El hipnotizador de pollos

Un día uno de mi pueblo, un poco cabroncete el hombre, nos dijo a un grupo de chiquillos: “Suelto un pollo de engorde, y el que lo coja para él”. Era por Navidad. El gallo pesaría unos tres kilos por lo menos y volaba como una tórtola. Que yo cogiera o no aquel hermoso pollo solucionaba la Nochebuena en mi casa y puse todo mi empeño. Pero el ave de corral metió un voletío y fue a caer en el patio del cuartel de la Guardia Civil, que estaba detrás de la iglesia. Un pollo listo, sin duda, porque a ver quién tenía bemoles de saltar aquella tapia y salir del cuartel con un pollo. Todos mis amigos se fueron a sus casas, pero yo me imaginaba al pollo en salsa y decidí intentar cazarlo como fuese. Me acordé que mi abuelo materno me enseñó un día cómo se dormía a los pollos, tendiéndolos boca arriba y mirándolos fijo a los ojos mientras les cantabas alguna canción. Salté la tapia con mucho cuidado, hipnoticé al pollo cantándole El Emigrante, de Juanito Valderrama, y el animal se quedó cuajado. Volví a saltar la tapia y le dije al guardia de la puerta que en el patio había un pollo muerto, que si me lo podía llevar a casa. “¿Un pollo muerto?”, preguntó el civil un poco extrañado. “Se habrá caído de algún tejado”, comentó un tanto cejijunto. Me dijo que sí, que me lo llevara, entré y salí por la puerta del cuartel con el pollo de engorde cogido por las patas. Ya lejos del cuartel y camino de casa, le volví a cantar El Emigrante mirándolo a los ojos y se despertó de la hipnosis. Aquella Nochebuena nos zampamos en casa un pollo de tres kilos y acabamos todos cantando “Adiós mi España querida”. Qué tiempos aquellos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 Comentarios

  • Luis Chacón Escrito el 8 noviembre, 2013 19:55

    Vaya Manuel, ya se te veían maneras desde pequeño.
    Lo de cantar “El Emigrante” es muy significativo para tí que a lo largo de las décadas te hiciste buen amigo y conocedor de los cantes de Valderrama. Pero joder, no me digas que una vidalita de Vallejo o “El Manisero”, no hubiera hecho el mismo efecto …lo dicho…ya se te veían los “amores sonoros”…je,je…porque está claro que por Mojama o Mazaco, el pollo hubiera pegao una doble revoloteá hacia tí con espolones por delante.
    Espero que como amante de la buena mesa, pases unas buenas y decentes fiestas, ¡¡¡ aunque sea a base de pollo !!! …que hay que cuidarse Manuel…que estamos vivos de milagro…

    • lagazapera Escrito el 8 noviembre, 2013 19:57

      A Luis Chacón: Jajaja. Qué arte. Felices fiestas para ti también, amigo. Un abrazo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *