Que un agapornis te deje tirado

Que un agapornis te deje tirado

Crías a un inseparable para que te dé cariño –desde su etapa de papillero, recién nacido–, le dedicas horas y horas de juegos y mimos, y cuando ya forma parte de tu vida un día ve una ventana abierta y se va para no volver jamás dejándote una jaula vacía y una soleá en el corazón. Ni siquiera te deja una nota en la puerta del frigorífico dándote una razón de por qué decide irse a hacer su vida, sin medir las consecuencias, sin pensar en qué va a ser de ti sin sus picotazos en las orejas y en los dedos de los pies o sin esos pitidos que te despiertan siempre al amanecer con una sonrisa de oreja a oreja. No sé por qué le llaman inseparable al agapornis si siempre acaban por dejarte tirado como una colilla. Tendrían que haber visto llorar a un tío de casi dos metros y más de cien kilos de peso que se creía duro como una roca y que es un consumado maestro de las separaciones. Desvelado por las noches, esperando su regreso, entristecido y sin ganas de comer. Mirando todo el día por la ventana del despacho a ver si aparecía por algún tejado. Si ya era dura la soledad no les cuento cómo fue cuando Castañuelas decidió emanciparse. Esta noche repasaba algunos archivos y me he encontrado toda una carpeta de fotos suyas. Y me he preguntado qué sería de él, si encontraría compañera, si tendrían agapornitos, si vive aún o acabó en la barriga de algún gato o en la sartén de un vendedor de seguros en paro. Empiezas a envejecer cuando un día recuerdas que un simple pájaro de colorines, tuneado, te dejó el recuerdo imborrable de una hermosa relación. ¡Un pájaro, joder!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *