Juanito Varea, el maestro

A José el Cuqui

Juanito Varea cuando empezaba, en los años 20.

Juanito Varea cuando empezaba, en los años 20.

Es uno de esos casos raros de la historia del cante flamenco. Juan Varea Segura, Juanito Varea, era de un pueblo de Castellón de la Plana (Burriana, 26 de abril de 1908), aunque pasó su niñez entre los gitanos del Somorrostro barcelonés, donde descubrió por primera vez el cante flamenco y sus enormes condiciones para cantarlo. Allí lo conoció el guitarrista Miguel Borrul hijo, quien lo animó a hacerse profesional y lo hizo debutar en su local de Barcelona, de gran prestigio en aquella época y por el que pasaron todos los grandes del flamenco. Se llamaba Villa Rosa. Hace años estuve en Burriana para buscar datos sobre su familia y nadie sabía nada de este gran cantaor. En algunas tabernas encontré fotografías de Pepe Marchena y de Manolo el Malagueño,  pero ninguna de Varea. También es verdad que se fue pronto del pueblo y que, por otra parte, Burriana no es un lugar de mucha afición al cante jondo, al menos en aquellos años.

Además de una magnífica voz, el joven Varea tenía unos conocimientos del cante impropios para un chaval de sus años, lo que supo valorar Angelillo, que fue quien decidió hacerlo cantar en los teatros, primero en el Circo Barcelonés y después en Madrid. Pero él quería estar cerca de Manuel Vallejo y de Manolo Caracol, artistas a los que admiraba mucho, y tomó la importante decisión de afincarse en Sevilla para, además, coger el aire de la tierra. Lo hizo ya en los años 20 y no tardaría mucho tiempo en llamar la atención de Manuel Vallejo, quien lo presentó en el Teatro Pavón de Madrid en 1928 junto a otros dos cantaores sevillanos, como fueron Pepe el Culata y Bernardo el de los Lobitos, y el bailaor Felipe de Triana, entre otros. Tenía sólo 20 años de edad y causó sensación entre los aficionados madrileños. En algunos carteles Varea aparecía anunciado como Vallejo II, porque se parecía mucho a él y hacía incluso su mismo repertorio. No era nada extraño, puesto que Manuel Vallejo era por entonces la gran figura del cante.

En los años 30 Juanito Varea era ya un cantaor formado y con nombre, pero la guerra civil paró su carrera y su producción discográfica, que había iniciado en 1930 con Pepe Marchena y Juan El Pescaero, cantando con los dos unos curiosos fandanguillos a tres voces. Hizo la guerra en el lado republicano y supo de la cárcel y los campos de concentración. Estuvo en uno de la ciudad de Zamora, donde supo de la dureza de una guerra y de la crueldad del ser humano. Según el Diccionario Enciclopédico Ilustrado del Flamenco, Varea salvó la vida gracias a un gran amigo, el novillero Pepe Chalmeta, que intercedió por él a través de un oficial del bando vencedor. Se dedicó entonces a vivir de las fiestas de Madrid hasta que pudo entrar en la compañía de Concha Piquer, en la que estuvo durante algún tiempo alternando su trabajo en ella con otras actuaciones y, más tarde, cantando en otras compañías con Pepe Marchena, Manuel Vallejo, el Niño de Aznalcóllar, Manolo Caracol, Ramón Montoya y Juanito Valderrama. Trabajó, además, en las compañías de Juanita Reina y del bailaor Vicente Escudero, y estuvo grabando discos todos esos años, unos discos magníficos con las guitarras de Manolo de Badajoz y el Niño Ricardo para Regal y Columbia, que le dieron fama y prestigio como cantaor.

Varea es el segundo por la izquierda. El del sombrero es su maestro Manuel Vallejo.

Varea es el segundo por la izquierda. El del sombrero es su maestro Manuel Vallejo.

Varea fue uno de los elegidos por Perico el del Lunar para grabar en 1952 la primera Antología del Cante Flamenco, y de los contratados para cantar en el cuadro Antología, del tablao madrileño Zambra, donde ya era considerado por todos como uno de los grandes maestros del cante jondo. Jóvenes como Enrique Morente y Carmen Linares, entre otros, encontraron en el ya veterano cantaor al mejor maestro posible, al que le llegaron los reconocimientos por su maestría ya en los años 80.

La Cátedra de Flamencología lo premió en 1983 y un año más tarde fue objeto de un importante homenaje en el Teatro Monumental Madrid, al que asistió Enrique Tierno Galván, entonces alcalde de la capital de España.

Murió poco tiempo después, el día 8 de noviembre de 1985. Con el paso del tiempo, el nombre de Juan Varea se ha hecho imprescindible en las mejores colecciones discográficas, y sus cantes, en el repertorio de algunos de los maestros actuales. Creó unos fandangos muy hermosos, que algunos atribuyen al Niño León, con una impronta muy personal en otros estilos. Le gustaban los caballos y era muy bético. O sea, un flamenco.

Juan Varea. ‘Me arrincono pá llorarte’. Malagueñas. Guitarra, Niño Ricardo. 1947.

http://www.youtube.com/watch?v=qlx3R5S2wG4

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

10 Comentarios

  • Alberto Escrito el 27 febrero, 2010 14:57

    Hola Manolo, permíteme que corrija algún dato:

    La producción discográfica de Juan Varea se inició antes de 1930. Se puede documentar, por ejemplo, con un anuncio publicado en El Heraldo… del 21 de agosto de 1929, que presenta las novedades discográficas de Niño de Marchena: dos discos con signaturas de catálogo AE-2614 y AE-2649. En este último figura el título Fandanguillo a tres voces, por Niño de Marchena, Juan Varea y Niño de Almadén.

    Sobre el “fandanguillo a tres voces”:

    El martes 19 de febrero de 1929, el Niño de Marchena reaparecía en la Latina por primera vez después de tres años, con su nuevo repertorio y con esmoquin. Fue un espectáculo promocionado por Vedrines y participaron, entre otros artistas, los que grabarían fandanguillos a tres voces” con Pepe: Juan el Pescaero, Juan Varea y Niño de Almadén. Cuenta La Voz del 22 de febrero que “…el triunfo fue extraordinario artísticamente, pues cantó de todo, cantó hasta doce veces, lo que en su vida este artista había hecho en Madrid, pues cantó tarantas, malagueñas, fandangos, estilo moderno, guajiras, composición suya; milongas, también creación suya; media granadina y el verdadero fandango a tres voces, creación suya también y de un gran éxito extraordinario”.

    Ahora bien, el concepto “flamenco a tres voces” lo tenemos documentado unos meses antes… 12 de diciembre de 1928, Angelillo, Chato de Jerez y Sevillanito promocionan su gira en el Salón del Heraldo. llevando en su repertorio esa novedad que, según las crónicas, produjo “un efecto sorprendente”.

    Un abrazo desde BRU, sin lluvia por el momento (tocamos madera).
    Alberto

    • lagazapera Escrito el 28 febrero, 2010 01:05

      Este texto de Juan Varea es de 2001 (Clásicos del Cante Flamenco), de cuando publiqué la colección de El Correo de Andalucía, de 28 cedés y 28 fascículos. Naturalmente, ahora podríamos meter muchos más datos del gran cantaor valenciano, pero difícilmente cabrían en un artículo de una página de ordenador. El Mochuelo y La Rubia cantaban a dúo cuando Marchena andaba todavía a gatas. Ahí están sus discos. Gracias por añadir estos datos, que los gazaperos sabrán agradecerte. ¡Ah! perdona la tardanza en meter el comentario, pero es que hoy he estado todo el día en el campo, Parece que deja de llover.
      Un abrazo.

  • david Escrito el 27 febrero, 2010 19:52

    En 2008 (el de su centenario) el Ayuntamiento de Burriana auspició una página web dedicada al cantaor (juanvarea.es). Desde ella se puede descargar el libro Me llamo Juan Varea que publicó el citado ayuntamiento.
    un saludo

    • Manuel Bohórquez Escrito el 28 febrero, 2010 01:08

      Conozco la página y tengo este libro. Precioso, por cierto. Lo escribió Roberto Ferrada. Pero, como digo en el comentario de arriba, este texto de Varea es de hace casi diez años y el libro no existía todavía. Ni la página en Internet. En vista del éxito del artículo sobre Varea, habrá que hacer algo más extenso.
      Gracias, compañero.

      • Jose Ramon Escrito el 16 febrero, 2022 21:06

        Buenas tardes D. Manuel, he intentado sin éxito conseguir el libro de Juan Varea, pero parece ser que la página web no esta operativa. Si lo tiene ud. en pdf ¿seria tan amable de hacermelo llegar o colgarlo en su bloc. Gracias anticipadas. Un saludo.Ramon

  • Luis Castillo Escrito el 28 febrero, 2010 07:40

    De entrada, puede parecer una “la mía sobre la tuya”. Pero seguro que obedece a una loable intención, la más deseable intención: concretar, precisar, hacer resplandecer la verdad.
    Cuando las diferencias de opiniones se hacen patentes y se aportan datos que sustentan estas diferencias, aquella “la mía sobre la tuya” desaparece para dar paso a lo realmente importante: la verdad.
    A ver si cunde el ejemplo y llegamos, unos escribiendos y otros apoyando, a desalojar de púlpitos y hornacinas a tanto santón como pastorea a una grey flamenca más de fé
    que de conocimientos. Nuestro amado Arte necesita algo mas de lo que se le da por parte de quienes tienen la responsabilidad de hacerlo. Exijámoslo, pero comencemos por nosotros mismos y seamos consecuente construyamos nuestro propio criterio. Que no venga nadie a decirnos qué nos tiene que gustar ni qué, es lo bueno ni lo malo.
    Como colofón, gracias a los que sabeis y compartis esos conocimientos.
    Un saludo desde uno de Los Puertos

    • lagazapera Escrito el 28 febrero, 2010 08:45

      Gracias, Luis. Cada uno es libre de aportar los datos que tenga y, cómo no, de dar su opinión.
      Un abrazo.

  • Ramón Soler Díaz Escrito el 1 marzo, 2010 04:15

    Pocos cantaron después de Chacón su cartagenera como Juan Varea, con permiso de Bernardo el de los Lobitos y Pastora. Varea ha sido un cantaor que transmitía verdad cantando, que no se daba pisto pero del que bebieron muchos como Morente, Carmen Linares, Miguel Vargas y hasta el mismo Antonio el Chaqueta. Para mi gusto lo mejor de él fueron las cartageneras, tarantas, malagueñas y siguiriyas. Todos los buenos aficionados que he conocido han hablado siempre bien de su cante y quienes lo conocieron personalmente destacaron siempre su humildad. Manuel, todo un acierto el traer a la memoria a este gran cantaor.

    • lagazapera Escrito el 1 marzo, 2010 09:25

      Estoy de acuerdo contigo, Ramón. Por eso busqué en youtube esas dos cartageneras chaconianas. En el segundo disco de Morente, con Ricardo a la guitarra, se nota la influencia de Varea de una forma muy clara. El de Granada lo trató y supo aprender muchas cosas de él. Es importante que los aficionados no olviden a cantaores como Varea, Bernardo, Mojama, El Gloria, El Sernita, Chocolate, El Chaqueta o Matrona, porque sin ellos no podría entenderse el cante en toda su grandeza y variedad.
      Un abrazo, compañero.

  • Arcelia Escrito el 31 agosto, 2013 08:24

    sef1or Calvo, gracias por esas priaoescs semillas de comunion con el Maestro.Aqui en Francia le debemos mucho a Enrique porque vino , canto, convencio y dejo humanidad, saber, herencia y amistades. se de algunos aficionaos que fueron en la abadia de Fontfoidre hace af1os a escucharle la misa y que ya no han vuelto. si, ahora , desafortunadamente si. por el camino del dolor que nos deja helado.ludo

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *