Pepa Montes y su sinfonía de estampas flamencas imperecederas

1348351493080pepamontesdn

Una Bienal de Flamenco dedicada al baile, sin Pepa Montes, sería como dejar fuera a Alfred Hitchcock en un ciclo de cine de suspense. Pepa, Sevilla, Triana, la Alameda, la escuela sevillana del baile son indivisibles, una misma cosa. Aunque Matilde Coral haya hecho de su patrimonio la escuela sevillana por ser un destacado miembro de ella y llevar toda su vida defendiéndola, esta escuela es mucho más que la maestra trianera y viene de mucho más atrás, de cuando en los cafés cantantes sevillanos del XIX rivalizaban las Coquinera con las Antúnez y la Mejorana con Gabriela Ortega. Hay mucho de Cádiz, el Puerto y Jerez de la Frontera en la escuela sevillana, aunque se insista siempre en Pastora Imperio, que fue quizá quien le dio la última mano de barniz para fijar el estilo, sobre todo marcando y colocando los brazos. En la bailaora de las Cabezas de San Juan hay elementos de toda esta herencia, de ahí que cada espectáculo suyo en la Bienal -es quizá la bailaora que en más ediciones ha estado- sea como hacer un apasionante viaje en el tiempo, deteniéndonos en distintas etapas de la historia del buen baile jondo. Ver bailar a Josefa Bastos Otero, que así se llama la maestra, en bata de cola por alegrías es uno de los mayores placeres que podemos experimentar como amantes de la danza jonda de Sevilla. Anoche, en Una mirada hacia dentro, lo hizo envuelta en una preciosa y luminosa bata blanca, cuyos volantes nos llevaron a la Tacita, pero también a Triana y a la Alameda. Esos paseíllos, su delicada y encantadora escobilla, casi sin pisar la tarima, y el silencio, algo en lo que siempre insiste esta artista. Los que ya andan diseñando con dinero público el baile del siglo XXV no deberían olvidar nunca esta manera de bailar lo jondo, con su lentitud y majestad, con cantes y toques que aunque algunos modernos digan que son añejos son siempre tan modernos o más que lo que nos venden los innovadores. Fue con diferencia su mejor baile, con los cantaores cantándole aquellas viejas alegrías que se cantaban en los cafés cantantes, con una velocidad de vértigo. Lástima que tanta moya atrás y un sonido de perros deslucieran no solo este baile, sino todos. El cajón debería de estar prohibido en esta clase de bailes, con bata de cola, porque anula los pies de la bailaora, deja el cante en un segundo plano y apenas se escucha con nitidez la bajañí. La caña que bailó anoche Pepa Montes, con bata de cola roja, era una verdadera sinfonía de movimientos, de estampas jondas imperecederas, en la que no sobraba nada. Muy pocas bailaoras de esta escuela saben bailar las falsetas de la guitarra, cuando se calla el cante y habla la sonanta. Precisamente uno de sus bailes más interesantes fue el garrotín que hizo solo a guitarra, la de Ricardo Miño. Vestida con chaquetilla torera, la maestra hizo un ejercicio completísimo, adornando cada nota de la guitarra con una pose distinta y paseándose por el escenario como solo lo saben hacer las que han bailado mucho en todos los terrenos, desde el tablao al teatro.  Recordé aquellos garrotines de Carmen Amaya y Sabicas, el gran olvidado de esta Bienal. Los espectáculos de Pepa Montes y Ricardo Miño son todos muy parecidos, en los que siempre echamos de menos una mejor organización. Ricardo Miño nos obsequia con algunos toques de concierto, en esta ocasión la malagueña de Lecuona, a su estilo, con un sonido tan deficiente que no quedó con la limpieza que esta pieza clásica requiere. Sin embargo, en su bulería estuvo bastante mejor. Pepa es la que siempre salva los espectáculos, como anoche, que no vino a esconderse sino a dar los veinte reales del duro. Solo se fue del escenario cada vez que tuvo que cambiarse, y cuando volvía parecía que había dormido una siesta en el camerino. ¡Con qué fuerza lo bailó todo, sobre todo la caña, el garrotín y las alegrías! Con fuerza y ese regusto que solo tienen las bailaoras de casta y mucho arte. Cada pose, cada desplante era un cuadro de Juan Valdés, el gran pintor sevillano, quien desde un palco del teatro estuvo toda la noche tan embobado que no movió ni las pestañas. No era para menos: Pepa Montes estaba bailando como en sus mejores tiempos.

XVII Bienal de Flamenco. Teatro Lope de Vega. Una mirada hacia dentro. Compañía Pepa Montes y Ricardo Miño. Baile: Pepa Montes, Abel Harana y Manuel Bellido. Guitarra: Ricardo Miño. Cante: Vicente Gelo y José Méndez. Percusión: Juan Ruiz. Coreografías: Pepa Montes. Música: Ricardo Miño. Diseño de iluminación: Juan Moral. Vestuario: Raquel Urbano, Justo Salao y Vicente D’landres. Entrada: Lleno. Sevilla, 22 de septiembre de 2012.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

14 Comentarios

  • Emilio P Escrito el 23 septiembre, 2012 08:12

    Te leo entrelineas amigo Bohórquez,”el cajón deberia estar prohibido en…”.Sabes que soy un clásico a mi modo,me gustaria saber cómo, cuando, y paraqué se introdujo este intrumento(más propio de música caribeña)en el repertorio flamenco.Si es por compás yo me quedo con el repiqueteo de los nudillos de Pericón en cualquier superficie que tuviera delante.
    Te felicito una vez más por tus escritos,tan reales que parece que medio mundo ha asistido a la Bienal

    • lagazapera Escrito el 23 septiembre, 2012 09:03

      A Emilio P.: Buenos días, Emilio. Fue el bailaor Manolo Soler quien introdujo el ‘cajón’ o ‘caja’ en el flamenco, creo que cuando iba con Paco de Lucía, aunque no estoy seguro porque, entre otras cosas, estoy que me caigo de sueño. Se duerme poco en la Bienal. A mí no me disgusta, como adorno, en algunas cosas, pero en el baile no tiene sentido. Tapa demasiadas cosas. Feliz domingo, amigo, y gracias por tu fidelidad.

  • Luis Suárez Ávila Escrito el 23 septiembre, 2012 11:07

    Manolo, el cajón hay que desterrarlo. Eso no ha sido nunca flamenco. Los nudillos en la mesa, los “pitos”, con los dedos de las manos, la guitarra y el cante. Esos son los “ruidos” admisibles para acompañar un buen baile. ¡Ah! y los pies de la bailaora o del bailaor. El silencio, también. Total, que eso que tú sabes. Lo demás, son cuentos de camino.
    ¡Qué paladar hay en el baile de Pepa Montes!

    • lagazapera Escrito el 23 septiembre, 2012 15:55

      A Luis Suárez Ávila: Cualquiera quita ya el ‘cajón’ del flamenco… Hay verdaderos fenómenos tocando el cajón, pero a mí no me gusta ver a una bailaora con bata de cola y un cajón. Como dice mi compadre, para los boquerones, o para las gambas de Huelva.
      Saludos, Luis.

  • Emilio Jiménez Díaz Escrito el 23 septiembre, 2012 13:01

    Extraordinaria crítica, compadre. Una Bienal del baile sin Pepa estaría muy mermada de contenido, como ha pasado com Milagros Mengíbar.
    ¿El cajón…? Pa meté los boquerones de la plaza abastos.
    No pude estar, como hubiese sido mi deseo, pero he visto bailar a Pepa a través de tu pluma.

    ¡Felicidaes!

    • lagazapera Escrito el 23 septiembre, 2012 15:52

      A Emilio Jiménez Díaz: Gracias, compadre y maestro, es un honor lo que dices. La de veces que habrás visto tú a Pepa sobre un escenario. Bueno, espero que la Bienal tenga algún día un detalle contigo.
      Un abrazo.

  • Carmen Arjona Escrito el 23 septiembre, 2012 14:30

    Así fue. Un millón de olés para Pepa Montes. Ella es lo imperecedero. La maestría enamorada con el buen gusto. Y otro puñao de olés para la soberbia bulería que bordó en las cuerdas Ricardo, aunque parece que le dé apuro correjir la afinación de las cuerdas.
    Habría que decirle a los técnicos de sonido que pongan un poquito de sensibilidad en su trabajo. ¡Caramba! que el dueño de la mesa de mezclas es el técnico y parece que durante el espectáculo se ha ido a la taberna a tomarse unos chatos. Digo yo que si los que estamos en las butacas notamos fallos garrafales que deslucen inmerecidamente el espectáculo, es de suponer que el técnico también los detecta, que para eso está ¿o no? Pues que corrija, por dios, que no imagina lo muchísimo que se lo vamos a agradecer.
    Propongo que se añada un premio al mejor técnico de sonido de la Bienal, a ver si así se motivan y conseguimos, por fin, pulcritud.
    Saludos, Gazaperos.

    • lagazapera Escrito el 23 septiembre, 2012 15:49

      A Carmen Arjona: Perdón por la tardanza en aprobar el comentario, es que he estado hoy fuera de casa y ya sabéis que no puedo dejarlo libre porque hay gente para todo. Apoyo tu iniciativa, Carmen.

  • José Escrito el 23 septiembre, 2012 19:36

    Hola, respecto a lo del Cajón, decirles que viene del folklore peruano,
    y lo” trajo” al flamenco Paco de Lucía. Lo vió cuando estaba de gira por allí a principios
    de los 80 y le pareció idóneo para acompañar la música de su sexteto. Anteriormente se usaban otros instrumentos como los bongos pero el problema de estos es que al ser
    instrumentos de cuero, daban tonalidad y creaban problemas de afinación al conjunto
    además le pareció que tenía más que ver con la sonoridad del taconeo delas botas
    Flamencas. El primero que lo tocó en flamenco por encargo de Paco, fué
    Rubém Dantas que era el percusionista del grupo, y el que creó los primeros
    patrones rítmicos para cajón por bulerías, alegrías, tangos etc Manolo Soler por
    entonces era el bailaor del sexteto y se quedó con ja copla y también lo tocó
    luego sobre todo a raíz de tener que dejar de bailar y como foma de
    reciclarse profesionalmente. Lo tocaba con mucho aire y gusto por cierto
    y de forma personal como todo lo que hacía. A partir de ahí, la difusión
    , el uso y el abuso como todo en la vida. A mi personalmente me “entra” acompañando
    a un grupo instrumentista, determinados conciertos etc pero
    para Flamenco clásico me parece muy invasivo, se come las guitarras,
    y se empasta con el sonido de los pies del bailaor, aunque depende de quién
    lo toqué, la tendencia es esa.
    Bueno, perdona el rollo que os he echado, sigo a diario tu blog, un abrazo,
    y adelante.

    • lagazapera Escrito el 23 septiembre, 2012 22:05

      A José: Perfecto, José. Nada de rollo, lo has explicado muy bien. Se agradece la colaboración.
      Un abrazo.

  • Antonio Machota Escrito el 24 septiembre, 2012 11:04

    En todos los trabajos suelen haber accidentes,nadio pudo darse cuenta como se le fue o partio una cuerda al guitarrista ricardo miño al principio de la malagueña,antiguamente solian decir los tocaores que cuando pasaba estas cosas era por que habia mujeres con el periodo………..
    pero las bulerias que toco fueron impresionantes………….. despues que y solo durante las dos horas que duro el concierto toco para bailar/cantar/y concierto.
    pocos guitarristas como ricardo miño e escuhado preparado para las tres formas en el flamenco esto hay que ser muy profecional y tener mucha carrera como musico y compositor.
    El garrotin me recordo los tiempos de sabicas con camen esas formas de ritmos tan perdido en los tiempos, nos lo hicieron recordar gracia a la maestria de ricardo miño y la capacidad de pepa montes que lleno el teatro de flamencura sin tener que recurrir a poces estrañas y groserias que nada tienen que ver con el mundo flamenco
    en difinitiva el concierto fue de lo mejor que e podido ver en el teatro lope de vega.
    PEPA MONTES es lo mejor que tenemos en baile me recuerda todo lo que durante tanto tiempo se fraguo en el baile con el esfuerso de tantos y tantos bailaora/es que tanto le dieron a la danza jonda. este es el patron que tendria que cojer la bienal para que no cojais tantas enritaciones los criticos y aficionados, sino creo que acabareis con ella y luego se lamentaran ustedes recordando todos que teniamos lo mejor y se nos fue………………
    o crear un siclo de flamenco esperimental o fuccion
    para que el publico sepa donde elegir y en difinitiva no se sienta engañado ya que lo que esta sucediendo en el flamenco es una realidad.
    y cada cosa tendria que tener su citio igual que todos aun recuerdan a LA ARGENTINITA/PILAR LOPEZ/CARMEN AMAYA/ROSARIO/ANTONIO/VICENTE ESCUDERO/GADES/ LA MACARRONA/LA MALENA/PASTORA IMPERIO/FARRUCO/MAUEL TORRES/CHACON/MAIRENA/CARACOL/ VALLEJO/MONTOYA/MANOLO EL DE HUELVA/NIÑO RICARDO ECT.ECT.ECT que el tiempo no a podido quitarnolos de la mente y espero que estas nuevas formas llegen a perdurar en el tiempo igual que ellos.

    ….EL RESPETO EN EL FLAMENCO ES TAN IMPORTANTE COMO SABER ESCUCHAR………….

    • lagazapera Escrito el 24 septiembre, 2012 11:11

      A Antonio Machota: Procure no mandar comentarios tan extensos, que vamos a llenar otra vez el blog. Celebro que le gustara el espectáculo de Pepa y Ricardo. Yo no me di cuenta de que a Ricardo se le rompiera una cuerda. Sí que nada más comenzar la malagueña retocó la afinación, pero el sonido era malo y no me di cuenta de ese accidente. No obstante, la bulería fue mucho mejor, como digo en mi crítica.
      Saludos.

  • Curro Canela Escrito el 24 septiembre, 2012 16:18

    Al final al rescate de la bienal los clasicos básicos!! una pena que no haya estado ese gran pianista para mi el más flamenco que tenemos que es su hijo Pedro Ricardo, ya van dos bienales faltando, esperemos verlo pronto.
    Saludos

    • lagazapera Escrito el 24 septiembre, 2012 16:45

      A Curro Canela: Qué bien llevas la cuenta, Curro Canela. Se nota que le admiras. Es un fenómeno. Y muy buena persona.
      Bueno, lo pusieron enlatado. Otra vez será.
      Saludos.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *