El histórico enfrentamiento de los flamencos (III)

La flamencología ha ayudado poco -me incluyo, por supuesto- a mejorar el ambiente del flamenco y las relaciones entre críticos, artistas y aficionados, que a veces parece una guerra en vez de un arte. En el siglo XIX incluso hubo reyertas por este asunto, así que no nos asombremos de que todavía hoy haya furibundos ataques de unos artistas a otros. No hace muchos años agredieron a un cantaor gitano de forma violenta por decir que otro cantaor gitano no tenía compás. El problema es de educación y cultura flamencas, de que lo que para unos es flamenco no lo es para otros, de las filiaciones a unas corrientes u otras de esta música. Los mairenistas no se entienden con los caracoleros ni con los marchenistas, los jerezanos se creen más flamencos que los sevillanos, y los de Granada y Málaga piensan que, con razón, sus provincias son tan flamencas como las demás provincias andaluzas. Eso de que el flamenco es solo de Sevilla y Cádiz es un cuento que alguna vez hemos contado todos, pero solo es un cuento. Como es un cuento que los gitanos andaluces sean mejores cantaores que los no gitanos andaluces. Hasta tal punto llega esta histórica falacia, que algunos gitanos consideran intrusos a los payos que cantan flamenco. Por eso no debe extrañarnos que alguien como Menese, que es un payo con mentalidad gitana, opine con tan poco respeto sobre un artista como Morente. No solo porque considere que los payos no aportan nada al cante, como ha dicho en reiteradas ocasiones, sino porque en el fondo piensa que los gachós no deberían de cantar. Y les pese a quienes les pese, el cante andaluz es obra de los andaluces, siempre han cantado juntos gitanos y no gitanos, lo hacen en la actualidad y lo harán siempre. El problema lo tienen algunos fanáticos. ¿Ustedes entenderían el cante flamenco sin Silverio, Juan Breva, Chacón, Vallejo, Marchena, Pericón, Valderrama, Fosforito o Morente? ¿Lo entenderían acaso sin Manuel Torre, Pastora Pavón, Tomás, Caracol, Mairena, Fernanda o Camarón? Por fortuna, los jóvenes han evolucionado y parece que este fanatismo tiene los días contados. También hay nuevos investigadores y críticos que ya no se creen las mentiras de la historia y que buscan su propia información para sacar sus propias conclusiones. El flamenco es hoy un arte universal que no solo hacen los andaluces, gitanos o no gitanos. En cualquier país del mundo podemos encontrarnos con artistas flamencos, con cantaores, guitarristas o bailaoras. Y con estudiosos que en ocasiones investigan más en serio que nosotros, con más rigor y una mentalidad más abierta que nosotros, los andaluces, que estamos aún demasiado influenciados por una historia que no nos la han contado bien. Y hay muchas personas que no quieren que se revise la historia del flamenco por miedo a que se descubran cosas que no interesa que se sepan. Es tan amplio y tan variado el flamenco que hay sitio para todos los gustos y todas las sensibilidades. A unos les emociona el cante de Menese y a otros el de Morente, como a unos les gusta Velázquez y a otros Picasso o Tapies.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

7 Comentarios

  • Paco Mármol Escrito el 5 febrero, 2014 20:59

    Me encanta tu artículo Manuel. Estoy identificado con lo que expones al 100%.
    Felicidades por ser tan didáctico y hacer unas de las cosas más importantes : “enseñar al que no sabe”.

  • José Luis Escrito el 5 febrero, 2014 22:27

    En esa frase tuya, podría resumirse todo el asunto, Manuel. Dices bien. “Es tan amplio y tan variado el flamenco que hay sitio para todos los gustos y todas las sensibilidades.” En esa línea tan aglutinadora y pluralista, debo decir que, sin menoscabo del que no coincida con mis gustos, y respetando todas las opiniones, prefiero a los cantaores y bailaores gitanos. El tema es más amplio y de más debate, pero como tampoco sé explicar muy bien el porqué, pues eso, que mi respeto hacia todos los artistas, pero que quien decide lo que me gusta soy yo. Un abrazo.

  • Patricia Escrito el 5 febrero, 2014 23:01

    El arte flamenco no es una ciencia exacta. Jamas habrá un consenso. Pero respecto, sí, es necesário siempre, pues el arte cada día más alcanza los sitios más lejanos del mundo. El respecto tiene, logicamente, dos manos. De un lado, de la gente que convive con este arte desde siempre y, por supuesto, siente que lleva más experiencia y hondura para hablar de esto o interpretar (por medio del cante, baile o la guitarra). Pero también de otro, de la gente que se enamora por el flamenco y muy facilmente se acomoda con pocas informaciones (cuando no con desinformaciones) y deja de buscar conocer cada vez más. Hace falta humildad, muchas veces, de los dos lados. A respecto del baile, lo que veo, es algo aún más triste. Gente que no se preocupa con la historia, ni con la investigación de los palos, tampoco con la trayectoria de los importantes artistas. Y se acostumbra a bailar de forma cada vez más fria, solamente con tecnica, pero sin tener en mente que el flamenco no se agota con demonstraciones de fuerza y velocidad, tampoco con coreografias cada vez más complejas. Es mucho más que esto. Un saludo desde Brasil. 🙂

    • lagazapera Escrito el 6 febrero, 2014 00:10

      A Patricia: Qué bien escrito y qué de verdades has dicho, amiga Patricia. Un abrazo.

  • Manuff Escrito el 6 febrero, 2014 12:24

    El problema, querido tocayo, es que no es la primera salida de tono de Menese. Hace ya algún tiempo, también tuvo palabras despectivas en cuanto a como se debía cantar y como no. Estar en posesión de la verdad en el cante como en cualquier otra cosa de este mundo, es poco menos que una utopía!!

    Desde luego le hace un flaco favor al mundo del flamenco hablando así de los compañeros. El flamenco es tanto el cantaor gitano, como el payo, el aficionado, el crítico, incluso el que no le gusta el flamenco!!

  • José Alcántara Escrito el 6 febrero, 2014 19:23

    Os imagináis que todos los cantaores cantaran como Rancapino o que todos lo hicieran como Luis de Córdoba. Qué aburrimiento más aburrido, yo me pasaría al hip hop. Un saludo.

  • santiago Escrito el 11 febrero, 2014 14:09

    muy buen articulo, y como dice jose alcantara, que aburridos serian los unos sin los otros.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *