Nunca digas que fue un sueño

Os anuncio que en junio saldrá al mercado un nuevo libro mío, El esquimo, que hará el número once. En esta ocasión será de coplas flamencas. Tendré unas 130 páginas y llevará unas quince ilustraciones flamencas del gran pintor Patricio Hidalgo.

Una de mis asignaturas pendientes era la de escribir coplas flamencas, que son la esencia del cante andaluz, su mensaje poético. Lo he hecho siempre, aunque no acababa de verme como eso que llamamos un poeta. En todo caso, un poeta popular, sencillo, del pueblo. Admirador de Augusto Ferrán, Manuel Machado, Balmaseda, Rafael Montesinos, Francisco Moreno Galván y Antonio García Barbeito, entre otros, la admiración por estos grandes creadores frenaba siempre el afán por publicar mis coplas. Sobre todo a raíz de entrar en las redes sociales, que fue donde empecé a hacerlo hace un par de años. Cada noche publicaba una soleá en Twitter y así fui descubriendo no solo que me daba placer hacerlo, sino que había quien no podía irse a la cama sin leer la “soleá para irse a dormir” de cada noche. Meses más tarde comencé a publicar también en Facebook y tras estas experiencias he decidido recopilarlas en un libro para se conserven y lleguen a quienes nunca van a estar en las redes sociales. Sobre todo, para que queden. Todas son soleares que fueron improvisadas en su momento, en ocasiones en solo unos segundos, con la emoción de un pensamiento. A veces, agobiado por la soledad. Otras, enamorado de un libro o de un cante que sonaba en el mismo ordenador.

La verdadera copla flamenca no suele ser muy procesada, sino improvisada, como inventan los troveros de la Alpujarra almeriense o de tierras levantinas. Soleares creadas, además, midiendo los octosílabos mientras marcaba el compás en la mesa del despacho, cantadas, aunque uno no sea ni mucho menos un cantaor profesional. Y resultaba una experiencia increíble publicar una soleá en alguna de estas redes sociales y comprobar cómo a los pocos segundos ya había alguien desconocido a miles de kilómetros que mostraba su emoción al leerla. Por eso este libro es un homenaje a esas miles de personas de todo el mundo que durante meses las hicieron suyas o, simplemente, las disfrutaron. Personas que estaban enamoradas o que habían sufrido el desamor alguna vez y que se veían reflejadas en esos tres o cuatro versos que, a veces, cuentan toda una vida: las penas, las alegrías, la desesperación o la euforia de la existencia. La vida entera puede caber en una sencilla soleá de tres versos octosílabos:

 En tres versos bien escritos

nos cabe toda una vida

y algo más que lo vivido.

La temática de estas coplas por soleá es fundamentalmente el amor y el desamor. Y algo de mi propia vida hay en muchas de ellas. El campo, la figura de la madre o el venusto mundo del cante están también presentes:

A un pocito fui a tirarme

y vi llorar en el agua

los ojillos de mi mare.

Solo espero que el libro llegue a la mayoría de esas personas que en su momento sintieron alguna emoción al leerlas en algún rincón del mundo. Que se estremecieron por alguna causa o que les sirvieron para aliviar una noche de soledad. Que se enamoraron o se desenamoraron. En definitiva, que les traspasaron la piel para lo bueno o para lo malo.

Como será una edición de pocos ejemplares, los interesados en reservarlo pueden hacerlo ya llamando al teléfono 955 747 146.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

6 Comentarios

  • José Luis Escrito el 19 mayo, 2014 22:22

    Supongo que éste será uno más de los mensajes que no te llegan, querido Manuel, ya que no los publicas, de cualquier manera, ahí lo llevas.
    Sólo quiero darte ánimos y augurarte un gran éxito de ese libro, que espero poder comprar en la presentación para que me lo firmes. Estoy seguro de su calidad, como de todo lo que haces. Un abrazo.

    • lagazapera Escrito el 22 mayo, 2014 09:17

      A José Luis: Yo publico todos los mensajes que llegan, José Luis. Sabes que alguna vez se ha podido perder alguno, algo que habrá ocurrido contigo y con otros lectores. Pero todo el que llega se publica, eso no me gustaría que lo pusieras en duda. Gracias, un abrazo.

  • Joan Escrito el 20 mayo, 2014 00:39

    Muy buena la idea de publicar un libro de poesía popular andaluza, pero sino recuerdo mal, hace unos años tenías en mente publicar una exhaustiva biografía de la figura del Niño Medina, acompañada de su obra discográfica completa. Estoy desconectado del flamenco desde hace un tiempo. ¿Ha salido al mercado alguna publicación tuya referente a la figura del Niño Medina?

    • lagazapera Escrito el 22 mayo, 2014 09:15

      A Joan: Es cierto, uno de los libros que preparo es sobre el Niño Medina, pero la crisis y otros proyectos lo tienen un poco parado. Gracias por tu interés, amigo.

  • David lagos Escrito el 20 mayo, 2014 07:56

    Y digo yo, Manuel, las podremos cantar cuando se antoje? Porque bien sabes que las letras se quedan en la retina y cuando menos te lo esperas algo las trae a tu boca para que la escupas.
    Y otra cosita, porque no subias las coplas de viva voz en vez de tu puño y letra?
    Ay!! cuantas lenguas callarian!!!
    Un abrazo.

    • lagazapera Escrito el 22 mayo, 2014 09:14

      A David Lagos: Hola, David. Las coplas se hacen para ser cantadas y el mayor honor para alguien que escribe letras es que las canten los cantaores y las cantaoras de flamenco. Tú, por ejemplo, que sabes que eres uno de los cantaores que más me gustan. Algunos ya lo hacen y estoy encantado. En cuanto a cantarlas yo mismo, las canto a la hora de escribirlas y eso es ya más que suficiente. Un abrazo, maestro.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *