Lo que el fútbol acaba de unir…

CitróenNo sé si ya se han enterado ustedes de que España ha ganado el Mundial de Fútbol celebrado estos días en Sudáfrica. Era algo que estaba dentro de lo posible porque ahora hay un gran equipo y las demás selecciones, las favoritas de siempre, está claro que no tienen el nivel de años atrás. Era la gran oportunidad después de tantas décadas de espera preñadas de decepciones y ridículos históricos. Sólo ha tenido dos rivales de peso, Alemania, que jugó frente a La Roja el peor partido del campeonato, y Holanda, que luchó con uñas y dientes para ganar el trascendental partido de ayer noche -vergonzoso la de patadas que dieron-, pero el buen juego de España y el poder de las velas que Zapatero le puso al Gran Poder rogándole al de San Lorenzo que le echara un cable, lograron que Iniesta metiera ese precioso gol casi en fuera de juego y en la prórroga, y que entrara por la puerta grande de la historia del fútbol mundial. España entera se echó a la calle, claro. Por un momento creí que habían dado la noticia en las televisiones de que se había acabado la crisis o de que ETA entregaba por fin las armas. Pero no era por eso. Los españoles se echaban a la calle porque España había ganado el Campeonato Mundial de Fútbol en un país donde los niños todavía juegan en campos de tierra y sin porterías, con cuatro piedras, como jugábamos aquí en algunos pueblos cuando mandaba Franco. Los que se echaron a las calles eran españoles de todas las clases sociales, religiosas y políticas; de regiones, ciudades y pueblos de todas las españas. Impresionaba ver las calles de Cataluña con miles de banderas de España ondeadas al viento, sin arder. El fútbol ha unido a España y a los españoles, aunque sea lo que ha durado este campeonato y lo que dure ahora la inevitable resaca. Lo que no han sido capaces de conseguir los políticos en tantos lustros lo ha conseguido un grupo de chavales corriendo detrás de un balón. Toda una gesta deportiva y social. Lo que el fútbol acaba de unir, que no lo separe el hombre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *