Mi relación con Enrique Orozco (II)

A su amigo Miguel Sánchez

Enrique Orozco, Ramón Montoya y Manolo el Sevillano en la Gran Vía de Madrid. Años 40.

Enrique Orozco, Ramón Montoya y Manolo el Sevillano en la Gran Vía de Madrid. Años 40.

Enrique Orozco Fajardo era un cantaor del corte de Cobitos y Bernardo el de los Lobitos, de una expresión musical y un sonido muy parecidos. Dominó muy bien los estilos mineros, de ahí que ganara la Lámpara Minera de La Unión en 1962, cuando no era tan fácil como ahora. ¿Por qué no alcanzó más fama, entonces? Supongo que le faltó la suerte, como a otros muchos. Sus primeros discos, grabados en 1946 con Paco Aguilera a la guitarra, con el sello Regal -dos de esos cantes los pueden escuchar pinchando el enlace de abajo-, eran interesantes, pero no tuvo posibilidades de dejar una obra discográfica más extensa. Llama la atención la velocidad de Enrique en los fandangos, en la línea de Caracol, El Sevillano y Valderrama, y en las canciones por bulerías, como la de Mi vaca lechera. Era la escuela de aquella época, donde se hacía más que evidente la influencia de los artistas de la ópera flamenca, como, por citar sólo a dos destacadas figuras, Vallejo y Marchena. Enrique era vallejista, sin duda, según mis conversaciones con él. “Manuel Vallejo fue el más poderoso de su tiempo, era el amo, a pesar de sus rarezas”, me dijo. Sin embargo, y aunque podría haberlo hecho, él nunca lo imitó. Enrique tenía su sello, producto, sin duda, de la voz tan bonita que tuvo y de su personalidad. Juan Valderrama, que después de la guerra se lo llevó en su compañía, en 1942, decía de él que era “fino como una perla y elegante como un marqués”. Fíjense la elegancia que mostraba ya en esa fotografía con Ramón Montoya y Manolo el Sevillano, que ilustra este artículo. Parecía, en efecto, un marqués. Sabemos de buena tinta el éxito que tuvo entre las mujeres, en aquellas fiestas de Madrid donde, cuando menos lo esperaba, aparecía una reunión y entre los invitados estaba alguna famosa actriz de Hollywood como Ava Gadner o la española Lola Flores. En la fotografía de abajo lo vemos apuntando el cante con un guitarrista muy especial, el gran actor Yul Brynner. Todas estas fotografías las guardaba celosamente el cantaor de Olvera, al que habría que haberle grabado horas y horas de conversación porque sabía mucho de una época, la de oro de los tablaos de la capital de España, de la que apenas se ha escrito nada todavía. Alguna vez lo comenté con Enrique, pero siempre lo dejábamos para más adelante porque tenía más de ochenta años de edad y parecía un chaval. Recuerdo que frecuentaba mucho las peñas de Sevilla con su esposa, Maruja, por la que sentía debilidad. No tuvieron hijos y estaban muy unidos. Tuvieron sus problemas económicos, pero se querían y fueron muy felices en su pisito de la barriada sevillana de la Oliva. Recuerdo que una de las veces que me llamó a casa, cuando yo vivía aún en Castilleja de la Cuesta, estaba muy contento porque le había hecho una entrevista para El Correo de Andalucía. “Me has hecho pasar a la historia, Manuel”, me dijo muy emocionado. “Sólo es una entrevista, maestro”, le respondí. “Sí; pero es que hoy ponen la primera piedra de la Exposición Universal de Sevilla, y estoy viendo que en la caja esa que han enterrado está El Correo de Andalucía. Y, claro, eso saldrá algún día y ahí estaremos los dos”, dijo. Fue así exactamente. Debajo de la primera piedra de La Cartuja, donde se instaló la Expo del 92, está una caja y en ella metieron los periódicos sevillanos del día, además de monedas, billetes, libros y documentos. Y Enrique era el hombre más feliz del mundo.

Orozco Britner

Enrique Orozco, Yul Brynner a la guitarra, su acompañante y el guitarrista Pucherete de Linares. Años 60.

Eso demuestra lo que amaba su oficio, el arte del cante flamenco. Lamentablemente, sus últimos años de vida fueron un poco tristes, por la vejez del matrimonio, la soledad y la precariedad económica. Su amigo Miguel Sánchez promovió un gran homenaje que le organizó la Federación de Peñas de Sevilla, en el Teatro Central, donde actuaron grandes artistas, entre ellos Juan Valderrama y Curro Malena. Enrique fue un hombre feliz aquel día, pero poco le duró la felicidad porque sus achaques de salud fueron a más y el día 1 de junio de 2004 le dimos el último adiós en Sevilla, la ciudad donde se crió y en la que eligió pasar sus últimos años de vida. A Enrique Orozco hay que considerarlo un cantaor sevillano, sin duda, porque aprendió a cantar en la Alameda de Hércules.

Enrique Orozco. Fandango. ‘Que la apariencia engañaba’. Guitarrista, Paco Aguilera. 1946.

Enrique Orozco. Bulerías. ‘Mi vaca lechera’. Guitarrista, Paco Aguilera. 1946.

FIN DE LA SERIE

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

6 Comentarios

  • Javier Escrito el 6 mayo, 2010 21:28

    Felicidades de nuevo Manuel!!!! Muy bonita serie, me encanta cuando tratas esta epoca del flamenco le pones mucho carino. Para mi fue la mejor. Por cierto me encanta la foto de Montoya con gafas. Llegaste a tratar a Pepe de la Matrona? Me imagino que si. Me encantaria que escribieses algun dia de el.
    Un saludo,
    Javier

    • lagazapera Escrito el 6 mayo, 2010 22:48

      La foto de Montoya es buena, sí es verdad. A Matrona no lo conocí, pero puedo meter estos días algo sobre él. Fue un gran maestro, un cantaor que conoció a los grandes de la Edad de Oro.
      Un abrazo, amigo.

  • A. Vela Escrito el 7 mayo, 2010 10:07

    Me contó Esperanza, la encantadora voz de “Triana Pura” (ella nunca había cantado en público; fue bailaora), que su marido, Manolo “Maera”, que entonces trabajaba en un tablao madrileño, tras una juerga de órdago, fue junto a varios camaradas a recibir al actor más calvo del cine americano al aeropuerto, y para hacerle los honores ¡se pelaron al cero…! Lo que demuestra de lo que eran capaces aquellos flamencos metidos en jarana y la gracia y el ingenio que tenían. Y todo esto enseñándome una foto de los “calvos” más felices…

    • lagazapera Escrito el 7 mayo, 2010 10:17

      Desconocía esa anécdota. Es buenísima. Aquella fue una época de ángel. Gracias, compañero.

  • Flamenco Rojo Escrito el 7 mayo, 2010 14:23

    Que digo yo que si Enrique Orozco es posible que fuera antecesor de Angelina Jolie…es broma, eh.

    Con relación a la seria de Enrique Orozco, como siempre interesantísima.

    Un abrazo.

    • lagazapera Escrito el 7 mayo, 2010 15:22

      Los viernes nos ponen la cabeza fatal.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *