Mil gracias a Los Veranillos del Alamillo

Mil gracias a Los Veranillos del Alamillo

Es de bien nacidos ser agradecidos. El jueves 9 de agosto de 2018 recibí un homenaje en la programación Los Veranillos Flamencos del Alamillo, en Sevilla, en concreto en el Cortijo del Alamillo, que fue propiedad del torero El Algabeño. Mi agradecimiento a Manuel Álvarez y Elena de Marcos por este reconocimiento y por organizarlo todo con tan buen gusto.

También a los artistas que tomaron parte: Eugenio Gelo y Carlos Guillén, la bailaora Beatriz Rivero y el guitarrista Lucas Benítez. Por supuesto, a la Asociación Parque del Alamillo, dependiente de la Junta de Andalucía, y, por último, a la Fundación Cristina Heeren.

Asistieron unas trescientas personas, a pesar del calor y de que no es fácil acceder al cortijo, que está dentro del Parque del Alamillo. Hubo muchos amigos, algunos a los que no veía desde hacía años, y familiares. Todo ello sirvió para que el homenaje tuviera un calor añadido, aunque tuvimos la posibilidad de refrescarnos luego tomando algunas cervezas con sus correspondientes tapitas.

No es muy frecuente que los críticos recibamos homenajes, aunque no me puedo quejar porque he recibido bastantes a lo largo de mi ya larga carrera como periodista especializado en flamenco. Muchos en peñas flamencas de Andalucía y alguno en el extranjero. Estos homenajes animan mucho a seguir en la brecha, que no es fácil, porque a veces dan ganas de dedicarse a otra cosa. El flamenco es un mundillo complicado y no es oro todo lo que reluce. Menos aún en el gremio de la crítica.

Son ya cuarenta años en este trabajo, que no es moco de pavo. Miles de artículos escritos y una docena de libros. Radio, televisión, tertulias… Si este es el reconocimiento a todo el trabajo, bienvenido sea.

Mil gracias.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *