El histórico enfrentamiento de los flamencos (I)

A hilo de la polémica surgida con motivo de las declaraciones de José Menese sobre Morente, esta noche quiero reflexionar y ahondar en este asunto. No en esta polémica, que ya está cerrada. En la relación de los artistas flamencos desde que tenemos memoria oral o escrita de este arte. Desconozco si es igual en otras artes, pero en el flamenco son muy frecuentes estas rencillas. Vienen desde los tiempos del Planeta y el Fillo, en las primeras décadas del siglo XIX. Y casi siempre eran por rivalidad artística o polémicas sobre gitanos y payos. Son conocidas las discrepancias y enfrentamientos de Silverio y el Nitri, Caracol y Mairena o Marchena y Valderrama. Pero también es historia la recíproca admiración que se profesaban Chacón y Manuel Torre, Fosforito y Antonio Mairena o Morente y Camarón. Y no solo hay rencillas entre los artistas, casi siempre entre los punteros. También entre flamencólogos, críticos y aficionados, porque cada uno de estos colectivos enarbola la bandera de algún artista o escuela de cante. Una primera figura del cante jerezano me dijo un día: “A Morente y a ti habría que fusilarlos”. Estuve a punto de dejar la crítica porque me horrorizaron aquellas palabras. Tenía solo 30 años y no entendía ese odio. Las instituciones públicas han contribuido negativamente en esto alimentando esa dualidad de lo gitano y lo no gitano en el flamenco con una política de subvenciones descaradamente partidista. Que pedías una ayuda para un estudio sobre Mairena, las puertas abiertas. Que la pedías para Vallejo o Marchena, portazo en las narices. Esto puedo probarlo, por eso lo digo. De ahí que se editaran con dinero público las obras completas de Mairena, Tomás Pavón y Manuel Torre, sin limosnear, y las de Vallejo hubo que pedir limosna de rodillas en los despachos. Hay un proyecto para editar las obras completas de Chacón desde hace años en el Instituto Andaluz para el Desarrollo del Flamenco, que nunca se llevará a cabo, siendo Chacón el más grande de su tiempo. Por todas estas cosas, el arte flamenco está dividido: los artistas, la crítica, la flamencología y la afición. Y todo porque determinados flamencólogos y artistas con poder político decidieron un día que había dos clases de flamenco: el gitano y el payo. Y que había que apoyar solo a los artistas gitanos, pero no en general, sino a escuelas influyentes. A ser posible, cercanas al socialismo andaluz.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

7 Comentarios

  • Antonio Escrito el 3 febrero, 2014 22:30

    No puedo estar más de acuerdo con sus palabras, la verdad solo tiene un camino, y esta siempre se impone, afortunadamente personas como usted trabajan por ella, es por esto que la ciencia se impondrá a la ignorancia, la historia a la leyenda. Un saludo y un abrazo.

  • Patricia Escrito el 4 febrero, 2014 00:57

    Interesantísima reflexión, Manuel! Gracias por proponer este tipo de debate. Me voy a compartir con mis alumnas. Un beso.

    • lagazapera Escrito el 4 febrero, 2014 00:59

      A Patricia: Gracias, ya estaba recogiendo y siempre apruebo los últimos comentarios antes de apagar el ordenador.
      Saludos desde Sevilla.

  • Manuel Escrito el 4 febrero, 2014 19:01

    Pues eso no es nada cuando se trata de los orígenes del flamenco: que si los cantes vienen de los gitanos, que si de la copla, que si del teatro, que si de compositores, que si del pueblo, que si de las élites, que si de Andalucía o de Madrid o de toda España. Particularmente creo que todo el mundo tiene su parte de razón debido a que el flamenco es tan grande, que casi todo tiene cabida en él. Lo malo es cuando todo el mundo quiere que su razón sea la única válida. Esta actitud lo único que consigue es que el aficionado se aparte del flamenco y busque otras músicas donde no haya tanto engreimiento.

    • lagazapera Escrito el 5 febrero, 2014 18:56

      A Manuel: Creo que tienes mucha razón. Gracias, amigo.

  • Luis Chacón Escrito el 4 febrero, 2014 22:44

    Que razón tienes en lo de Vallejo.
    José María movió cielo y tierra;por no hablar de Cerrejón que ya harto,desistió…cuando al final…un día de primavera,nos sorprendió nuestro concejal favorito Paulino…y pudimos escuchar (limpiada) la antología de Vallejo…y allí,esa tarde…José María le pidió que antes que Isabelita se fuera de este mundo…pero no pudo ser…lo de Marchena…tardará…
    Así son las cosas y así no nos las contaron…
    Salud,Manuel.

  • carlos Escrito el 5 marzo, 2014 04:53

    Don Manuel, coincido plenamente con usted

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *