¡Callarse por un momento! Ha muerto Bernarda

A Manolo Peña Narváez, gitano de Utrera

La localidad de Utrera se está quedando como un solar. Hoy ha muerto la entrañable Bernarda Jiménez Peña, la reina de la bulería, del cuplé a compás y el sabor a vino de bota centenaria. Esperábamos el fatal desenlace, por sus años y delicada salud, pero la noticia nos ha cogido distraídos y ha sido un auténtico mazazo. Otra gran figura que se nos va a ese lugar donde la diferencia no la marcan los hombres, sino el frío mármol que los arropa. Como esto siga así habrá que plantearse muy seriamente irse pronto al lugar donde van los flamencos, donde ya están Mairena, Camarón, Valderrama, Fernanda, La Paquera, Gaspar, Chocolate y tantos genios que nos hicieron la vida agradable con sus cantes cargados de emoción. Y no sólo eso: con todos ellos vivimos momentos entrañables, unas veces como espectadores y otras como compañeros de viajes y juergas.

A Barnarda de Utrera tuvimos la oportunidad de verla cientos de veces en los escenarios, y también de vivir junto a ella y su hermana, la gran Fernanda, algunos momentos inolvidables. Por eso duele tanto esta muerte, la de una cantaora que nació con los dones de la gracia, el compás y la emoción. Bernarda de Utrera se ha muerto, y nos parece mentira que esto haya pasado. Pero ha pasado. Menos mal que los flamencos no se mueren nunca del todo, como no se mueren los pintores y los poetas. De hecho, ahora mismo la estoy escuchando cantar y juro que estoy escribiendo este artículo en un estado de emoción en el que un nudo en la garganta no deja pasar el aire. Si Bernarda no hubiera grabado discos y no hubiera ni un solo vídeo en el que pudiéramos verla cantar y bailar, esto sería muy duro y difícil de sobrellevar.

Bernarda Jiménez Peña, Bernarda de Utrera, recibió su primer beso de luz en esta localidad sevillana el 3 de marzo de 1927. Tenía 82 años. Era hija de José el de Aurora y la Chacha Inés, dos gitanos cabales, dos andaluces auténticos y humildes. Nieta de Pinini, cantaor no profesional pero fundamental en el mundo del cante gitano de Sevilla, desde muy niña vivió en su propia casa el ambiente flamenco y sabía cantar y bailar cuando apenas era capaz de hablar correctamente. En su casa no querían que fuera artista, pero había nacido con el don y acabó cantando y bailando en los tablaos y en los festivales de verano. Sin separarse nunca de su hermana Fernanda, la cantaora más jonda de la historia, que se nos fue en 2006 dejando huérfana a la soleá.

Bernarda era capaz de cantar cualquier cosa, cualquier cante, pero fue genial en la bulería y por este palo era capaz de meter a compás los cuentos de Calleja. Se han dado casos parecidos, como el de Paco Toronjo en los fandangos de Huelva o el de Bambino en la rumba. Pero Bernarda era la bulería, algo que no podía separarse, una relación perfecta de convivencia artística, como el aire y el pájaro, como el pez y el mar.

Se ha ido porque tenía que irse, porque es ley de vida, pero se ha llevado con ella el orgullo de haber sido grande del cante y artista reconocida por todo el mundo. Entre sus premios más conocidos, el de Córdoba de 1957. Tenía 30 años y acababa de hacerse profesional. Fue nombrada Hija Predilecta de Utrera en 1994 y este mismo año recibió la Medalla de Plata de Andalucía. También era Hija Predilecta de Sevilla y recibió en 2005 la Medalla de las Bellas Artes.

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, una cantaora tan auténtica, que cantaba con la misma facilidad con la que los rayos del sol atraviesan la espesa niebla de las mañanas de invierno en la Campiña sevillana.

¡Callarse por un momento! Ha muerto Bernarda de Utrera.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

4 Comentarios

  • toni garcia Escrito el 29 octubre, 2009 20:36

    en paz descanse Manuel

  • Pedro Sanz Escrito el 29 octubre, 2009 22:56

    No me acostumbro a ve como se non van personas que han sabido mantener, la respeto y a la vez han conseguido encumbrar este arte, sin arrogancia, sin petulencia, con una gra dosis de humildad… Tío Chano, La Paquera, Chocolate, y….

    Se fué con la misma dignidad y grandeza con que paseo el flamenco por el Mundo.

    Hasta la vista, MAESTRA BERNARDA.

  • JOSÉ BARRAGÁN RODRÍGUEZ Escrito el 4 noviembre, 2009 10:10

    El pasado 30 celebramos en nuestra Peña lo que hemos bautizado con el nombre de Primeras Quincenas Flamencas-Pilas 2009; antes de comenzar la proyección audiovisual quise permitirme una liberalidad,con el permiso de la audiencia, de rendir un pequeño homenaje a la hermana (¡cuántas veces Fernanda la disculpaba a la hora de actuar por sus achaques!) pero ella cantaba, cantaba por bulerías hasta meter “al lucero del alba “en el un, dos, tres …”, y leí tu GAZAPERA ¡Callarse por un momento! Ha muerto Bernarda. Un aplauso al cielo fue el epílogo a la lectura. Gracias Manolo. Un abrazo.
    P.D. ¡Ay, cúantos recuerdos nos trae a la memoria esos días palomareños cada vez más lejanos!

  • paqui Escrito el 6 agosto, 2010 17:23

    LOS CANTES POR SOLEA,
    SON LOS QUE TIENEN SOLERA,
    POR ESO TIENEN UN SELLO
    LOS QUE CANTAN
    EN UTRERA
    Y FUE MECE LA SERNETA,
    LA QUE MEJOR LOS CANTABA
    METIITA ALLI EN UTRERA ,ENTRE GITANOS Y GITANAS,

    QUE BUENA ESCUEL A DEJAO,
    QUE BUENA ESCUELA A DEJAO
    HAY QUE ARTE MAS GITANO,
    LA FERNANDA Y A BERNANRDA LO LLEVABAN DE LA MANO.

    Nunca me olvidare de mis maestras,ni cuando cante,ni cuando hable de utrera.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *