El Potaje se pasa al plasma

Aurora Vargas, en una fotografía de archivo.

Aurora Vargas, en una fotografía de archivo.

La noche del pasado sábado, estando en el Potaje Gitano de Utrera escuchando el cante al lado de un generador eléctrico que sonaba como un tractor de la posguerra y viendo las caras de los artistas a través de una pantalla, pensé en qué dirían hoy del decano de los festivales flamencos cantaores como Antonio Mairena o Perrate de Utrera. Todo evoluciona y el Potaje lo ha hecho también, aunque, sinceramente, añoro aquellos potajes de los setenta. El de hoy es un festival enfocado a recaudar dinero, sea como sea, para la Hermandad de los Gitanos y sus fines sociales, que son muy loables. Pero supongo que habría una manera de hacer eso sin matar la esencia, sin quitarle protagonismo al cante, el baile y el toque. Y dedicando cada año el festival a figuras del género que tengan algo que ver con la filosofía de la cita sin tener para nada en cuenta la cuestión mediática. A los críticos de flamenco nos pusieron a cincuenta metros del escenario, en un lugar tan escorado que ni siquiera veíamos a los artistas en un escenario, además, con tantos elementos escénicos que costaba adivinar las caras. Y para tener que seguir las actuaciones a través de una pantalla, mejor se queda uno en su casa y lo ve en la televisión local. Luego criticamos a Rajoy por dirigirse a los medios de comunicación a través de una televisión de plasma. Sinceramente, escuchar a un cantaor de la profundidad de Tomás de Perrate a través de una pantalla es como hacer el amor por Internet. Supongo que pillarás un calentón de mil demonios, pero ni eso es hacer el amor ni eso es nada. En esas condiciones, la verdad es que no me parece justo tener que analizar la actuación de un artista, de un cantaor o una cantaora. Los críticos vamos a eso y no a comer frijones, aunque luego no le hacemos ascos. Escuchando a Tomás de Perrate por seguiriyas, con esa voz que parece sacada de un tabanco de la Alameda, recordé a otro Tomás, el hermano de la Niña de los Peines, cuando a veces se veía obligado a cantar en una caseta de la Feria de Sevilla con el sonido de fondo del tío del organillo y los cacharritos. ¿En qué queremos convertir el cante jondo? Lo grave del asunto es que esto se haga en Utrera, donde hay piedras que aún se quejan de dolor cuando las pisas. Piedras que hasta hace tres días pisaban Perrate, Manuel de Angustias, Fernanda, Bernarda o Gaspar. Si esto lo hicieran en Madrid ardería Troya. En la capital de España, por cierto, el cante ya estaba en los teatros cuando en Sevilla llevaban a los turistas a los corrales de la Cava Gitana de Triana para disfrutar con los bailes de las gitanas y las voces machunas de los gitanos. No escuchamos mucho, lo que nos dejó el generador eléctrico, en el Colegio Salesianos. Además de a Tomás de Perrate, seguimos a través de la pantalla a Pansequito, con su repertorio habitual y una buena guitarra, la de Pepe de Pura. Y a Aurora Vargas, que hasta se cayó en el escenario. Y a una María Toledo que pega tanto en este histórico festival como un mosto de Pepe Girón en un vaso de plástico. Cerró el Pele de Córdoba, al que ya escuchamos camino del coche porque la carretera es traicionera y el sueño es mal compañero de viaje. Eran las cuatro de la mañana y todo tiene un límite. Para colmo, el único baile que vimos fue la pataíta por bulerías de Concha Baras, la madre de Sara Baras, que fue a recoger el premio de su hija. ¡Viva Utrera!

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

9 Comentarios

  • Raul Comba Escrito el 29 junio, 2014 13:16

    Todo evoluciona, para bien o para mal. Cuando es para bien, gloria, pero evolucionar para mal es hundir el valor de partida.
    Muchos festivales de flamenco se hunden y pierden el prestigio heredado por su falta de producción profesional. Por no pensar que el fin más importante de la celebración es la mejor relación posible entre el artista y el público, antes conocido como “resptable”.
    Los festivales deben evolucionar en el camino de una mejor realización técnica, en cuanto a sonido, iluminación y comodidad del público. Esto es arte que suena y que se ve y que esta vivo, por esto la evolución debe de ir por el camino de que la técnica ayuda al rito y a la celebración, no al reves.

    Un abrazo Manuel.

    • lagazapera Escrito el 29 junio, 2014 13:33

      A Raul Comba: Un abrazo, compañero. Muy de acuerdo.

  • Diego el Marquesito Escrito el 29 junio, 2014 16:49

    Desde qué estaba en el seno de mi madre ,hasta ayer ,no he faltado a ningún Potaje.Pero mi inquietud en el último año por la fiesta se fue apagando hasta el momento de anoche .Si supieras ,cuantas emociones,hemos vivido ,en estos casi cuarenta años,que son,los que yo recuerdo.
    ¿Donde están aquellos camerinos,donde el periodista ,compartía con el artista y le explicaba hasta lo que iba a cantar .Si no que le pregunten al “Acal” cuantas pataitas se dio en petit comité.
    Manolo,el alma de la que presumíamos ,los gitanos de Utrera en aquellos años de explendor,no ha sido renovada y por ese mismo motivó,no quedan personajes como Diego Chamona,Andrés de la Carrasca,Charrua,EL Marquesito,El Vereo,El cojo Arrollo ,EL Pavilo,La Cortes,La Ventera,Frasquita CHamona,Cuchara,EL Rano,Baldomero,Andresito Miura,y un largo etc de gitanos y no gitanos que con su atención hacían que te se sintieras embriagado por la esencia de la grandeza ,del saber estar y compartir el flamenco más puro y ortodoxo.
    En definitiva,siempre he creído que lo más importante en nuestro flamenco son las personas que pasan desapercibidas, pero te guían para que comprendan nuestro arte.
    Explicarte esto, seguramente mermara tu enojo y es por ello por lo que te agradezco que ojalan lleguen tus palabras a gente que con sensibilidad y conocimiento de nuestra historia más reciente comiencen a cambiar las formas,los contenidos y sobre todo el trato .

    ¡Una vez dijo Fernanda que con una @ de vino y un plato de garbanzo hicimos el primer festival flamenco de España!.

    • lagazapera Escrito el 29 junio, 2014 18:21

      A Diego el Marquesito: Gracias, amigo Diego. Un abrazo.

  • Fernando Escrito el 1 julio, 2014 19:07

    Sr. Bohórquez:
    Perdone que me dirija a Usted, para transmitirle mi opinión contraria al escrito que ha realizado.
    En primer lugar si quiere hacer algo por el Flamenco, y verlo desde una situación mejor, lo único que tiene que hacer es simplemente gastarse 22 euros que vale la entrada,para de esta forma colaborar con lo que quiere conseguir, y no solicitar la entrada gratis simplemente por el hecho de ser periodista, para poder ir a los festivales gratis. Menos aún, como hizo uno de sus colegas de profesión, situado en el mismo sitio, y sin haber pagado la entrada tampoco, ir a la barra a preguntar si a los periodistas no le llevarían mas de comer, después de haberles llevado algún plato que otro de jamón y bebida totalmente gratis.
    En cuanto la critica que realiza, sinceramente me da pena que un profesional como Usted, que está totalmente capacitado para realizar un buen articulo, con criticas constructivas, de dedique a utilizar una demagogia barata y destructiva, posiblemente todo lo que vea, estrategia que últimamente se esta utilizando en programas televisivos, simplemente para conseguir audiencia.
    Perdóneme, pero de esta forma, pienso no se ayuda al Flamenco.

    • lagazapera Escrito el 1 julio, 2014 20:34

      A Fernando: Gracias por su opinión, amigo.

  • Diego Escrito el 3 julio, 2014 07:58

    Manuel con tus comentarios destructivos estas consiguiendo que festivales como el de tu pueblo de Arahal, Mairena del Alcor – sede del flamenco- y otros muchos dejen de celebrarse. Es loable tu opinión para mejora pero ha de ser creíble y no equivocar al lector. Para quien te vio en el festival – yo estaba detrás tuya y he pagado mi entrada- estabas en primera fila , te vi comer jamón, potaje ……. Que te llevo un camarero.
    Manuel si tu referencia fueron Miguel Acal, Bazquez, Emilio Jiménez Díaz creó se te pegó poco. Reflexiona y debes de ir al Potaje con otra actitud y colaboración para que esta llama no decaiga y ayudes a mejorar como los antes mencionados lo hacen y desgraciadamente lo hacían .
    Lo fácil que es opinar , verdad amigo Diego Marquesito, y lo difícil que es hechar una mano y colaborar con la hermandad.: en Utrera decimos vivan las Gitanerías .

    • lagazapera Escrito el 4 julio, 2014 09:49

      A Diego: Te equivocas, Diego. No estuve en primera fila, sino a 50 metros del escenario y en un lateral del recinto desde el que apenas veía el escenario. No probé el jamón y, en efecto, sí probé el potaje que alguien nos llevó a todos. Pero yo no voy a comer, sino a ver y escuchar, y ni veía bien ni escuchaba tampoco. Llevo 35 años yendo a los festivales, costándome el dinero, jugándome la vida en las carreteras y apoyando al Potaje y a todos los demás festivales. No me parece justo que me digas eso, amigo. Pero si Dios quiere me vais a ver poco ya, si acaso solo como aficionado. Muchas gracias.

  • Juan Manuel Fernández Escrito el 7 julio, 2014 03:22

    El problema del potaje es la incompetencia que para organizarlo tiene la propia comisión organizadora y los enfrentamientos que tienen entre las familias de la Hermandad, partiendo de ahí cualquier cosa que pase no sorprende pero molesta. ¿A qué viene un homenaje a Sara Baras, que para colmo ni acude? Esta mujer no conoce ni Utrera. Qué pensaran artistas como el Funi, Aurora Vargas, Panseco, Rancapino, Juan Villar, Manuel Molina, Manuel Morao, La Negra o tantos gitanos mayores de respeto que tanto han contribuido a nuestro arte. Si yo fuese Panseco o Aurora no habría ido porque los han rebajado, no les han dado su sitio nunca, y encima van sin cobrar sus cachés. ¿Y Rosario Toledo, qué pinta en esas tablas? ¿Y los presentadores, con todos mis respetos a los muchachos? ¿No hay gente más capacitada y con conocimientos de flamenco para presentar el Potaje? Un año lo presentó Pepe Da Rosa y el año pasado, que lo presentó también el muchacho del pueblo, el homenaje a Pepa de Utrera lo hicieron los Morancos, y fue una vergüenza, es decir, que el festival más antiguo del mundo ya va camino de ser un show al que le cabe cualquier cosa. Cualquier día, para llamar la atención le dedican el Potaje a Belén Esteban y lo presenta Jorge Javier Vázquez… Bohórquez firma el artículo con su nombre y con su apellido, y Diego del Marquesito también, el tal Diego ese que aparece más arriba al igual que el tal Fernando, con sus “respetables” reproches, no. ¿Por qué oculta sus verdaderos nombres? Con Bohórquez no se podrá estar de acuerdo, porque dice las cosas como las dice, yo también discrepo muchas veces de él, pero por lo menos da la cara y le ha dado publicidad siempre al Potaje. Y además, es verdad lo que denuncia, a los periodistas no les dan el sitio que merecen, están marginados en un lateral, muy alejados, desde el que es imposible ver bien lo que sucede en el escenario, siendo como son los que sacan el Potaje de Utrera para que todo el mundo sepa qué ha ocurrido allí. Por eso, los críticos de peso no van. No tienen ni idea del respeto a los pilares que nuestros antepasados pusieron en la creación del festival, y a mí eso me duele porque está perdiendo la gitanería y el pellizco. Y en cuanto a la gitanería que dice el tal Diego, no hay, porque gitanos de ley quedan tres en la hermandad, los demás se están yendo y los que quedan no saben diferenciar una soleá de una seguiriya. Pero lo peor es la falta de humildad, eso es lo peor y no reconocer los errores.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort