La honda expresión de Juan el Grande

A Pedro Peña Fernández

LebrijanoMe gusta Juan el Lebrijano cuando canta la soleá, la bulería por soleá, la seguiriya, la cantiña, el tango y la bulería. En estos palos, y en otros muchos, el hijo rubio de María la Perrata ha aportado matices de una manera extraordinaria. Su profundidad -eso que algunos no van a tener nunca, porque te lo pega tu madre a la piel cuando te pare- y sentido del compás han hecho historia. Pero Juan el Grande anda flojo y es consciente de que para pelearse con esos cantes fundamentales hay que estar en forma. Anoche nos quedamos con las ganas de que nos arañara la piel hasta hacernos sangre, de que nos llevara con su honda y venusta voz a la marisma lebrijana con el agridulce de las cabrillas y el vino de la tierra. Su voz ya no es el latigazo emocional de hace unos años, pero ha madurado y su cabeza se parece cada día más a la de Juan Talega, el león de Dos Hermanas. Hubiera dado anoche cualquier cosa por escucharle la soleá de Juaniquí o la seguiriya de Tío José de Paula, las cantiñas de Popá Pinini o los tientos de Pepe Pinto, los de la banderita. Pero anoche, el maestro echó mano de otras cosas, de sus cosas, de esas otras aportaciones musicales que también nos encantan y que nos hacen pensar y nos emocionan y son tan necesarias como los ayes lastimeros de Diego el Marrurro o el son festero de Pinini. Anoche, con la bombonera del Casino de la Exposición llena de aficionados fieles al de Lebrija, con la presencia de quienes siguen adorando al más Peña de los Peña; anoche, digo, el maestro nos quiso llenar el corazón de música “en estado puro”, como dijo en repetidas ocasiones, con cosas de algunos de sus últimos discos, su fusión del flamenco con la música andalusí que tantas satisfacciones artísticas le ha dado y nos ha dado a todos. Aunque él dijera en la rueda de prensa del pasado martes que fue el inventor de la fusión en el flamenco, es incierto: es tan vieja como el flamenco mismo. Pero es bien cierto que fue él quien hace ya décadas se empeñó en acercar lo que un día se separó y nos hizo más endebles musicalmente. Con un inmejorable grupo de músicos, con el prodigioso violín de Falcal Kourrich, la delicada guitarra de su sobrino Pedro María Peña, la precisa percusión de Agustín Henke, la d’arbuka de Josed Boud y el teclado y la impresionante voz de Redouane Kourrich, don Juan Peña nos embelesó con una hermosa música y piezas musicales como En el Soto, El profeta Isaías, Calle San Francisco, Sueños en el aire o Lágrimas de cera. Estaba presente en el patio de butacas Castro Márquez, autor de algunas de estas canciones aflamencadas. Con ellas, en un ritmo quizás algo monótono, el maestro demostró que cuando un cantaor es un creador, cuando ha sabido crear una gran obra, el drama es menor al mermar las facultades debido a los años y a los lógicos achaques. Es un músico tan grande y ha creado tantas piezas musicales, que podría vivir diez veces sin necesidad de imitar a nadie encima de un escenario. Por eso es tan grande, por eso es un clásico, por eso es artista.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

6 Comentarios

  • franmmartin Escrito el 17 septiembre, 2010 13:54

    Qué lastima que tan grandísimo artista se diluyera como un terrón de azúcar, hace ya mucho tiempo.Eso sí en una tetera moruna con yerbagüena.

  • Curro Canela Escrito el 17 septiembre, 2010 16:23

    Bueno me gustaria escribir en la crítica de Poveda, pero con las descalificaciones que esta viendo por parte de todos, la verdad no me dan ganas.

    Si tuviera dinero y un hermano gemelo veria todos los espectaculos de la bienal, pero como no pasa, me conformo con ir a un par de ellos.

    Por lo que he leido hoy en los periodicos e internet, El Lebrijano, no esta para fajarse con estos espectaculos.
    La gran mayoria de las criticas coinciden, sigue cantando como los angeles pero no se le puede pedir lo que ha otros. Lebrijano mientras pueda deberia de seguir cantando y regalandonos esa voz profunda que te penetra por dentro.
    Eso si, en sus declaraciones no cambia por mas que pasen los años.
    Si hubiera registrado la fusion estaria en las Bahamas!! Habria que recordarle que una parejita de Triana, ya fusiono con lo arabe antes, incluso cantando en arabe.
    Otra perla, Todos los cantante que escucho estan muertos.
    Canta como nadie, pero pa echarle de comer a parte.

    Esto seguramente no lo leeran ni la mitad que hablaron en la entrada anterior.

    Saludos.

  • Jondeando Escrito el 18 septiembre, 2010 17:24

    Música en estado puro, repetía DON JUAN -sí en mayúscula-, pese a que el león, es ahora más gato -no deja de ser felino-, que nunca, el gigante se ha empequeñecido y además muy muy resfriado-constipado. Lo salvó su maestría y profesionalidad. Excelente compás, excelentes músicos, excelente sonido, excelente final, donde el maestro nos ofreció un regalo nacido desde su más “jondo” interior de gitano blanco, inmaculado…no sólo se moja el agua, los que estuvimos también.

  • st.petersburg tours Escrito el 12 diciembre, 2010 08:44

    Somos un grupo de voluntarios y la iniciativa de comenzar una nueva marca en la comunidad. Su weblog nos proporcionó información valiosa para trabajar. Usted ha hecho un trabajo maravilloso!

    • lagazapera Escrito el 12 diciembre, 2010 09:52

      A St.Petersburg tours: No sé a qué se refiere, pero espero que sea bueno. Gracias.

  • Televisión por Internet Escrito el 29 mayo, 2011 19:30

    hola, Chicos, Es evidente que hay mucho que aprender acerca de esto. Creo que hizo algunas cosas buenas en características también. Sigue trabajando, gran trabajo!

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *