El Pele y Dorantes conquistaron Las Cabezas de San Juan

Por fin se llenó de aficionados La Yerbabuena de Las Cabezas, celebrada el pasado viernes. No era para menos, con El Pele y Dorantes en el cartel y la entrega de la Yerbabuena de Plata a título póstumo al entrañable Pedro de Miguel Hermida, uno de los creadores de este histórico festival. Se volcó el pueblo de Las Cabezas y hubo mucha gente de Lebrija, de Utrera y de Sevilla. La noche, desde el punto de vista de la climatología, acompañó también porque cuando se puso el sol entraba un fresquito en la Plaza del Santísimo Cristo que olía a manzanilla y a camarones de Sanlúcar. Todo contribuyó a que fuera una buena noche de cante, que Pedro de Miguel hubiera aplaudido. Sus hijos estuvieron muy emocionados toda la noche, y su viuda, María, escuchó el festival desde su casa. Estuvieron muchos amigos de Pedro de Miguel, aficionados como Alberto Rodríguez Burgos o José Ignacio Primo, que fue quien hizo el ofrecimiento, leyendo un texto suyo que quedará en los anales del festival por su enorme calidad literaria y emotividad. También estuvo Nandi, la viuda del crítico Miguel Acal, que de alguna manera estuvo en la mente de todos por su amistad con Pedro de Miguel. No era un cartel largo, como los de antaño. Tres cantaores, un pianista, dos guitarristas, otros dos percusionistas y cuatro palmeros. Nada más. Pero la noche fue de arte, de pellizco, emocionante desde el principio hasta el final. En la primera parte, el cantaor local Manuel Cordero, acompañado por Juan de Clemente, demostró que sigue siendo un cantaor largo, de los que se entregan de verdad en el escenario. Le siguió Tomás de Perrate, el hijo del gran Perrate de Utrera, quien se hizo acompañar por un gran guitarrista al que no se valora como merece, Antonio Malena. Es hijo de Curro Malena y seguidor de la escuela del llorado Pedro Bacán. Tomás de Perrate maravilló con su metal gitano y ese temple tan de Utrera y de su padre, en cantes de una emoción inenarrable, como las bulerías utreranas.

Foto PeleCabezas 2

Tras el acto de entrega de la Yerbabuena de Plata a los hijos de Pedro Miguel -Manuel, Juan Pedro y María-, cerraron la noche El Pele y Dorantes y lo hicieron de una manera apoteósica, levantando al público varias veces. Era la primera vez que El Pele estaba en este festival y había ganas de escucharlo. Atraviesa un gran momento artístico, está como un cañón y el público enloqueció con sus zambras caracoleras, primero, y luego con sus fandangos, seguiriyas de El Nitri y Manuel Cagancho y, sobre todo, con sus bulerías lebrijanas. Estaba a gusto, como lo estuvo Dorantes, muy inspirado toda la noche y muy bien compenetrado con el cantaor, la guitarra de Patrocinio Hijo y la percusión de Javi Rubial y José Moreno, el hijo de El Pele. Me pregunto qué hubiera dicho Pedro de Miguel ante un concierto flamenco con piano y batería. Qué hubiera pensado escuchando a El Pele en esas seguiriyas gitanas a ritmo, con piano. Seguramente, y conociendo su rechazo a los experimentos, se hubiera emocionado igual que nos emocionamos todos, porque pocas veces un cantaor ha cantado con tanta pureza al lado de un piano, si exceptuamos a Manolo Caracol. Cuando el cante es bueno y está bien hecho. Cuando demás hay pellizco y jondura, lo de menos es si se hace solo con guitarra o con otros instrumentos. El Pele y Dorantes desenterraron a viejos seguiriyeros gitanos, unos de Triana y otros de Cádiz o los Puertos, con una emoción increíble.

Pedro de Miguel tuvo su homenaje, el que en vida jamás quiso aceptar. La Yerbabuena registró un lleno absoluto. El público despidió a todos en pie y es muy posible que a partir de ahora los aficionados decidan seguir apostando por este festival de Las Cabezas que el Ayuntamiento, con su alcalde al frente, Francisco Toaja, se resiste a enterrar.

Fotografía: Marcos Antonio Campos JIménez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

3 Comentarios

  • José Ignacio Primo Escrito el 12 julio, 2014 18:30

    Manolo, durante todo el festival se sintió la presencia de Pedro de Miguel y de Miguel Acal, ellos hicieron que afloraran las vivencias y se escuchara un flamenco de raíces profundas, pero renovadas, ecos antiguos cargados de modernidad. !Cuánto disfrutamos los que amamos el flamenco sin disfraces! Una noche para no olvidar. Un abrazo flamenco.

    • lagazapera Escrito el 12 julio, 2014 18:57

      A José Ignacio Primo: Fue una noche estupenda. sobre todo de emociones. Al final no nos despedimos, tuve que regresar pronto a casa. Te felicito por tu texto en memoria de Pedro, una joya literaria. Muy emocionante. Todo contribuyó a recordar a Pedro de Miguel y quedó claro que dejó buen recuerdo en Las Cabezas. Un abrazo, amigo.

  • Gadista Escrito el 13 julio, 2014 11:27

    ¡Cuanto me alegro del gran éxito del festival!. Fui un seguidor de la Yerbabuena de Las Cabezas, que organizaba el amigo de todos Pedro de Miguel (q.e.p.d). Asímismo me congratula el triunfo jondo y puro de Manuel el Pele. Hoy se le puede considerar, al menos en mi opinión, el figuron que siempre ha sido.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort