Morón en la frontera del flamenco

Arcángel cantó con mucha profundidad.

Arcángel actuará en la cita flamenca de Morón. Bohórquez

Los festivales ya han llegado, los de los pueblos, dejados de la mano de Dios y de las instituciones públicas, aunque sobreviven. Han desaparecido algunos, otros aguantan el chaparrón de la crisis y, curiosamente, en estos últimos años han nacido nuevas propuestas. Costaría trabajo imaginar el verano andaluz sin festivales flamencos en los pueblos, y hasta en las grandes ciudades. Pero sobre todo en esos pueblos a los que ya no van las compañías de flamenco porque se han quedado sin salas de cine y no todos tienen buenos teatros. Por eso nos gusta tanto ir a los festivales, que se hacen al aire libre, al fresquito, donde puedes tomarte una cerveza y estirar las piernas entre seguiriyas y soleares, de esas que se hacen eternas. El moronero Fernando González-Caballos es uno de los nuevos productores flamencos con más talento. Hace tres años se embarcó en una nueva propuesta flamenca en Morón, o sea, en plena crisis económica, lo que demuestra su capacidad para crear en momentos difíciles. En Morón, que es un pueblo de artistas y de gran tradición flamenca, existe uno de los festivales más famosos de Espña, el Gazpacho Andaluz, que es historia viva no solo del flamenco local sino de todo el mundo. Pero la propuesta de Fernando va por otro lado, por hacer una programación menos tradicional, en la frontera de lo clásico y la vanguardia. Y no es fácil imponer una propuesta tan valiente en un pueblo conservador, donde todavía hay quienes ven a Diego del Gastor caminando con su guitarra por las calles del pueblo y a Joselero haciendo son en el mostrador de una taberna. Fernando se la juega económicamente en su III Festival Flamenco en la Frontera, lo que tiene todavía más mérito en un arte que en las últimas décadas ha abusado quizás en exceso de las subvenciones públicas. Por eso es importante apoyar su iniciativa privada, que acudan a partir del martes a sus conciertos y conferencias, que tendrán lugar en los altos de la Plaza de Abastos. Los conciertos van a correr a cargo del genial Raimundo Amador (jueves, día 4), Arcángel (día 5) y el bailaor local Pepe Torres, que cerrará el festival con Manuela Vargas como artista invitada. Este día, además, el maestro jerezano Manuel Morao recibirá el Gallo de Oro. En cuanto a las conferencias, el martes habrá una sobre la Niña de los Peines, que tendré el honor de dar yo mismo. Y el miércoles, una disertación del productor sevillano Ricardo Pachón, El Ángel, las fronteras del flamenco. Las dos serán a las 21.00 horas en la Plaza de Abastos. Cita ineludible, por dos razones. La primera, porque siempre es un placer escuchar flamenco en Morón de la Frontera. Le segunda, porque hay que apoyar las buenas ideas, que el flamenco las necesita.

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *