El Salón de Manuel Arjona

A Antonio el Monino

Éste señor tan apuesto era don Manuel Arjona.

Este señor tan apuesto era don Manuel Arjona Arjona, del pueblo de Herrera.

Hoy he tenido la gran suerte de echar un día estupendo con el decano del cante sevillano, Antonio el Monino, de la localidad de Herrera. En este mismo blog le hice un reportaje hace ya algún tiempo, el día 19 de agosto de este mismo año. Cumplirá 89 años el día 8 de enero y aún es capaz de cantar como los mismos ángeles y de tomarse tres o cuatro riojas hablando sobre el cante. Mi nuevo viaje a Herrera ha sido para poder entrar al fin en lo que fue el Salón de Manuel Arjona, un local por el que pasaron todas las figuras que vivieron y desarrollaron su arte desde principios del siglo XX hasta el estallido de la Guerra Civil de 1936. Según El Monino, por su escenario pasaron Chacón, el Niño de Cabra, Manuel Torres, la Niña de los Peines, Manuel Escacena, Tomás Pavón, el Niño de Marchena, El Carbonerillo, Pepe Pinto, Canalejas de Puerto Real, la Perla de Triana y, sobre todo, Manuel Vallejo, que solía ir también a cantar saetas en los balcones. Este salón se conserva todavía tal y como era y de sus paredes cuelgan aún fotografías del siglo XIX y páginas enmarcadas de periódicos de la época, sobre todo recortes que hablaban de Emilio Castelar, el político gaditano que llegó a gobernar en la España de la Primera República, en los 70 del siglo XIX, acabando con los títulos nobiliarios de España y la esclavitud en Puerto Rico. Todo un personaje.

Interior del Salón de Manuel Arjoma, en Herrera. El Monino aparece apoyado en la barra del local.

Interior del Salón de Manuel Arjoma, en Herrera. El cantaor local Antonio el Monino aparece apoyado en la barra del local.

La barra del bar es de aquella época, que se conserva en perfecto estado, como pueden ver en la fotografía de hoy mismo. Encima de ella hay un barril de amontillado también de la época y sólo pensar que de él hayan podido beber algunos de los artistas citados, pone la carne de gallina. Este local era de Manuel Arjona Arjona, aficionado al flamenco y hombre emprendedor donde los hubiera. Tuvo amistad con los artistas que pasaron por su negocio, siendo muy amigo, dicen, de Juan Breva, el gran cantaor malagueño, y de Cayetano el de Cabra. Manuel Arjona murió en 1935 y al poco tiempo, como saben, estalló la guerra y, al parecer, el local dejó de tener actividad flamenca. Cuando hoy he entrado en el salón y he visto esas fotografías tan antiguas colgadas de sus paredes, sentí una gran emoción. Me imaginé que estaban cantando allí Chacón y Pastora y El Carbonero y Marchena y Vallejo, en sus mejores tiempos. El local es en la actualidad propiedad de un biznieto de Manuel Arjona. Sería interesante que el Ayuntamiento de Herrera lo adquiriera y lo dejara como centro cultural o museo, porque es una auténtica joya, quizás el único salón flamenco que se conserva en la provincia de Sevilla, de aquella época. Sería una pena que un día acabara derribado y convertido en una hamburguesería.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

8 Comentarios

  • Javier Escrito el 19 noviembre, 2010 19:52

    Hola Manuel,
    Que bonito reportaje, cuantas ganas tenia de ver el interior del salon. Lo que no sabra esa barra de cante, madre mia!!. Me imagino la sensacion tuya al entrar, debe haber sido genial. La verdad es que es una joya que deberia perdurar.
    Lo de ir a Sevilla en diciembre esta tomando forma ya te avisare por si podemos tomarnos unos vinos.
    Javier

    • lagazapera Escrito el 19 noviembre, 2010 20:01

      A Javier: Ha sido emocionante, Javier. Estaría encantado de tomarnos unos mostitos en Sevilla, que en diciembre está en su mejor momento.
      Un abrazo.

  • Luis Castillo Escrito el 19 noviembre, 2010 20:50

    Buenas noches Manuel.
    Con cierto retraso con respecto de tí, también he sentido ese escalofrío emocionante con ese relato que hoy nos has regalado… Tantos nombres, tantas voces dejando sus melismas en esa especie de santuario
    en el que probablmente la clientela serían -como solía decir Pepe Marchena- “gentes de tan buenos vinos”. Donde sin mediar contrato comrcial el cante fluiría con la necesidad de la liberación de los sentimientos, una especia de catársis liberadora ora de congojas ora de alegrías.

    Un abrazo desde la Luz y la Sal.

    • lagazapera Escrito el 19 noviembre, 2010 23:28

      A Luis Castillo: Compraría ese local, si pudiera, para convertirlo en un lugar de reunión, de tertulia; en un centro cultural para que los ecos de esos monstruos no se vayan nunca de allí.
      Un abrazo, Luis.

  • Lourdes Galvez del Postigo Escrito el 19 noviembre, 2010 21:04

    Qué emocionante!!qué sensación debe ser estar ahí! Qué maravilla que se haya conservado tan bien, has debido disfrutar de lo lindo esta tarde.
    Un abrazo

    • lagazapera Escrito el 19 noviembre, 2010 23:30

      A Lourdes: En Sevilla hubo muchos cafés cantantes y no hemos conservado ni uno solo para que la gente vea cómo eran. Cualquier día tiran la Catedral para poner un Carrefour.
      Buenas noches, amiga.

  • MIGUELÓN Escrito el 19 noviembre, 2010 21:21

    Hola Manuel, he tenido la oportunidad de compartir, en Puente Genil, un par de fiestas con el Monino y Curro de Utrera, y es realmente admirable con la edad que tienen como son capaces de decirte los cantes, incluso he tenido el orgullo de acompañarlos un poquito a la guitarra.

    Supongo que conoceras la anecdota de Vallejo una de las veces que cantaba en Herrera, y al llegar y ver que las entradas eran amarillas salio por patas como alma que lleva el diablo, jajaja, que cosas tenia Vallejo. Como estas anecdotas se contaban en esas fiestecillas que te decia. Ah! tambien estaba presente una enciclopedia viva de los cantes de Málaga como es Antonio de Canillas, no veas el gusto de escuchar hablar y cantar a estos veteranos.

    Bueno, no te cuento nada mas solo era un apunte de una buena experiencia. Por cierto ¿donde queda este local en Herrera?, no lo conozco.

    Un Saludo.

    • lagazapera Escrito el 19 noviembre, 2010 23:35

      A Miguelón: No conocía esa anécdota del maestro Manuel Valejo. Era muy supersticioso. El local está al lado de la plaza donde está el Casino, en esa calle, cuyo nombre no recuerdo. Supongo que si preguntas allí te lo dirán sin ningún problema. El Monino vive ahora en Puente Genil, con su hijo, pero está mucho por Herrera. Es un gran cantaor y sabe mil historias de los artistas. Todo un personaje.
      Un abrazo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *