Los hilos del tiempo que tejen la vida

bailkaores 1

Hacía mucho tiempo que no veía una obra flamenca de tanta profundidad y alma en la música, en el cante, en el baile. Una obra de una sencilla puesta en escena que reflexiona sobre cosas de la vida, unas más duras que otras: la ausencia de la madre, la soledad, los recuerdos, el silencio, el vacío. Alicia Márquez y Ramón Martínez son dos estupendos artistas del baile, que en solo tres piezas -ella en la seguiriya y él en la soleá y las bulerías- demostraron no solo una extraordinaria personalidad artística, sino un gran talento lo mismo en los pasos a dos que por separado, siempre con un entendimiento escénico admirable y pinceladas individuales de gran valor artístico. Los hilos del tiempo, que así se llama la obra, contiene momentos que rozaron la genialidad, como el protagonizado por el bailaor malagueño con cuatro sombreros y un baúl narrando lo bueno y lo malo de la soledad. Aquí estuvo genial por bulerías, con buenas y muy flamencas poses, un zapateado prodigioso y una manera de recogerse que nos cautivó. Contrasta su baile viril con la elegancia y la delicadeza del baile de Alicia, estupenda en el recuerdo a la figura de la madre, la suya, y encantadora en las alegrías. No baila para la galería. Tampoco lo hace como la que baila en un patio de vecinos. Es, en esencia, la elegancia personificada, que suple su falta de garra y escasa transmisión. Y hablando de comunicación, la obra tiene un gran valor musical porque, al margen de la excelente música de Juan Requena, destacan los cantes sentidos, profundos y gitanos de Pepe de Pura y el Pulga de Chiclana. Fueron el complemento perfecto, el majao de una obra triste, oscura, aunque con momentos donde aparece la fiesta. En definitiva, una obra que reflexiona sobre la vida y que nos hace reflexionar también a los que la vemos y la oímos. Además, nos hacer sentir en lo más profundo del alma algo que no es fácil de hacer conseguir, que es el estado de ánimo de los artistas. Y el duende flamenco es eso, entre otras cosas: transmitir las emociones. Anoche sentí la tristeza y la soledad en la butaca. La vida.

Ciclo Flamenco viene del Sur. Teatro Central. Los hilos del tiempo. Baile y coreografías: Alicia Márquez y Ramón Martínez. Música y guitarras: Juan Requena, Óscar Lagos y Paco Vega. Cantaores: Pepe de Pura y El Pulga. Entrada: casi lleno. Sevilla, 19 de marzo de 2013.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 Comentarios

  • Lourdes Gálvez del Postigo Escrito el 21 marzo, 2013 13:34

    Ramón es un gran bailaor que no tiene el reconocimiento que merece.
    Manuel, un abrazo

    • lagazapera Escrito el 21 marzo, 2013 13:37

      A Lourdes Gálvez: Es una lástima, porque es buen artista y tiene arte. Ojlá le cambie la suerte. Un abrazo, compañera.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort