¿Cataluña flamenca?

A Beli García

Me parece una vergüenza que en Cataluña estén promocionando a bombo y platillo un ciclo de flamenco y que en él programen a Miguel Poveda con sus Coplas del querer y a Mayte Martín con Alcántara Manuel. Esto no se puede tolerar porque flamenco no es todo, como no todo es ópera, jazz o rock. No es que andemos aún seducidos y atrapados por la pureza de Mairena y Chacón o anclados en el siglo XIX. Es que no se puede mentir a la gente tan descaradamente como se está haciendo, siguiéndoles el juego a los pseudoflamencos millonarios. Como se trata de señores artistas importantes y famosos, se les abren los teatros, los ciclos musicales, las televisiones, los periódicos y las arcas de las instituciones públicas con una facilidad pasmosa. Si Jesús Quintero es tan defensor de la esencia jonda, como presume, ¿cuándo va a llevar a su programa a un cantaor serio para que cante por soleá? Sólo lleva a personajes bufos y artistas de moda. Mayte Martín ha presentado ya su último disco, que no es de flamenco, en la Bienal de Málaga y en la de Sevilla; y ahora, en este gazpacho catalán al que llaman “ciclo de flamenco”. La propia artista me dijo hace algún tiempo que su última obra no tiene nada de flamenca, pero que si la llaman, como quiere trabajar y ganar dinero, dirá siempre que sí. El problema no está en ella, sino en quienes deciden programar un trabajo como ese en un festival de flamenco. No es serio, como no lo sería que en el Festival de Jazz de San Sebastián llevaran a David Bisbal porque cuente entre sus músicos con un trompetista amante de Gil Evans. ¿Se lo imaginan? Es una lástima que en Cataluña hagan estas cosas porque hay una tradición flamenca de más de siglo y medio. ¿Saben por qué ocurre esto? Muy sencillo. Si la palabra flamenco era en otros tiempos sinónima de gitanos y borrachos, ahora lo es de vanguardismo musical y dancístico. Sin entrar en que es un arte apoyado desde las instituciones públicas, y que muchos utilizan la palabra flamenco en sus proyectos culturales porque saben que habrá subvenciones. ¿Por qué creen ustedes que algunas entidades bancarias programan tanto flamenco? Porque desgravan a Hacienda. Nos seguirán llamando cerriles, atrasados, retrógrados y otras lindezas, pero no dejaremos nunca de denunciar estos atropellos contra el arte flamenco. Y mucho menos cuando sabemos que esta nueva ola de flamenco comercial se está cebando con auténticos artistas, algunos de ellos vendiendo ropa en mercadillos o yendo a coger aceitunas en época de verdeo. Tanto las instituciones públicas como las privadas deberían apostar más por los flamencos genuinos y dejar de poner más ricos a los que ya lo están. Lo decimos sobre todo por la política de la Junta de Andalucía.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

10 Comentarios

  • franmmartin Escrito el 27 enero, 2010 10:06

    Pués yo defiendo la opinión,perfectamente objetable, que el flamenco no debería de necesitar ni de defensores,ni de políticos ni de subvenciones.
    Con no tener atacantes desde sus mismas filas habríamos recorrido un gran trecho.Con que sus protagonistas se dedicaran a no pervertirlo y vender burras pintadas con anilina,el flamenco estaría donde debe,porque tiene la fuerza,la grandeza y la capacidad de seducción necesaria y mucho mayor que otras artes, para ello.
    Cosa en la que al parecer, no confían demasiado sus protagonistas,con las excepciones que se quieran.
    Las subvenciones ,que en todos los casos, deberían de ser una solución temporal en situaciones imprevistas y extremas y de duración limitadada,tienen pervertidas demasiadas cosas y se han convertido en un foco de corrupción y de mandanga para creadores , artistas y toda la legión de gentes que se dedican a algo que no es rentable, en lugar de buscar competitividad y negocio con sus propios medios.Y así nos va.
    Enseñen el flamenco en las Escuelas,difundanlo con generosidad y a horas de personas decentes en los medios de comunicación,hagan llegar a la gente tantísimas publicaciónes y grabaciónes como se quedan en los circuitos privilegiados, a pesar de que las pagamos entre todos,apoyen y den a conocer a los que empiezan ofreciendoles verdaderas oportunidades y sirvan al flamenco los que se sirven de él ;y estoy convencido que no haría falta defenderlo porque se defendería a sí mismo.
    Claro que de sobra sé ,que el infierno está empedrado de buenas intenciones.
    Un saludo cordial

  • Lagazapera Escrito el 27 enero, 2010 17:30

    Gracias, amigo. Ojalá no hicieran falta artículos como éste, pero creo que a veces hay que decir las cosas para que se enteren algunos. En efecto, lo deseable sería que no hicieran falta subvenciones, pero en algunas peñas se siguen pagando tres euros de cuota al mes y a los teatros, si no hay entradas baratas, muchos aficionados se quedan en casa escuchando cintas.
    Un abrazo.

  • Alfonso Escrito el 27 enero, 2010 18:13

    Igual pasó con la llamada Ópera Flamenca, donde se ofrecía un batiburrillo con muy poco de flamenco; así Chacón se tuvo que retirar porque aburría a la parroquia. Tendrán algo que ver en lo que está pasando los Camarón, Morente, Cigala, Pitingo… y, por supuesto, los críticos abrazafarolas.

  • Lagazapera Escrito el 27 enero, 2010 19:05

    Me asombra su desconocimiento de lo que fue la ‘ópera flamenca’, porque en aquellos espectáculos solían ir Pastora Pavón, Vallejo, Manuel Torre, Cepero, la Perla de Triana, la Macarrona, la Malena, El Estampío, el Gloria, Mazaco, Isabelita de Jerez y otros muchos artistas muy flamencos. Y tampoco veo lo de Chacón, porque el maestro de Jerez nunca se retiró del cante: murió con las botas puestas. En aquella época mandaba el público, y ahora mandan los políticos. Por otra parte, meter en el mismo saco a Camarón, Morente, el Cigala y Pitingo, demuestra también que anda algo desorientado. Pero es un placer leer sus comentarios.
    Gracias.

  • Carmen Arjona Escrito el 27 enero, 2010 21:58

    De acuerdo con el contenido de tu denuncia. Discrepo en cuanto al título. El Ciclo del que hablas no es Cataluña. Me consta que gran número de muy buenos aficionados que viven allí tampoco están nada contentos con ese mal uso del flamenco para vender productos que no lo son. Lo que pasa que sus voces no se oyen. En Cataluña se puede disfrutar de muy buen flamenco.
    Nunca me atrevo a hablar de culpas porque eso siempre tendrá aparejado un depende. Pero sí se puede analizar la situación.
    Veamos: si los artistas flamencos que saben y pueden defender este arte son los primeros que por ganar dinero cantan lo que les pidan ¿ya me dirán? Si cuando les ofertan formar parte de un cartel admiten que otros tipos de música, muy bellas por cierto, discurran bajo el nombre de FLAMENCO, la confusión está asegurada, sobre todo para los espectadores neófitos.
    Cada quien es muy libre de cantar lo que quiera, pero no es admisible un uso espúreo del buen tirón que tiene en estos tiempos el flamenco para colocar otras cosas.
    Por otro lado, ¿quienes programan los espectáculos entienden de flamenco? ¿conocen lo que tienen entre manos? ¿Son sólo gestores culturales que pueden programar cualquier cosa? ¿Tienen miedo al fracaso de taquilla y por eso sólo tiran de nombres que están en el candelero de la fama? ¿Tienen la humildad de dejarse asesorar por personas que pueden hablar con conocimiento de causa? ¿El objetivo es hacer lo que sea por tal de que parezca una innovación?
    Creo que hace falta una gran dosis de valentía para no dejarse arrastrar por intereses económicos y comerciales, que son como los huracanes: arrasan y tras amainar sólo quedan derribos.
    Es preciso recordar que estamos camino de que el flamenco sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. A ver al final si no vamos a saber por dónde vamos.
    Saludos gazaperos.

  • Lagazapera Escrito el 28 enero, 2010 00:06

    Magnífico tu análisis, Carmen. Evidentemente, cada cual es libre de cantar lo que quiera. Si yo fuera cantaor sólo cantaría flamenco. Soy crítico de flamenco y en este blog escribo de otras cosas, pero lo hago gratis. No es un blog de flamenco, además. Ni por todo el dinero del mundo escribiría sobre lo que hace Alejandro Sanz, por ejemplo, aunque lo respete y pueda gustarme su música. Me molesta que metan en un ciclo de flamenco a Mayte Martín presentando un trabajo que no tiene nada de flamenco. Ella no debería aceptar tampoco eso, porque vamos a terminar no creyendo en nadie.
    Gracias, como siempre. Felices sueños.

  • Alfonso Escrito el 28 enero, 2010 15:12

    Aunque en la Ópera Flamenca iban los que dices y yo sé, el publico asistía para escuchar fandangos, cuplés, chistes, los bajos de la bairaora y poco más(se imagina cómo reaccionaría el publico con tandas de Soleares y Seguiriyas). Lo de Chacón lo dijo él mismo en una entrevista. No le quito importancia a Camarón, Morente, Cigala y Pitingo; sólo digo que cuando se abre una espita, nadie sabe lo que va a entrar.
    Gracias.

  • Lagazapera Escrito el 28 enero, 2010 16:56

    Evidentemente, cuando en un recinto hay cinco mil personas escuchando flamenco, el porcentaje de los que van a escuchar lo más facilón y pegadizo, es muy alto. Ocurre hoy también. Las seguiriyas y soleares se cantaban poco. A Pastora, cuando alguien le pedía seguiriyas, le preguntaba al guitarrista: “Melchor, ¿tú te has traído las cuerdas de las seguiriyas?”. ¡Qué arte! Ellos sabían que esos eventos no eran para la initimidad y el recogimiento del cante ‘por derecho’. El flamenco entró a formar parte del mundo del espectáculo hace ya más de un siglo y medio, y es lo que hay. Chacón estaba recorriendo España, de plaza de toros en plaza de toros, cuando, dos meses después, le sobrevino la muerte de forma repentina, estando aún bien para cantar.
    No le gustaban los grandes escenarios, pero se prestó a hacerlo por dinero, como Pastora y Manuel Torre, que eran gitanos; y Vallejo, al que también le gustaba más un cuarto que una plaza de toros.
    El público paga una entrada y quiere disfrutar. En un festival celebrado en Mairena el pasado año, sólo dos cantaores levantaron al público: Diego Clavel con una granaína efectista, y José de la Mena con unos fandangos del Gordito de Triana y el Carbonerillo. ¡En la catedral del cante por seguiriyas!
    Me ha gustado hoy su tono, algo más que el de ayer. Creo que estamos más cerca de lo que pudiera pensar, en cuanto al concepto que del flamenco tenemos los dos.
    Lo que pasa es que yo soy crítico de flamenco y tengo que estar un poco abierto a todo, y usted es un aficionado que defiende sólo lo que le gusta y le parece más puro. Lógico.
    Saludos cordiales.

  • Alberto Escrito el 3 febrero, 2010 23:01

    Pues yo creo, y teniendo en cuenta el ciclo del que se habla, que no se engaña a nadie puesto que en el cartel se añade, junto a los artistas, el nombre del espectáculo que presentan.

    Por otra parte, sé de buena pinta que el organizador del evento, Manuel Calderón, gran cantaor y defensor del flamenco, conoce el bien el arte. Además, y en sus palabras extraídas de la página web del ciclo, cuenta que no han habido subvenciones para la programación.

    Desde mi ingenuidad, imagino de la dificultad que conlleva crear un ciclo de flamenco de este calibre. Defiendo que es una tarea compleja, con mucho dinero e intereses por medio y que, a fin de cuentas, todos los artistas que están programados están vinculados al flamenco, aunque no los espectáculos que ahora defienden. Pero también es el público el que demanda y parece ser que el ciclo está teniendo éxito, lo que abre puertas a futuras ediciones, quizás, más flamencas.

    Saludos

  • lagazapera Escrito el 3 febrero, 2010 23:11

    Respeto mucho su opinión y le agradezco que haya entrado en el blog a opinar. Sigo pensando que en un ciclo de flamenco sólo debe programarse flamenco. Miguel Poveda y Mayte Martín son cantaores, sin duda, y buenos, y tienen todo el derecho del mundo a cantar lo que les dé la gana. Pero la copla no es flamenco y las canciones de Mayte Martín, de su último disco, tampoco. Es cierto que hay público para eso. Para eso y para más cosas. Un abrazo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *