Con Angelita Vargas en El Arenal

A la maestra sevillana

Con la maestra en El Arenal. Fotografía de Paco Sánchez.

Con la maestra sevillana en El Arenal. Fotografía de Paco Sánchez.

El pasado día 18 le hicieron entrega del I Premio Curro Vélez a la gran bailaora sevillana Angelita Vargas en el Tablao El Arenal, que el gran bailaor trianero Curro Vélez abrió en los años 70 para defender y divulgar el flamenco más castizo. Ahora lo dirige su hijo Fran y sigue esa línea, la del arte más puro. Este tablao está en la calle Rodo, entre el Teatro de la Maestranza y la Plaza de Toros de Sevilla, la misma calle donde un famoso bolero sevillano, uno de los maestros de La Campanera, daba clases de baile. Es un local pequeño, acogedor y decorado con preciosos grabados del XIX y fotografías de artistas actuales o que ya se fueron. Tan hermoso es el local que dan ganas de colocarse de camarero. Sí, porque aunque canto bien por soleá, eso de subirse a un escenario no está hecho para mí. Buena cocina, mejores caldos y, sobre todo, buen servicio. No tengo acciones en el tablao, pero lo compraría si un día me pagaran las críticas a tres mil euros. Todo se andará. Fran decidió otorgar un premio a una figura del flamenco, coincidiendo con la Bienal de Sevilla, galardón que recayó en Angelita Vargas, quien sufrió hace unos meses una embolia de la que se está recuperando. Total acierto en la concesión del premio, porque Angelita representa todo aquello que defiende El Arenal. El acto de entrega fue muy hermoso. El maestro Manuel Curao hizo una preciosa y documentada semblanza sobre la artista, se proyectó un documental muy interesante sobre ella y los componentes del cuadro del tablao actuaron en su honor y en el de los invitados, entre quienes se encontraban las bailaoras Ana María Bueno y La Faraona, la cantaora Angelita Montoya, el bailaor Pepe Torres, y los críticos Manuel Martín y Alberto García Reyes. También estaban la gran periodista Patricia Godino, de Diario Sevilla, la directora de la Bienal, Rosalía Gómez, el fotógrafo Paco Sánchez, Manuel Herrera Rodas, Manuel Macías y el actual responsable del flamenco en Canal Sur Radio, Miguel Ángel Fernández, entre otros. Y hubo arte por parte del cuadro del tablao y de algunos espontáneos, como La Faraona, que fue capaz de conseguir que Angelita Vargas se subiera al escenario y bailara sentada en una silla y con un solo brazo. Será, sin duda, el momento mágico de la Bienal de Flamenco. Angelita se lo merecía, por gran bailaora y por mejor persona. Se emocionó muchas veces, lloró y también se rió mucho. ¡Qué alegría me dio volver a abrazarla y verla de nuevo en su salsa! Felicidades al Tablao El Arenal por hacer justicia y por darnos la oportunidad de haber sido testigos de uno de esos momentos que jamás se olvidan.  Sigue luchando, Angelita.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 Comentarios

  • Luis Suárez Ávila Escrito el 20 septiembre, 2012 15:32

    Manolo, te dan ganas de colocarte de camarero. Pues me has recordado a mi amigo del alma Miguel Niño El Bengala que estuvo colocado de camarero con su sobrino, el dueño de ese local, Curro Vélez.
    Un fuerte abrazo, Luis

    • lagazapera Escrito el 20 septiembre, 2012 17:13

      A Luis Suárez Ávila: Ya fui camarero cuando era adolescente y no me importaría serlo de nuevo. En un tablao como El Arenal, claro. Un abrazo, Luis.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *