La voz modelada de Emilio Abadía

Cantes inéditos de Emilio Abadía.

Cantes inéditos de Emilio Abadía.

A Joselito Lérida

Emilio Abadía López fue uno de los mejores cantaores que ha dado Triana y, a la vez, de los grandes desconocidos de la historia del cante jondo. Nunca le interesó ser cantaor profesional y prefirió dedicarse a otra cosa, al modelado, oficio en el que estuvo muy considerado en Sevilla, donde llegó a tener una cátedra en la Escuela de Bellas Artes. Todavía se pueden ver algunos vaciados suyos en el Casino de la Exposición de la Feria Iberoamericana del año1929. Nació Emilio Abadía el día 20 de enero de 1903 en el número 67 de la trianera calle Betis, en una casa que aún existe. ¿Se puede nacer en un sitio más flamenco y más sevillano? Fueron sus padres José Abadía y Dolores López, ambos naturales de Sevilla. Curiosamente, su abuelo paterno, José Abadía, y su abuela materna, Dolores, eran de Sanlúcar de Barrameda. Y su abuelo materno, Francisco López, del pueblo levantino de Totana. Buena mezcla, sin duda alguna. No hubo antecedentes artísticos en su familia, salvo el de Fernando el de Triana, que era de la familia de su padre. Siempre se había dicho que fue Fernando quien lo bautizó en Santa Ana, por aquello del parentesco familiar, pero en su partida de bautismo constan como padrinos sus tíos Antonio López y Carmen Abadía. No obstante trató bastante al Decano del Cante Andaluz -así es como llamaban a Fernando el de Triana-, del que aprendió Emilio, según nos dijo hace unos años su hijo, José Carlos Abadía, los cantes de Cádiz y las malagueñas más antiguas. Emilio Abadía tuvo la suerte de conocer siendo sólo un niño una época del cante de Triana de una gran importancia, porque escuchó a grandes intérpretes, como el propio Fernando, y a otros muchos que habían aprendido de Manuel Cagancho, Ramón el Ollero y Lorente, tres de los pilares más importantes del cante de Triana. Como siempre tuvo una magnífica voz y una capacidad pulmonar que le permitía ligar bien los cantes -técnica fundamental en la escuela del cante jondo trianero-, era de los pocos jóvenes del barrio capaces de interpretar esta difícil escuela, que ya a finales del siglo XIX comenzaba a decaer, según los periódicos de la época. En los años 20 del pasado siglo, siendo todavía muy joven, se fue a Málaga con unos amigos y se encontró con la oportunidad de su vida, que no supo aprovechar. Como se quedaron sin dinero para volverse a Sevilla, se metieron a cantar en una taberna, con tan buena suerte que enfrente vivía el Cojo de Málaga, quien al escucharlo no dudó en bajar para contratarlo y llevárselo de gira por toda la provincia malagueña. Con él iba también Manuel Torre. Pero al de Triana no le gustaba mucho eso de entretener a los señoritos y se fue para Sevilla cuando apenas habían recorrido cuatro pueblos y había juntado para el viaje de vuelta a Triana. Grabó sus dos únicos discos en 1934 en Madrid y con el Niño Ricardo a la guitarra. Fue a grabar en compañía de Manuel Vallejo, El Sevillano y Pepe Suárez, y sólo impresionó cuatro cantes. Estos dos discos no se pudieron reeditar después de la guerra, como se hizo con otros cantaores -con Juanito Valderrama, por ejemplo-, porque las matrices fueron destruidas en un bombardeo del ejército Nacional. Emilio Abadía fue militante del Partido Comunista de España y al estallar la guerra del 36 estuvo a punto de ser fusilado por los falangistas. Curiosamente, se salvó gracias a falangistas de Triana que intercedieron por él y que quitaban siempre su nombre de la lista negra. Incluso tuvo que posponer su boda con Carmen Moreno Córdoba, que estaba fijada para el día 18 de julio del 36. Temiendo que fueran por él a la misma Iglesia de Santa Ana esa misma noche, se casó ocho días más tarde, cuando se sabía de dónde venían los tiros. Después de la guerra Emilio se dedicó en firme a su trabajo en Bellas Artes y a cultivar el cante flamenco sólo entre amigos de su gusto. Frecuentó la famosa Tertulia de Radio Sevilla, de Rafael Belmonte; y estuvo muchas veces en la Peña El Chocolate, en La Soleá de Triana y en El Sombrero, pero sólo para cantar entre los suyos, entre sus amigos alfareros y cantaores. Murió el día 17 de agosto de 1986 y está enterrado en la localidad sevillana de Mairena del Aljarafe. A pesar de su escasa discografía, Emilio Abadía es uno de los clásicos del cante jondo trianero. No hay tertulia flamenca, si ésta se celebra en Triana, donde no salga a relucir el nombre del que cantó como nadie los bravos y melódicos cantes alfareros del arrabal sevillano.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

11 Comentarios

  • Ángel Vela Escrito el 9 febrero, 2010 22:16

    Desconocía algunos de los datos biográficos de este cantaor que me parecen muy interesantes. Gracias, Manolo.

  • lagazapera Escrito el 10 febrero, 2010 01:45

    De nada, Ángel, para eso stamos.
    Un abrazo.

  • Bernice Escrito el 9 marzo, 2010 22:46

    And this is why I like blogs.elcorfeoweb.es. Incredible post.

  • Emilio Alvarado Escrito el 9 mayo, 2010 11:11

    It is good to find this website. I am the grandson on Emilio Abadia and reside in the United States. Thank you for this insight into my grandparet’s past. Emilio

    • lagazapera Escrito el 9 mayo, 2010 11:29

      Me alegro de que hayas contactado con La Gazapera, Emilio. No sé si eres hijo de Carlos Abadía, al que conozco. De una hija, será, por tu primer apellido. Si te gusta el blog, pásalo a tus contactos por allí. Tu abuelo era un fenómeno.
      Un abrazo.

    • lagazapera Escrito el 9 mayo, 2010 11:29

      Gracias, amigo. Un abrazo.

    • Carolina Abadía Escrito el 11 marzo, 2018 11:23

      Querido Emilio,
      Soy Carolina Abadía, hija de tu tío Carlos Abadía, el hermano de tu madre. Buscando información en este blog, y al consultar la reseña tan emotiva de Emilio Abadía, me llevé una doble sorpresa. La primera fue la de volver a encontrarnos con nuestro abuelo, y la segunda, la de encontrarte a ti. En ese momento pensé en cómo mi abuelo había vuelto a ser el protagonista de una reunión improvisada.
      Las imágenes que tengo son las que salían al instante de una máquina de fotos polaroid mientras nosotros posábamos divertidos en la puerta de la casa de la calle Madre María Teresa, qué prodigio! Un prodigio como otros tantos que a veces resultan difíciles de entender hasta que nos damos cuenta de que hay momentos en los que lo principal no es entender, sino sentir, y ese sentir es lo que le debemos a mi abuelo y a mi padre como su depositario.
      Ojala podamos saber algo de vosotros.

      Carolina Abadía

  • Luis Chacón Escrito el 2 junio, 2010 19:28

    Creí que no iba a salir en esta ventana EmilioAbadía.
    Voy rastreando La Gazapera y veo que al final van a estár todos los que son.
    Abadía,gran amigo de Vallejo,Fregenal y Calixto Aries, otro ejemplo de cantaor perdío por la guerra que se dedicó a otros menesteres y que tenía un cante muy personal,muy trianero.Cerrejón y el maestro Elías me contaron cosas de este buen hombre que decidió dejar el cante y sacar a su familia adelante con otras labores. Lo que tiene grabado tampoco es muy entendible por los aficionaos…pero ¡qué demonios!…si te gusta,te gusta ¿no?…

    • Carolina Abadía Escrito el 11 marzo, 2018 11:34

      Hola Luis
      Iré trascribiendo poco a poco las letras de las grabaciones de mi abuelo porque son una parte viva de la cultura popular.

      Letras de la Grabación de 1934. Todos son temas populares.

      1.Bulerías: “No niego que te he “querío”.
      Que te he “querío” no lo niego,
      no niego que te he “querío”;
      pero en el alma me pesa,
      porque tú “pa” mí eres “mu” mala,
      el haberte “conocío”.

      Déjala sufrir y rabiar,
      que lo que conmigo ha hecho
      en “vía” lo va a pagar.

      2. Soleares: Yo no tengo mala lengua.
      La suerte que tú has “tenío”,
      que no tengo mala lengua,
      porque nunca la he “tenío”
      ni quiera Dios que la tenga.

      Aunque vayas y te metas
      en la capilla del Carmen
      de mí tú ya no te escapas
      me has hecho un agravio grande.

      3. Soleares: No vengas en busca mía.
      No vengas en busca mía
      ni le eches empeño a la gente
      yo “to” en el mundo haría
      menos volver a quererte.

      No pienses que son por ti
      los colores que me salen
      cuando te veo venir.

      Carolina Abadía

  • gabriel lopez Escrito el 18 septiembre, 2010 18:59

    Emilio Abadia era tio de mi padre, mi padre ya murió y perdí todo contacto con sus hijos:Su hija vive en Estados Unidos, un saludo.

    • lagazapera Escrito el 19 septiembre, 2010 00:22

      ¡Qué gran cantaor era Emilio¡ Gracias por tu información.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *