“El histórico enfrentamiento de los flamencos (II)

La flamencología gitanista le ha hecho tanto daño al flamenco como la antigitanista. ¿Cómo un arte que se gesta en Andalucía y que cuando surge es interpretado por gitanos y no gitanos, en cafés, teatros y fiestas privadas, acaba dividiéndose en dos mundos enfrentados? Determinados flamencólogos, críticos, aficionados con poder y algunas instituciones públicas -ya en la época de la democracia-, son los responsables de esto. De que, por ejemplo, se considere menos flamenco el cante por malagueñas, que la caña o la soleá. Incluso que una voz bronca sea más pura que una voz melódicca, laína, musical, aunque las dos sean de calidad. Y lo que ya es una estupidez, es que el ser o no gitano determine si Manuela Carrasco es mejor bailaora que Milagros Mengíbar, o al contrario. Demófilo ya metió la pata dándole más importancia a unos palos que a otros (Colección de cantes flamencos, 1881), error en el que cayeron también Falla y Lorca al crear el célebre Concurso de Granada de 1922, y que continuaron cometiendo los de Córdoba y Mairena. Me refiero a que en los concursos de cante se premie una soleá con tres mil euros y una taranta con quinientos, aunque la soleá se cante mal y la taranta bien. ¿Por qué una buena taranta de Valderrama tiene que tener menos valor flamenco que una soleá de Manolito el de María? ¿Quien decide esto? Lo deciden flamencólogos y aficionados que piensan que el valor del cante no está en la calidad de la interpretación o del intérprete, sino en su origen geográfico, el linaje familiar o la tesitura de su voz. Por eso un cantaor de Granada, aunque sea un genio, o de Málaga, será siempre menos valorado que uno de Jerez o Lebrija, aunque desafine y no sepa dónde tiene la cabeza. Y por eso José Menese piensa que los payos no han aportado nada al cante. Lo piensa y, como es sincero y se educó al cante donde se educó, lo dice abiertamente. El maestro de la Puebla me dijo un día que el taranto más malo de Camarón valía más que toda la obra de Chacón. Y luego están los antigitanistas, los racistas que piensan que los gitanos andaluces no han aportado nada al flamenco. Así, sin anestesia ni nada. ¿Conclusión? Que llevamos siglo y medio discutiendo sobre qué es y qué no es flamenco, algo que en el siglo XIX se dirimía a navajazos en los cafés cantantes, y ahora en las redes sociales.

Continuará…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

4 Comentarios

  • Jose Morente Escrito el 4 febrero, 2014 14:43

    Don Manuel:

    Creo que tiene usted toda la razón y espero que hoy día esas discusiones con tanto tinte racial se pierdan. Buenos son los apasionamientos y las defensas encendidas de lo que nos gusta pero valorar la calidad cantaora de nadie por su etnia es un solemne absurdo como usted tan contundentemente denuncia. Es probable que los gitanos tengan en general más aptitud y actitud hacia ciertas cosas como lo es que los payos también las tengan para otras pero luega llega un Vallejo y se queda con casi todo el compás de la tierra, un Marchena al que los gitanos (Tomás, Montoya, Pastora) colmaban de elogios o un Mairena que sentaba cátedra y profesionalidad (cualidades burguesas, dicen, donde las haya) y los clichés saltan hechos añicos (lo cual está muy bien) gracias, también y sobre todo, a artículos como el suyo…

    Un saludo desde Málaga de un lector (impenitente) de sus textos.

    • lagazapera Escrito el 6 febrero, 2014 16:42

      A José Morente: Gracias, amigo, es un honor para mí este comentario. Un abrazo.

  • Luis Chacón Escrito el 4 febrero, 2014 22:51

    No será que esto alimenta a unos cuantos…porque mira que lleva agua el río…lo escuchaba en los años 80 con Manuel Martín Martín…a quien le cambié desde entonces la “n” final por “r” ,,,y todavía sigue con sus lloros lastimeros hacia Vallejo & cia…
    Eso que comentas del taranto de Camarón…lo he escuchado en otra indigna expresión contra el fandango, diciendo que 1000 fandangos no valen una soleá de “fulanito de copas”…qué pena…que mediocridad emocional…que lástima…
    pero lo dicho…creo que esto alimenta a unos cuantas barrigas agradecidas…

  • santiago Escrito el 11 febrero, 2014 13:49

    sinceramnete pienso que esta polemica esta y estara siempre por la sencilla razon que todos tiramos de ella, y cuantas mas facetas del cante nos gusta mas caemos en los topicos que las alimentan.

    usted mismo se queja de que una taranta no se premie igual que una solea en el mismo concurso, pero recrimina a poveda no ser un cantaor redondo por no cantar por solea como caracol, despues hacer una buena critica de su cante por mineras.

    yo personalmente no entro en el devate de pro/anti-gitano, ni el el juicio de valores hacia los cantes, ni en la pureza que tienen cada una de las diferentes formas y voces , eso deviera estar superado, solo digo que todos lo hacemos y que tiere la primera piedra el que este libre.

    no se puede uno quejar de que a vallejo no le querian hacer la recopilacion, diciendo que a la niña y al torre se la hicieron sin problemas.

    usted se queja de los que defienden su parcela tirando la de los demas por tierra, y en resumen hace lo mismo, y se que no lo hace con ningun interes oculto, simplemente sigue la regla de todos y asi es como nunca se acabara la polemica.

    por cierto, siguiendo la polemica, decir que en el panorama actual tanto a numero de miembros como a formas imperantes, la faceta paya gana por goleada a la gitana, no se por que interesaria sacar mas la discografia antigua gitana que la paya, por que desde luego lo que se viene imponiendo es lo contrario ¿ o no?

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *