El Barrio de la Feria

Parroquia de Omnium Sanctorum de Sevilla.

Parroquia de Omnium Sanctorum de Sevilla.

Cuando se habla de Sevilla como la cuna de grandes artistas del flamenco, casi siempre se omite el Barrio de la Feria, que solo en el XIX dio un buen ramillete: el Maestro Pérez, El Pintor, Salud Rodríguez, Amalia Molina, Manolo Escacena y muchos más. Dio más figuras que Triana, aunque nunca se haya dicho. Casi todos bautizados en San Juan de la Palma y Omnium Sanctorum. No estaría mal que el Ayuntamiento de Sevilla mandara colocar un monumento en alguna plaza de este barrio a aquellas grandes figuras olvidadas que murieron en la miseria y jamás han tenido un reconocimiento público de esta ciudad. Cuando paseo por esta zona de Sevilla, algo que hago con cierta frecuencia, se me ponen los pelos como escarpias y siento verdadera vergüenza por nuestra desidia. En Triana y en Jerez no ocurre lo mismo, luchan para que se sepa la importancia que han tenido en la historia del flamenco, arte que hoy es admirado y disfrutado en todo el mundo. ¿Qué hubieran hecho los catalanes si Silverio Franconetti hubiera nacido en Barcelona? En Sevilla, su tierra, lo han olvidado por completo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

5 Comentarios

  • Miguel Ángel Vargas Escrito el 20 septiembre, 2013 13:22

    Caro Manuel,

    He pasado muchos años de mi juventud en ese territorio comanche. Cuando llegué a estudiar Dirección en el Instituto del Teatro, en el otrora Noviciado de los Jesuitas de San Luis, estaban echando el cierre a la peña flamenca Manolo Caracol de la calle Divina Pastora. Al poco empezaba la construcción de no muy baratos apartamentos. Solo dejaron el rotulito de la Peña.

    Durante la época del Plan Urban se “vaciaron” los poquitas casas de vecinos que quedaban con la técnica de los asustaviejas. Recuerdo una casa grande cerca del Pumarejo donde una reja cerrada dejaba ver, porque se llevaron los ventanales, lo que debió haber sido un bar. Sólo quedaba, y te juro que no miento, el letrerito de “Se prohibe el cante”.

    Pasaba, como mínimo, cuatro veces delante de la casa en la que, según reza, nació (¿o vivió?) Manuel Vallejo en la calle San Luís. Y ahí sigue la placa. Parece que están restaurando la casa.

    Mi abuela y su hermana Juana Cantero, hermanas de Manolito Jero, pasaron parte de su infancia en el barrio, a donde llegaron desde Jerez, siguiendo la costumbre de muchos gitanos flamencos de venirse a Sevilla a vivir con los parientes artistas, ya que en la CIudad de los Gitanos la boquiné era inmensa. Mi abuela Manuela siempre me refería la dirección: calle Arrayá, 19, Accesoria, Casa Jacinta. Enfrente había un taller de piel de conejos. Vivían con la Tita Consuelo, una hermana de su madre que trabajaba como bailaora en el Casino de la Exposición. Según me decía, por las tardes, solía llevarle el traje planchado para lo que cogía el tranvía en Omnium Sanctorum, y no pagaba porque conducía el tío Juaíco, que tengo fotos pero no me entero aún del parentesco.

    Mi abuela murió y también su hermana Juana. Nunca vieron el estropicio que en nombre del progreso se hizo en el barrio. Durante la República, Guerra y Dictadura el barrio sufrió mucho. El Moscú Sevillano era un pueblo durante el día que alegraba las noches de los señores con dinero atraídos por el peligro

    Mi amiga Lola Pantoja recogió bastante testimonios en su tesis “El cante de cuartito en La Alameda.

    Gracias por traernos las historias de la Historias. Me gusta recocértelo.

    Un abrazo desde Lebrija.

  • franmmartin Escrito el 20 septiembre, 2013 14:49

    Mucho me temo que si Silverio Franconetti hubiese nacido en Barcelona y le hubiese dado por lo que le dió,lo hubiesen metido de hoz y coz en la “inmersió llingüistica” en sesiones de tarde y noche,además de audiciones intensivas de la Cobla La Principal de La Bisbal.
    Y en el caso de no conseguir su abominación de lo flamenco, le pondrían la etiqueta de charnego y lo expedirían para acá a toda leche en el Sevillano.
    Lo cual no es óbice para estar contigo en que la desidia y la insensibilidad,(hija de la sublime ignorancia de estos robaperas…y lo que venga bien), que nos someten, es tan penosa como ellos mismos.

  • Emilio P Escrito el 21 septiembre, 2013 07:33

    Como sevillano siento pesar amigo Bohórquez por el comentario de tu articulo.Barrio flamenquisimo,grandes saeteros etc.Según me cuentan,para el recuerdo lo que cantaba El Gloria a la salida de la Amargura en San Juan de la Palma..Da “dolor “observar la casa semidestruida donde sólo se observa la placa oculta,a punto del derrumbe,del gran Vallejo,calle San Luis a 200 mts de la calle Feria. O el insigne Escobero,ya en este siglo,a tiro de piedra de la misma calle,y del que sabes tú más que nadie…Un abrazo

  • José Luis Escrito el 22 septiembre, 2013 19:09

    En casa Mateo, Manuel, he escuchado algunas cositas. Aún sigue el hijo, en la parte de atrás, en Palacios Malaver; hace poco estuve con mi mujer comiendo bacalao escandinavo frito en aceite de oliva. Un sitio recomendable, aunque hace treinta años existieran tabernas impagables que hoy han desaparecido. Tambien recuerdo la peña de la calle Divina Pastora que cita Miguel Angel y al alma mater de la misma, un bohemio personaje que presumia de su cocina tanto como de su arte, no me viene a la memoria el nombre, pero tenia un apodo de torero. En Santa Rufina creo que vivió unza temporada Caracol. Y sobre todo es el barrio donde vivia Tomás, en la plaza de la Mata. Un abrazo.

  • jose angel Escrito el 2 octubre, 2013 17:22

    Una desidia que no obsta para que este barrio tenga flamenco hasta el aire.

Escribir comentario

Responder a Miguel Ángel Vargas Cancelar respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *