El lucrativo negocio de la pobreza

Toñi Moreno

Lo que más me jode de todo lo que está pasando en España es cómo se explota el drama de la pobreza, de los pobres, de los que lo están pasando mal económicamente por culpa de una crisis financiera por la que todavía nadie ha ido a la cárcel, al menos en España, donde las cárceles se construyen sobre todo para los más débiles de la sociedad. Dirán que esto es pura demagogia, pero ahí están las pruebas: vayan a una cárcel y pregunten cuántos banqueros corruptos hay en ella. Y si por casualidad encuentra alguno, que lo dudo, averigüe cómo lo tratan. En España hay ya doce millones de personas en riesgo de pobreza absoluta o exclusión social. Y como el capitalismo lo aprovecha todo, la pobreza acaba convirtiéndose en un lucrativo negocio para bancos y televisiones y en un granero de votos para los partidos que, después de llevarlos a la pobreza, les prometen la luna para volver a engañarlos. Pone la piel de gallina el hecho de que si ahora mismo se celebraran elecciones generales volvería a ganarlas el Partido Popular, aunque no por mayoría absoluta. Y que si se celebraran en Andalucía, las ganaría de nuevo el Partido Socialista. Entonces, cabe preguntarse de qué estamos quejándonos. Es un extraño síndrome de Estocolmo, una especie de masoquismo que no se entiende bien. La sociedad en general ha dejado de creer en la clase política, pero sigue votando a los chorizos. Esto está pasando porque algunos entienden la ideología política como la futbolera: el que es bético lo es hasta la muerte, como ocurre con el que es sevillista. No debería de ser así. Si dejáramos de votar a los partidos más corruptos estoy seguro de que mejoraría la clase política de España. Pero al margen de esto, lo que me jode de verdad es que las televisiones estén haciendo negocio con los pobres, los desahuciados, los pensionistas enfermos y los parados de larga duración. Incluso las televisiones públicas, como Canal Sur Televisión, donde hay un programa, Tiene arreglo, que es impresentable. Invitan cada día a personas con problemas económicos serios para que los televidentes les solucionen sus problemas con donaciones. La mendicidad en directo, televisada, con una presentadora que se echa sus lagrimitas y todo. Esto es, sencillamente, una vergüenza, con lo que nos cuesta Canal Sur a todos los andaluces. En los próximos tres años la Junta tendrá que aportar unos 400 millones de euros. ¿Ustedes creen que les importa de verdad a los que dirigen Canal Sur que le quiten o no el piso a un parado de larga duración por no poder afrontar la hipoteca con el banco? Lo dudo mucho. Lo que de verdad les interesa es que Griñán vuelva a ganar las elecciones. Estos programas deberían estar prohibidos por ley porque son humillantes para los pobres que, desesperados, acuden a ellos para solucionar sus problemas. Si se pudiera recuperar ahora el dinero que se ha despilfarrado en esa casa, en programas chabacanos y sueldos para enchufados de la política, los pobres no tendrían que acudir a este bodrio televisivo y a otros donde hacen negocio con la pobreza. En cuestiones de pobreza, el capitalismo salvaje lo aprovecha todo. Podría decir que como del cerdo, pero alguien se daría por aludido porque la piara es cada vez más grande.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

3 Comentarios

  • Guillermo Castro Escrito el 20 febrero, 2013 12:15

    Amigo Bohórquez. Es una pena. El ciudadano español necesita identificarse con un partido político, igual que con un equipo de fútbol, como dices. Aunque estos le ahoguen y le dejen “pelao” seguirá votando a los mismos de siempre, porque se sienten identificados con su ideología. Son listos los políticos, saben de la incultura general del español, que no tiene capacidad crítica ni la tendrá si nos seguimos cargando el sistema educativo y manipulamos los medios informativos. Los partidos políticos estudian a los españoles y les dicen lo que quieren oír, eso les sirve para captar adeptos que simpaticen con las ideas que ellos mismos saben que les gusta a ciertos sectores sociales, sean de izquierdas, de centro o de derechas. Eso sirve para crear “lazos”, “simpatías” con el electorado, así saben que podrán chuparles la sangre sin que se quejen, ya que el español entiende que si lo hace “su” partido, es que entonces es bueno para él y para España. Ya está. Si a esto sumamos la tremenda manipulación informativa que estamos sufriendo, ocurre que la mayoría de la gente no es capaz de distinguir la verdad de la mentira, es más, no se imagina que tras las noticias hay otra realidad que supera con creces la ficción. Es tan grave, que los políticos justifican las medidas de ajuste “porque se lo han pedido los españoles en las urnas”, lo dicen así, tal cual, a todas horas, en todos los medios. Mientras el pueblo no forme parte de la toma de decisiones importantes para nuestro país, no hay nada que hacer. A mí, como docente, llevo más de 10 años en la enseñanza, nunca ningún ministro me ha preguntado mi opinión al respecto de qué hace falta para mejorar la educación y la enseñanza, jamás. Ellos saben las reformas necesarias y mejores para el país, ellos toman las decisiones. Viven totalmente al margen de la realidad social, solo se preocupan de sus intereses particulares. Espero no haberme extendido mucho. Voy a escuchar un poco a Camarón a ver si así se me va la mala leche. Paco el de Lucía escuchaba a Falla cuando estaba triste. Pues eso, que no nos la den con queso. Un abrazo amigo.

  • Paco de Cái Escrito el 22 febrero, 2013 12:36

    Amigo Manuel Bohórquez me gusta tu articulo sobre la pobreza de España, pero, más me gusta el comentario del señor Guillermo Castro, ha escrito la verdad de lo que pasa en España y lo que le pasa a los ciudadanos de este país, mucho cachondeo y poco interes por saber la verdad de lo que pasa y esto los politicos lo saben y otra cosita, nosotros no sabemos que “las urnas” están para algo y no solo para meter el papelito que nos dan o nos los manda a casa 15 días ante para que sepamos bien donde tenemos que echar la papeleta, pero nadie se para un poco para pensar donde tenemos que poner la cruz. Saludo desde Cái

  • Jose Escrito el 23 febrero, 2013 22:06

    Varias cosas: en cuestiones políticas tenemos lo que nos merecemos, en San Telmo, La Moncloa y el Banco Central Europeo.

    Pero no estoy de acuerdo en el programa de canal sur. Generalmente no lo veo, porque me suele dar vergüenza ajena, pero la verdad es que con ese programa se solucionan algunos problemas. Que no es ni el 1% de lo que hay ahí fuera, ni las formas, bueno, pero a la familia que le dan un frigorífico o 200 euros para pagar ese mes le dan la vida. Yo entiendo que por dar de comer a unos hijos uno se pone a mendigar en canal sur, en la puerta de la catedral o en el mismísimo infierno.

    Saludos.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort