Juan Mena tendrá una plaza en Montellano

La XXXVI edición del Festival Flamenco de Montellano, celebrado el pasado sábado, estaba dedicada a su creador, Juan Mena Díaz, o el hombre que impulsó la iniciativa de que se creara en 1979 este festival dedicado a los nuevos valores del flamenco o profesionales no consagrados, con grandes aficionados como Manolo Mariscal, Manuel Campero o Pedro Mena, entre otros. Esperábamos más público y, sobre todo, la presencia de las peñas flamencas de la provincia de Sevilla, porque este hombre, además de haber estado más de treinta y cinco años al frente de la Peña Flamenca El Madroñero, durante un tiempo fue un gran presidente de la Federación Provincial de Entidades Flamencas de Sevilla, quizás el mejor.

Juan Mena Díaz, anoche en Montellano. Fotografía de Raúl Vilches.

Juan Mena Díaz, anoche en Montellano. Fotografía de Raúl Vilches.

Curiosamente, la única peña flamenca que le llevó una placa es de la provincia de Cádiz, la de Ubrique, lo que lo dice todo. Sí estuvo una persona representando a la Federación de Sevilla, que entregó su presente en nombre de todas. Tampoco estuvieron aquellos cantaores que en estas tres décadas de historia tuvieron su oportunidad en la cita montellanera, bien actuando en su escenario o recibiendo la distinción Madroño Flamenco. Por último, se escaquearon los críticos, quizás porque no se enteraron. Sin embargo, Juan Mena recibió el homenaje del festival, de los socios de su peña, de su pueblo y del Ayuntamiento.

El alcalde estuvo y adelantó que va a proponer que la plaza del pueblo donde está el monumento al Madroño Flamenco, que ahora se llama de la Diputación, pase a llamarse Plaza de Juan Mena Díaz, con idea de que siempre se sepa en Montellano quién encendió la llama del flamenco en este precioso pueblo sevillano. Al conocer la noticia, este militar retirado, que pronto cumplirá ochenta años, lloraba como un niño. Hoy todo es colaboración por parte del Ayuntamiento, pero no fue siempre así y a lo mejor lloraba por eso, por lo difícil que lo tuvieron él y sus colaboradores cuando incluso gente del pueblo veía raro que un militar organizara actos flamencos. Pues la noche del sábado hubo mucho brillo en los ojos de los montellaneros y montellaneras, gente emocionada viendo llorar a todo un militar ya retirado, de alta graduación, por las cosas del cante flamenco.

No fue una gran noche de cante, pero quizás eso fuera lo de menos. A este festival suelen ir artistas jóvenes o no tan jóvenes, pero no son figuras de renombre o calidad contrastada. Este año componían el cartel el Niño de Gines, Iván Carpio, Toñi Fernández, Rmedios Reyes y el bailaor moronero Antonio Vazquez, con Antonio García Hijo y Martín Fayos como guitarristas oficiales. Uno de ellos, el astigitano Antonio García, recibió el Madroño Flamenco por su apego al toque clásico de acompañamiento. Y cuando tocó supimos bien por qué le habían otorgado este año el deseado galardón.

Lo bueno de la gente joven es su fuerza y esa ilusión que les sirve para vencer cualquier obstáculo. El Niño de Gines tiene empuje, fuerza, una buena voz, pero deberá aprender a templar, parar y mandar, algo que solo se consigue con el tiempo, si no es un don natural. Sí tiene el don la cantaora almeriense Toñi Fernández, y no es porque sea gitana, sino porque lo tiene. Demostró, en seguiriyas y tangos, que el cante jondo habita en el alma y sale porque arde dentro del pecho.

El joven jerezano Iván Carpio –sobrino-nieto de Chocolate y no nieto, como él dijo al público para presumir–, recuerda mucho a don Antonio Núñez Montoya, pero canta mejor cuando no se esfuerza en parecerse a él. Me gustó por bulerías. Tiene madera y espero que sepa aprovecharla. Igual que la tiene Remedios Reyes, de Chiclana y hermana del también cantaor Antonio Reyes. Es una cantaora brava, bien de compás, con una voz potente y preñada de alfileres, que, sin embargo, desgasta demasiada energía sobre el escenario. Despacito y buena letra, que el hacer las cosas bien interesa más que hacerlas, diría Machado. Y el bailaor de Morón, al que le cantó Florencio Gerena, se ganó al público con unas alegrías, con facilidad y rapidez, y eso siempre es bueno. Habrá que seguirlo.

Felicidades, don Juan Mena Díaz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

1 Comentario

  • Carmen Arjona Escrito el 27 julio, 2014 19:11

    Merecido reconocimiento a una labor de años. ¡Enhorabuena para Juan Mena! que rima y todo.
    Ayer tampoco había mucha gente en La Caracolá, ni se nos enredó el duende en los caracoles del pelo, al menos no como en otras épocas del veterano festival.
    Se ve que los vuelos low cost y el todo incluido, con una horrible pulserita semanal en la muñeca, han modificado los veranos andaluces. Desde mediados de julio hasta finales de agosto nuestros pueblos se despueblan también, aunque se compensa con algunos nostálgicos que viven y acuden a su cita veraniega desde allende Despeñaperros.
    ¡Es lo que hay!
    Saludos, Gazaperos.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort