¡Cuidado, que viene Alfonso Guerra!

A los que no tienen miedo

Ahora que don Alfonso Guerra va a ser alcalde de Sevilla, según parece –ese es el rumor que se ha dejado correr, al menos–, les voy a contar que hace años se me ofreció ir en las listas del PCE por Tomares, donde dos huevos son dos pares, como en Palomares. Estaba entonces presentando un programa de flamenco en la histórica Radio Aljarafe y era un personaje popular en este pueblo. Tanto, que me ofrecieron ir en las listas del histórico partido de mis holandillas. Pregunté que cuántos concejales pensaban sacar y que en qué número de la lista iría mi humilde nombre. Cuál no sería mi asombro, cuando me dijeron que las predicciones eran de sólo tres concejales y medio y que yo iría el noveno en la lista electoral. ¡Viva el comunismo! Me querían sólo para conseguir votos de balde, que no de Valverde. Me negué. Si me llegan a prometer una concejalía, aunque hubiera sido la menos importante, la del mosto o la siesta, seguramente hubiera aceptado porque entonces todavía quería cambiar el mundo y hubiera estado bien empezar por Tomares. Muy mal tienen que ver las cosas los del PSOE en Sevilla para echar mano del hermano de Juan Guerra, el señor don Alfonso, si se confirmara su candidatura. No le niego su importancia como político ni el papel que jugó en la Transición, pero un día lo escuché dar una charla a unos viejecitos en un asilo de un pueblo sevillano, en la que les metía miedo con la derecha, con el regreso de los comedores y la esclavitud de los jornaleros, y dije muy cabreado: “Este tío es un miserable”. Y lo más curioso  es que tenía toda la razón: los comedores han vuelto a Andalucía, pero no los ha traído precisamente la derecha con la que él pretendía asustar a aquellos viejecitos. Los ha traído la izquierda de Chaves, su compañero, el que se ha ido a Madrid en cuanto le han enseñado la codiciada zanahoria de la política nacional. Dejándonos, además, un nuevo capataz para el cortijo, el señor Griñán. No me extraña que en las últimas encuestas el PP esté por encima del PSOE de cara a las próximas elecciones autonómicas. Ya mismo comenzarán a asustarnos de nuevo con la derecha, como las madres nos amedrentaban antaño con el Tío del Saco o los mantequeros. No soy votante del partido de Javier Arenas, pero no me da ningún miedo que pueda ganar. No creería en la democracia, como creo, si me diera pavor que gobernara en Andalucía un partido legal que a nivel nacional aportó las dos mejores legislaturas desde las primeras elecciones democráticas. Más que decir aquello de “¡Cuidado, que viene la derecha!”, yo diría mejor, “¡Cuidado, que viene Alfonso Guerra!”. ¡Manda huevos nuestra tierra!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

8 Comentarios

  • Pilar Azcárate Escrito el 18 enero, 2010 22:18

    Tremendas y certeras líneas que invitan a la reflexión.

  • Manuel Bohórquez Escrito el 18 enero, 2010 23:20

    Gracias, amiga Pilar. La verdad es que se queda uno muy a gusto cuando dice lo que siente, aun sabiendo que estos artículos son malos para la nevera.

  • Ángel Vela Escrito el 19 enero, 2010 12:40

    La derecha y la izquierda hace tiempo que dejaron de existir en esta sociead moderna, lo mismo que hicieron desaparecer las ideologías. “El Gran Hermano” así o quiere y así le interesa. Nada va a cambiar entre quien entre ante los mandos; es lo triste, lo dramático. La calse política es una casta y nosotros, los votantes, unos pobres, desorientados y desmoralizados “ciudadanos y ciudadanas”. Y dime una cosa, Manolo, ¿tú ves a un flamenco de concejal…?

  • Manuel Bohórquez Escrito el 19 enero, 2010 14:01

    Cuánta razón tienes, amigo. Me interesan los políticos honrados, sean del color que sean. Los prefiero de izquierdas, por mi crianza y mi concepto de la política. Pero, sobre todo, detesto a los corruptos. ¿Un flamenco de concejal? Los habrá, no lo sé. No me veo en ese papel, la verdad. Ni siquiera en mi pueblo, por mucho que quiera a Arahal.
    Un abrazo.

  • franmmartin Escrito el 19 enero, 2010 22:56

    ¡OOOOOle! :Un ole profundo, hondo,casi susurrado,porque siempre me he sentido cerca de los que se exponen con aparente inconsciencia, a que le partan la cara por nada.
    Si podemos llamar nada, a arriegar las habichuelas por expresar lo que se siente.
    Por muchas razones,por muchas vivencias,por muchos puntos de encuentro comunes,me he hecho gazapero…con su permiso.
    Un abrazo,amigo.

  • Manuel Bohórquez Escrito el 19 enero, 2010 23:57

    Me alegro de que se haya hecho cliente de La gazapera. Somos ya unos cuantos. El que dice lo que siente no engaña nadie; afortunadamente, ni a uno mismo. Es mi idea del periodismo, aunque en realidad soy crítico de flamenco. ¡Pero como estos de la políticas son tan flamencos…!.
    Un abrazo.

  • Paul Escrito el 20 enero, 2010 18:23

    Solo recordar que siendo presidente Aznar, el entonces Director General D. Miguel Ángel Cortes responsable de la presencia cultural de España por el mundo, dio la orden de no programar flamenco. Para confirmar ver las hemerotecas.

  • Manuel Bohórquez Escrito el 20 enero, 2010 18:51

    No pensaba en el flamenco cuando escribí lo del señor Guerra. La vida es algo más que flamenco. No recuerdo que con Aznar no fueran los flamencos por el mundo, la verdad. Muy flamenco no era, desde luego. Más o menos como Guerra. La Junta lo hace muy bien con nuestro arte, sin duda. Los andaluces, flamencos y no flamencos, sabrán lo que tienen que hacer.
    Gracias.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *