7 balcones y otro para arrojarse

En Flamenco Viene del Sur, el ciclo del Teatro Central, nos meten a veces una bacalada y esa bacalada llegó esta noche con 7 balcones, del bailarín  catalán Jesús Carmona. “Mi mayor verdad”, según el propio artista. Si esta es su mayor verdad, apaga y vámonos. Les aseguro que he salido del teatro sevillano sin saber si esta obra es una parodia del mal gusto, que es lo que a mí me ha parecido, o es lo mejor que Jesús Carmona puede ofrecernos. Es un bailarín excelente, con una buena preparación técnica, pero el verdadero flamenco ni lo huele. Esta obra no es digna de un bailarín tan brillante como el catalán, al que le hemos visto cosas increíbles. Y tampoco es digna de un ciclo como el de la Junta, donde este año hemos vivido espectáculos maravillosos. En Sevilla, que es una de las principales cunas del flamenco, está claro no cabe cualquier cosa. No debe caber, al menos. No tenía que haber tenido sitio un espectáculo casposo, de tablao costero para turistas, con unos jaleos por parte del cuadro acompañante que están más que desfasados, unas coreografías sin altura y, en general, de un enfoque lamentable. Pero es que ni siquiera ha tenido momentos brillantes, los que esperábamos de tan prometedor bailarín. Imprecisión en los giros, zapatazos inexplicables, movimientos y poses para la galería y aportaciones tan válidas como bailar detrás del cuadro, que es algo que no habíamos visto nunca. Lo de válida, claro, es una ironía. Musicalmente ha tenido partes bonitas en los fandangos de Huelva, pero pocas. No se puede bailar por soleá como lo ha hecho esta noche Jesús Carmona, sin profundidad, sin arte y de una manera tan artificial. Ni por alegrías, donde no hemos visto Cádiz por ninguna parte. Esto no es flamenco, es solo una parodia de flamenco. Flamenco no es cualquiera, sino el que lo es, lo siente y lo mama. Jesús Carmona baila el flamenco como podría bailar un tango argentino o una rumba catalana. Y en Sevilla no deberíamos aplaudir tanto este tipo de obras, como ha ocurrido esta noche. Una obra facilona, sin emoción flamenca, sin enjundia, sin verdad jonda.

Flamenco Viene del Sur. 7 balcones. Artista invitado: Jesús Carmona. Cantes: Jesús Corbacho, La Fabi y La Lebri. Guitarra: Daniel Jurado. Entrada: algo más de medio aforo. Teantro Central de Sevilla, 8 de abril de 2014

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 Comentarios

  • Faustino Escrito el 9 abril, 2014 18:43

    Querido Manolo, leyendo tus crónicas del Central me hago una idea de lo que allí ocurre, y siempre suelo leer después las de Navarro que, incomprensiblemente, son diametralmente opuestas, parece que hayáis estado en espectáculos diferentes. Confieso que me fío de tu criterio y tu opiniones. Ya cuando fuimos jurado juntos solía coincidir casi siempre contigo. Te mandó un fuerte abrazo

    • lagazapera Escrito el 10 abril, 2014 01:16

      A Faustino: Gracias, maestro. No suelo leer mucho las críticas de los demás, aunque leo algunas y, en efecto, solemos opinar de forma diferente de un mismo espectáculo, hasta el punto que parece que hemos visto cosas diferentes, obras distintas, quiero decir. No sé si eso es o no bueno, pero te aseguro que siempre me dejo llevar por mi experiencia, primero, porque son ya algunas décadas de oficio, y luego por otras cuestiones. Se supone que algunos conocimientos he adquirido en todos estos años. Lógicamente, y aunque nadie lo quiera reconocer, por los gustos. Y a mí me gusta un flamenco bien hecho técnicamente, pero valoro el buen gusto y la emoción. Un abrazo, Faustino.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *