El Toto de Córdoba, un cantaor cabal

Hoy ha muerto el Toto de Córdoba, un cantaor serio, aún joven, con 61 años, cabal de los de antaño, apasionado del cante por derecho, puro en su justa medida, noble en el trato personal y, sobre todo, humilde. No era famoso, pero tampoco le hizo falta nunca para ser reconocido en su tierra. Incluso fuera de su tierra, porque era conocido allí donde se sabía de cante jondo. Hace muchos años, cuando me invitaban al Concurso de Córdoba, lo escuché muchas veces y siempre me impresionó su metal de voz, un sonido como de trueno, profundo y emotivo. Cuando se muere un cantaor, sea de donde sea y cantara como cantara, se nos muere algo por dentro a los que amamos este arte. No era mi amigo, solo lo conocía. Ojalá hubiera tenido ese privilegio. Su hijo sí lo es y estos días escribiré sobre su primer disco. Se le parece mucho y estaremos ahí para lo que necesite. Ojalá alcance la importancia de su padre, que lo hará porque es un joven cabal y con ganas de ser cantaor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

3 Comentarios

  • JMGC Escrito el 5 febrero, 2014 14:56

    Hace apenas 10 días tuve la oportunidad de compartir una “juerga flamenca” con este pedazo de artista, y le pregunté cuáles eran los pilares del cante para él, a lo cual me respondió sin dudarlo ni un solo segundo <> y continuó diciendo <>. Jamás olvidaré las que fueron sus últimas palabras hacia mi persona. Gracias por el ratito tan bueno que pasamos. Gracias por dejarle el testigo a tu hijo. Descansa en paz.

  • Luis Chacón Escrito el 5 febrero, 2014 19:35

    Acabo de enterarme por tu ventana,Manuel.
    Es una lástima ver como se nos van aficionados tan cercanos de golpe y porrazo. Hacía más de 20 años que le conocía de nuestra peña “El Rincón Flamenco”. A finales de los ochenta,cuando mis primos me invitaban un viernes noche…allí estaba él con sus amigos: Antonio El Califa,Los Ordóñez,Domingo Granadal,Contiñez,Pepe Heredia,etc…Entre ellos se movía con soltura y era el primero que se arrancaba con los acordes de un imberbe Alberto Lucena. Con el Toto no había distancias, no se las permitía,ni falta que le hizo en vida.Sencillo,cercano y sincero. Igual se acercaba a ti que a las nenas (M.Angeles y Rosa de la María) y con sus ojos de niño travieso,te entonaba un fandanguillo con la cerveza en la mano y ese vozarrón que te lo ganabas para la eternidad.
    Se nos ha ido un enorme cantaor, ya no tenemos voces en Córdoba de esta talla.
    Descanse en paz.

  • JMGC Escrito el 5 febrero, 2014 22:17

    Hace apenas 10 días tuve la oportunidad de compartir una “juerga flamenca” con este pedazo de artista, y le pregunté cuáles eran los pilares del cante para él, a lo cual me respondió sin dudarlo ni un solo segundo “Mairena, Fosforito y Camarón” y continuó diciendo “La Didáctica, el Niño Jesús y la Galaxia”. Jamás olvidaré las que fueron sus últimas palabras hacia mi persona. Gracias por el ratito tan bueno que pasamos. Gracias por dejarle el testigo a tu hijo. Descansa en paz.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *