Adiós a Luna

Campo 015La de hoy es una tostá amarga, dura, que no pasa de la garganta, donde tengo un nudo desde hace unos días. Mi perra luna desapareció del campo y esta misma mañana he sabido que fue atropellada por un coche y que un familiar la había enterrado en su finca para que no lo supiéramos. Tenía 7 años. Estuvo sus primeros meses de vida aquí en Mairena, antes de que llegara Surco. Como destacó pronto en la caza, la llevamos al campo y allí ha sido la perra más feliz del mundo, corriendo entre los olivos detrás de los conejos, en compañía de su herma Mora y de su hija Estrella. Surco la quería mucho, pero no llegaron a congeniar porque Luna era algo arisca. Ahora entiendo su tristeza de estos días, que yo pensé que era por verme a mí triste, pero no. Era porque sabía muy bien qué había pasado con Luna. Los perros saben estas cosas. Sé que hay quienes no entienden que se pueda llorar por un perro y que uno pueda sentir su muerte como la de un miembro de la familia. No me refiero a esos que maltratan a los animales, sino a gente normal a la que le cuesta entender el dolor que puede producir una pérdida así en una persona, sea o no sensible. Luna ha sido uno de los seres vivos más importantes de mi vida y le debo miles de paseos por el campo. Era arisca, apenas le gustaban los abrazos, pero tenía una mirada que te partía el alma y movía el rabo de alegría, cuando me veía llegar al campo, de una manera que a veces pensaba que se le iba a quebrar. Era conejera, brava, una maestra. Y muy independiente. Solía salir de la finca de mis suegros y se iba sola a cazar o a pasear entre los olivos. Eso hizo hace algo más de una semana y la atropelló un coche. No sabemos cómo ocurrió, porque quien la atropelló seguramente no se paró siquiera a ver si estaba muerta o no. Ya descansa en la propia finca, debajo de un olivo. Desde hoy tengo un olivo más con el que hablar y en el que llorar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

1 Comentario

  • Jesús P. Escrito el 6 mayo, 2014 17:14

    Sé que es una dura pérdida. Ánimo y un abrazo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *