Adiós a La Negra

Adiós a La Negra

Ayer saltaba la noticia y se paraban los relojes del cante gitano. Murió Antonia Rodríguez Moreno, Antonia la Negra, una gran cantaora y bailaora, esposa del desaparecido bailaor trianero Juan Montoya y madre de Lole y Angelita Montoya, cantaoras también como ella. Nació en Orán (Argelia) en 1936, pasó parte de su infancia en Tánger (Marruecos) y se crió en Triana, de donde era su padre. Su madre era jerezana. La voz de esta mujer, pues, era una mezcla de varios sonidos flamencos y aires árabes, lo que le dio un encanto especial como cantaora. Siendo muy jovencita, apenas una adolescente, se casó con Juan Montoya, uno de los bailaores más elegantes de Triana, y de esa unión nació Lole Montoya, del dúo Lole y Manuel, que el pasado martes actuó en el Lope de Vega. Aunque siempre cantó, se hizo famosa cuando se creó La Familia Montoya, grupo gitano que supuso una revolución en los setenta. También participó en Macama jonda (1983), de José Heredia Maya, donde cantó junto a Enrique Morente. En todas las obras en las que participó, tanto teatrales como discográficas y series de televisión, destacó por una voz única y su manera de cantar por tangos y bulerías, palos en los que también bailaba con una enorme personalidad.

Era de las pocas cantaoras de verdad que quedaban, una artista de una enorme pureza, aunque últimamente moleste tanto que se utilice este término relacionado con el cante jondo. Ella era pura de verdad, genuina, y ha dejado al cante serio un poco más solo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

1 Comment

  • ER KUNFÚ DE TRIANA Posted 18 septiembre, 2018 21:23

    Es que si el cante no es puro… NO es jondo.
    Es lo mismo que el término “flamenquito”, yo lo único que conozco son los flamenquines y de la Venta Pazo en Sanlúcar la mayor, que están pa´reventá.
    Eso de “flamenquito” es pa el “ganao” nuevo que no sabe “decí” una soleá, una seguiriya, una toná como Dios manda.
    Y digo “decí” en vez de cantá porque es el tratamiento en el mundo del cante.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *