Mi relación con Camarón de la Isla (II)

A Moraíto Chico

Camarón en Montreux con Antonio Carbonell y Pedro Ontiveros. 1991.

Camarón en Montreux con Antonio Carbonell y Pedro Ontiveros. 1991.

En julio de 1991 hice un apasionante viaje con Camarón y otros grandes artistas a la ciudad suiza de Montreux, donde existe uno de los mejores festivales de jazz del mundo. En este prestigioso festival celebraron la noche de España y decidieron hacerlo con un concierto de flamenco de la máxima altura. Además de Camarón estuvieron Manolo Sanlúcar, El Pele y Lole y Manuel entre otros. Fui invitado por la Sociedad General de Autores de España a través del agente artístico Antonio Montoya, uno de mis mejores amigos. Creo que fui el único crítico español invitado, lo que supuso para mí una experiencia muy importante. Escribí el programa de mano de aquella noche, que apadrinaba nada más y nada menos que el gran músico y productor negro Quincy Jones, ganador de veinticinco Grammys de los de pata negra -no los latinos-, que no es moco de pavo. Este monstruo se había enamorado del cante de El Pele en la presentación del citado festival en Barcelona, donde estuvo en compañía del popular actor negro Eddie Murphy. Todo parecía indicar que Quincy Jones iba a poner multimillonario al cantaor de Córdoba, pero apareció Camarón de la Isla y se olvidó de El Pele. Hicimos el viaje por separado. Desde Sevilla volamos a Barcelona El Pele y Lole y Manuel, con sus músicos, y Camarón y Manolo Sanlúcar lo hicieron desde Jerez. En Barcelona ya fuimos todos en el mismo avión hasta Ginebra, y desde allí a Monteux en una lujosa furgoneta, donde no faltaron las bromas de El Pele. Recuerdo el mal aspecto de Camarón ya en aquel tiempo, con una delgadez extrema y la mirada siempre buscando La Línea, donde vivía entonces. Nada más llegar al hotel se desnudó y se tiró a la piscina, con el frío que hacía, aunque salimos de Barcelona con treinta grados a la sombra. Me impresionó ver lo delgado y blanco que estaba el genio de la Isla. Durante todo el día asistí a la prueba de sonido en el Casino de Montreux, donde se celebraba el festival. Recuerdo los enfados de Manolo Sanlúcar con los técnicos del festival y los paseos de Camarón en chándal por la sala, siempre fumando y con José Candado cerca quitándole los cigarros de la boca a manotazos. Allí supe que Camarón tenía algún problema en un pulmón, aunque todavía no se sabía nada -supongo- de lo del cáncer que lo mató el 2 de julio de 1992, en plena Exposición Universal de Sevilla. Recuerdo que una de las veces en las que Candado le riñó por fumar tanto, le dijo: “Sabes que eso te va a matar”. Estaba junto a nosotros el gran productor musical Pino Sagliocco, que fue el que contrató la gala flamenca. Candado y él se miraron de una manera, que adiviné gran preocupación en los dos. Sin embargo, Camarón siguió a lo suyo y acabó de fumarse el cigarro. Aquella misma noche, después de la prueba de sonido y la cena, estuve de copas con Quincy Jones y El Pele en una importante y lujosa sala de fiesta. Camarón se quedó en el hotel descansando. El productor norteamericano estuvo toda la noche riéndose con El Pele, que es un tío de mucha simpatía. Le pregunté a Quincy que qué había visto en él para que le gustara tanto, y me dijo, admirado: “¡Es un auténtico negro cantando!”. Pero al día siguiente, cuando Quincy escuchó cantar a Camarón de la Isla, con la guitarra de Tomatito, se quedó prendado de él. Creo que ya lo había escuchado en Nueva York pero volvió a enamorarse de él en aquel viaje. El Casino de Montreux estaba lleno de público, unas tres mil personas, y el músico negro se quedó como hipnotizado. Y eso que Camarón no estuvo bien porque apenas tenía fuerzas para estirar la voz, aunque hizo cosas geniales. Esa misma noche se corrió el rumor de que Jones quería comprar todos los derechos de la obra discográfica de José para reeditarla y distribuirla en Estados Unidos, en el propio sello discográfico del artista de color. Se llegó a decir allí mismo, esa misma noche, que la obra de Camarón de la Isla valía mil millones de pesetas. Cada vez que alguien le hablaba al genio de lo que se estaba tramando en Montreux con sus discos, se reía a mandíbula desencajada. Pero aquello, como era de esperar, se quedó en un sueño; en el sueño americano de un artista genial que tenía los días contados. Cuando acabó el festival nos fuimos a una sala de conciertos de Montreux, un club de jazz, donde actuaba un cantante negro que era una auténtica maravilla. Estuvieron todos menos Camarón, que acabó su concierto agotado y se fue a dormir. Cuando el cantante del club vio entrar a los flamencos se volvió loco de contento y los invitó a tocar algo en el escenario. Aceptaron la invitación y subieron el batería Tino Di Geraldo, Antonio Carbonell, el guitarrista Tomatito, El Pele y Moraíto Chico. No he visto nada más grande en mi vida. Tino se puso en la batería, Tomatito cogió un bajo y El Pele y Antonio Carbonell comenzaron a cantar como los negros, de una forma totalmente improvisada, pero genial. Formaron tal lío los flamencos en aquel local suizo abarrotado de público, que el cantante negro acabó pidiendo la cuenta.

http://www.youtube.com/watch?v=esrORALQ7vs

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

6 Comentarios

  • José Alcántara Escrito el 20 abril, 2010 07:29

    Qué tal, amigo Manuel, en primer lugar gracias por darme la posibilidad de escuchar la grabación del Camarón y Paco de Lucía. Camarón inmenso, pero Oyendo la guitarra de Paco se abren las carnes, qué barbaridad.
    Soy de Torredelcampo y el otro día estuve en el IV Concurso Flamenco de cantaores jóvenes “Juanito Valderrama”. Ganó una niña, de Palos de la Frontera, de 13 años llamada “Beatriz Romero”, me dejó perplejo, es increíble que se pueda cantar tan bien con tan pocos años, no me creía lo que estaba oyendo. Levantó al público y humedeció los ojos de casi todos los asistentes. Me gustaría que me dieras tu opinión si las pudieras escuchar. Gracias, Manuel, por contaminarnos de tu sabiduría.

    • lagazapera Escrito el 20 abril, 2010 08:14

      He oído hablar de esa niña, amigo José. Hay otra en Córdoba, Rocío Luna, que es una maravilla. El cante andaluz no se acaba. Gracias a ti por tu información.
      Un abrazo.

  • Curro Canela Escrito el 20 abril, 2010 09:16

    Buenas a todos, aprovecho el tema de los jovenes talentos, para comentar que el lunes pasado en el homenaje a la negra, canto Sandra Carrasco, que era totalmente desconocida para mi, bueno pues canto una toná que puso el publico bocabajo, bueno Manuel para cuando un poquito sobre lole y manuel, que me imagino hay habra para escribir la biblia en tres idiomas.

    Saludos

    • lagazapera Escrito el 20 abril, 2010 09:21

      Estuve en lo de La Negra, pero me fui un poco antes de terminar porque estaba con una terrible lumbalgia y no aguantaba más el dolor de la cintura. Mido 1’90, peso más de cien kilos y tirarme tres horas encajonado en una butaca de las del Lope, que son para pitufos. No pude escuchar a Sandra Carrasco, otra vez será.
      Lo de Lole y Manuel estaría bien. Tiempo al tiempo.
      Un abrazo.

  • Curro Canela Escrito el 20 abril, 2010 10:00

    Pues la niña canto pa reventar dice tu que estaba con la lubalgia, pues mi asiento estaba en lo alto de la lampara del lope de vega!! vaya tala los riñones, en youtube hay un par de actuaciones de la niña esta, lo que pasa que no te puedo poner los enlaces. De lole solo? yo es que soy mas de manuel.

    • lagazapera Escrito el 20 abril, 2010 10:12

      Habrá que hablar de los dos, si se trata de escribir sobre el dúo Lole y Manuel. A mí me gustan los dos, cada uno por una cosa. Lole es un ángel y Manuel un duende.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *