentro y fuera del cante.
      Buen día, Luis.

  • Sana Escrito el 27 noviembre, 2010 18:29

    Mas que blog yo diría que este espacio es una Catedra de Flamenco, gracias Manuel y a todos los que enriqueceis este espacio, pues estoy aprendiendo muchisimo.Un saludo flamenco.

    • lagazapera Escrito el 28 noviembre, 2010 09:01

      A Sana: Muchas gracias, Sana. Yo soy el que más estoy aprendiendo, sin duda alguna. Es un placer escribir de flamenco para personas como tú. Un abrazo.

  • Luis Escrito el 27 noviembre, 2010 21:32

    Has estado sembrao Manuel ¡Ole!

    • lagazapera Escrito el 28 noviembre, 2010 09:02

      A Luis: Me alegro que te halla pellizcado. ¡Viva Morón!

  • Carmen Arjona Escrito el 28 noviembre, 2010 11:14

    ¡Toma ya! En lo que está claro no hay disputa.
    Saludos.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *