Los patos son felices en su charco porque no conocen el mar

pato

Hubo una bailaora jerezana, de las de rompe y rasga, Juana la Macarrona, que se vino a la Alameda de Hércules muy jovencita, con sus padres y hermanos, y en la Alameda murió ya anciana, olvidada y sin más patrimonio que unas batas de cola muy desgastadas y un frondoso jazmín en el patio de la casa de vecinos donde falleció. Era puro arte gitano y alguien debería escribir una novela sobre ella. Hasta la secuestraron un día, así que ya ven si sería importante doña Juana Vargas Seda. Cuando de mayor le preguntaban que cómo estaba el baile, siempre decía: “Mu bien. ¡Hay que viví!”. Era su forma de no mojarse, de no enemistarse con nadie, de ir a lo suyo y guardarse su opinión. Las cosas han cambiado bastante. La gente hoy ha perdido el miedo a hablar, a decir lo que piensa sobre las cosas de la vida, sobre todo de la política. No creo que en este país se haya hablado nunca tanto de política como en estos tres o cuatro últimos años, sin duda por lo de la crisis y la corrupción de las instituciones del país. Y no solo en las redes sociales, donde no hay otro tema que el de la corrupción. Entras en una tienda y se habla de política. Vas a una taberna a tomarte un mosto y están poniendo verde al rey y a toda su casta. Te montas en un autobús y le están haciendo un traje a Griñán. Podríamos pensar que se nos ha olvidado vivir, que estamos más pendientes de los políticos y de los golfos de la banca que de nosotros mismos, pero en realidad no es así. La gente se divierte, va al fútbol, sale a ver las procesiones de Semana Santa, se lo pasa bien en las ferias y veladas, y se entretiene viendo la televisión o una película de estreno en el cine. Parece que hubiera dos clases de ciudadanos, los que sufren porque están demasiado informados y los que no quieren enterarse de nada y decir como La Macarrona: “¡Hay que viví!”. A lo mejor habría que informarse lo justo y saber dónde enterarnos de lo que pasa, porque la información está más controlada de lo que parece. Winston Churchill solía decir que solo se fiaba de las estadísticas que él mismo manipulaba. En las redes sociales hay muchas personas dedicadas a desmoralizar a la gente, a meterles en la cabeza que todo es una bazofia, que todo está podrido. En muchos casos son personas que militan en partidos y que solo buscan echar abajo al actual Gobierno. Peino ya algunas canas y jamás he visto un acoso a un gobierno como el que se está llevando a cabo contra el de ahora por problemas que, como el de los desahucios o el del paro, son también responsabilidad de gobiernos anteriores y de otros partidos, además del que gobierna actualmente. Pero la estrategia de determinados grupos organizados es hacer creer a los ciudadanos que la culpa de todo la tiene la derecha, como si la izquierda no tuviera nada de qué avergonzarse, como si no fuera tan corrupta como la derecha. ¿Es que se creen que nos chupamos el dedo? En este juego sucio de compadres que es la política, según acertada definición de Pío Baroja, los perjudicados somos todos los ciudadanos, los de todas las ideologías y hasta los que no tienen ninguna y solo quieren vivir, como decía Juana la Macarrona. Estos movimientos antisistema se valen muchas veces de los débiles para abatir a los poderosos. Creen representar la opinión de una parte del pueblo, la más débil y cabreada, sin habérsela preguntado nunca. Manipulan la información a su antojo y hasta se esfuerzan en taponar el túnel para que nunca veamos la luz. Habría que darle la razón a quien dijo que la política es el arte de mentir a propósito.

Foto Gazapera

Ahora llega la Feria de Abril y centenares de miles de personas deciden que hay que vivir, poner buena cara al mal tiempo y evadirse de los problemas actuales para afrontar mejor los que vengan en el futuro. Los andaluces tenemos una gran facilidad para ponernos la máscara de la felicidad cuando hace falta. Hay una vieja bulería corta de Jerez que lo dice: La calle Cantarería/ es la calle de la pena/ que canta por bulerías. La felicidad consiste muchas veces en saberse engañar. Y también en bastarse a sí mismo, como solía decir Aristóteles. Quizás el problema está en que dependemos demasiado de los demás para alcanzar la felicidad. Incluso de los políticos y los banqueros. Conocí de niño a un indigente que vivía en una choza entre los olivos y se alimentaba solo de lo que sembraba y cazaba. Tenía tres perros de caza, una cabra y un mochuelo al que había criado a mano. Jamás entró en el Ayuntamiento del pueblo ni se supo que fuera nunca al médico. Un día le pregunté que si era feliz y me respondió sin titubear lo más mínimo: “El más feliz de mi humilde choza”. Cuando murió y lo enterraron en el cementerio del pueblo, en un miserable agujero en la tierra, me quedé unos minutos viendo la triste sepultura y volví a hacerle una pregunta: “¿Cómo ha podido usted ser feliz con su forma de vida?”. Y me respondió desde el otro mundo: “El pato es feliz en su sucio charco porque no conoce el mar”. A veces, es preferible no conocer el mar, aceptar la laguna y no depender para nada de los demás. Al fin y al cabo, para ir a la Feria de Sevilla solo necesitamos tener ganas de pasear por sus calles, ver sus casetas y, si se puede, degustar una copa de manzanilla de Sanlúcar para recordar la filosofía de Juana Macarrona. ¡Hay que vivir!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

11 Comentarios

  • Francisco Escrito el 13 abril, 2013 10:33

    Señor Manuel Bohorquez debe de ser usted una persona muy acomodada que no le importa mirar a otro lado para decir tales barbaridades maquilladas tras un lenguaje pseudoculto. ¿Pretende usted que las personas que han sido desalojadas des sus hogares se pongan una careta de felicidad y no critiquen que el poder establecido hace concesiones aquellos que nos han llevado a la ruina mientras que a ellos se les denomina ETA por defender su derecho a una vivienda digna que es un derecho fundamental reflejado en la Cosntitución? ¿Cree usted que los miles de sevillanos que han perdido sus casas tienen que ponerse la peineita y coger el catavinos e ir a la feria olvidándose de las injusticias que con ellos se cometen? He de suponer que usted tiene una posición acomodada que le permite escribir sin ningún tipo de escrúpulos artículos de este calado. Gente como usted que traga y traga con el clientelismo político y su poder establecido, son los que tienen la culpa de que en este país nos gobiernen los corruptos. Sepa usted que no le habla una persona iletrada, poseo dos Licenciaturas y estoy en paro como muchos jóvenes de este país. Por eso me opongo al poder establecido y apoyo a las personas que sufren y no miran para otro lado como pide usted. Pase una buena Feria mirando hacia otro lado.

    • lagazapera Escrito el 13 abril, 2013 17:44

      A Francisco: Se ve que es la primera vez que me ha leído y que no sabe nada sobre mí. No ha dado ni una. Lea un poco el blog y luego juzgue.

  • paco de cai Escrito el 13 abril, 2013 12:25

    Te felicito por tu buen trabajo y ahora solo dos palabras “que razón tiene”. Saludo de uno que piensa como tú.

  • Cayetano Escrito el 13 abril, 2013 18:04

    Totalmente de acuerdo contigo, aunque este la cosa regular no puede estar uno to el día con preocupaciones y duquelas en la cabeza. Hay que luchar contra la corrupción pero nunca debemos olvidarnos de vivir y disfrutar que es lo que nos vamos a llevar.
    Un gusto leerte como siempre y no le eches cuenta al típico revolucionario de Internet que no saben ver más allá y siempre están con la misma canción.
    Un abrazo

    • lagazapera Escrito el 13 abril, 2013 18:10

      A Cayetano: Gracias, Cayetano. Yo he criticado mucho en esta tribuna a políticos y banqueros, he mostrado mi desacuerdo con la situación y me he mojado. También tengo problemas para pagar mi casa y soy un mileurista. Jamás he mirado para otro lado. Pero el artículo va de otra cosa: de que hay que mirar hacia adelante e intentar no dejarse manipular. En cuanto al comentario de Francisco, el lector ha ejercido el derecho que tiene a expresar su opinión. Me gustaría que leyera un poco el blog para que me juzgue una vez que me haya conocido un poco.
      Un abrazo.

  • Cayetano Escrito el 13 abril, 2013 18:32

    Desde luego Manuel, si se leen tus artículos se ve que te has mojao más de una vez y le has dao más de un palo a los golfos que nos gobiernan, pero parece que algunos han malinterpretado tus palabras. Cambiando el tema también corroborar que en la feria de abril no es sitio pa cantar por derecho, soy de Huelva pero he estudiado 6 años en Sevilla, he podido asistir en múltiples ocasiones y a lo más que hemos llegao es algo cantar una mijita por bulerias y de seguia teníamos a la gente pidiendo sevillanas…
    Un saludo

    • lagazapera Escrito el 13 abril, 2013 18:34

      A Cayetano: Gracias de nuevo, amigo. Un abrazo.

  • paco Escrito el 14 abril, 2013 03:03

    Uniendo dos entradas recientes de su blog:

    Los patos (cofrades sevillanos) son felices en su charca (creen que Cuevas cantó una saeta insuperable a la Macarena), porque no conocen el mar (porque hace mucho que los cofrades sevillanos no escuchan saetas jondas de verdad).

    Podemos conformarnos con los charcos, pero hay que tener presente que el mar existe.

    • lagazapera Escrito el 14 abril, 2013 07:32

      Muy ingenioso. Evidentemente que existe el mar. Pero a lo mejor hay quienes no quieren el mar al precio que sea y prefieren una tranquila laguna, que su hábitat natural.
      Muchas gracias

  • Paco Mármol Escrito el 14 abril, 2013 16:44

    Un artículo muy interesante, aunque el Sr. Francisco lo ha entendido a su forma, y se ha hecho una idea de tí, totalmente diferente a la que es.
    Cuando lea más de este Blog, se dará cuenta de que ha metido la pata. Aún así, bienvenido al Club, Francisco.

  • paco de cai Escrito el 14 abril, 2013 18:23

    Señor Francisco, mira que casualidad que te llama igual que yo, pero de arriba de la azotea somos diferentes, no dudo que algunos de los gobernantes son corruptos pero porque no habla de los gobernantes salientes y de los que estan en Andalucia y el que esto escribe no tiene dos licenciaturas, aunque debia de tener por lo meno 10, estoy seguro que he recorrido más que usted !ah¡ se me olvidaba yo desde los años sesenta he pagado mis cuotas al partido en Tolousse, sabe usted lo que eso significa, hoy no pago ya nada a sus amigotes, no me apetece, son tan corruptos como los otros y otras cosa le digo, ante de ofender a las personas por su forma de pensar haga el favor de conocer a las personas y despues diga lo que piensa. Podria decirte más cositas, pero prefiero callar porque no es mi blog, porque si fuera mi blog no se iria usted tan limpio. Manuel perdonale porque no sabe lo que hace.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort