Paco no era eso, sino todo lo contrario

Digo yo que se podría haber homenajeado a Paco de Lucía sin aburrir al personal. Que si no llega a estar Gerardo Núñez, que fue el único que llevó el espíritu del genio al escenario, acabamos roncando en la butaca. Todo muy oscurito, con una puesta en escena latosa, siempre igual. Que Los Mellis son geniales, pero vaya empacho. Que  El Piraña es un percusionista único, pero parecía que había nacido allí, encima de la caja. Que los sobrinos de Paco tocan bien -me refiero a Antonio Sánchez y a José María Banderas-, pero en Sevilla hay paquistas como Manolo Franco y Niño de Pura, por ejemplo. Es que Paco no era eso que nos dieron el pasado miércoles en el Maestranza. No solo eso, quiero decir. Era algo más, era también improvisación y desmadre, rebeldía. Ese artista que era capaz de dejar que El Carpetilla le robara medio espectáculo, como ocurrió la última vez que actuó en Sevilla, en este mismo escenario. Era un guitarrista de concierto que le dio protagonismo al cante y al baile, y aquí no apareció por ninguna parte. Hubiera quedado bien ver una pataíta del Grilo o escuchar un quejío de La Tana por bulerías. Pero se optó por un Paco desconocido, casi por un Manolo Sanlúcar. No estuvo su concepto del sexteto y fue casi todo frío, demasiado cerebral, de partitura. A veces parecía que asistíamos a un casting o a un certamen de guitarra de esos de Castilla. Y se tocó bien, todos tocaron de maravilla, aunque el espíritu del genio tardó en llegar, si es que llegó. Lo intuimos, solo eso, en la prodigiosa bulería de Dani de Morón y, sobre todo, en el vendaval de música flamenca que nos trajo desde Jerez el mejor de todos, Gerardo Núñez. Gerardo fue el que dijo aquí está Paco, vivo, fresco, presente. El día que estrene algo nuevo, aunque sea unos pantalones, será el nuevo amo porque tiene el don, los veinte reales del duro, el aire, el son, la sal y el compás. Si hubiéramos empezado al revés, de Gerardo para atrás, todo hubiera sido muy distinto. Y no es por quitarle méritos a la preciosa colombiana de Banderas y al adagio de Gallardo, el de Rodrigo, su Concierto de Aranjuez. Tampoco a la bulería casi envasada de Juan Carlos Romero ni a la granaína de Antonio Sánchez. Pero estábamos allí para homenajear a quien fue más fuego que hielo y más arena caliente que agua helada. Todo muy elegante, sí, aunque demasiado frío para rendir honores a alguien que todavía tiene temperatura, aunque se muriera hace un año. El flamenco también puede ser eso, lo que vimos y sentimos la noche del miércoles. Pero Paco no era precisamente eso, sino todo lo contrario. Solo muy al final se apuntó algo, se estuvo cerca de reflejar lo que eran él y su música.

Teatro de la Maestranza.Un año sin Paco. Artistas invitados: Antonio Sánchez, Dani de Morón, José María Gallardo, José María Banderas, Juan Carlos Romero y Gerardo Núñez. Palmas: Los Mellis de Huelva. Percusión: El Piraña. Entrada: Casi lleno. Dirección artística: José Luis Ortiz Nuevo. Idea original y guión: Fernando González-Caballos. Sevilla, 25 de febrero de 2015.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 Comments

  • Jose Posted 26 febrero, 2015 19:39

    Buenas.

    Para todos los que dicen que aquí siempre te tocamos las palmas, ahí va mi disentimiento

    – Creo que Paco era eso, mucho más, pero también eso. Salvo Gallardo, el resto son hijos musicales suyos.
    – En absoluto creo que resultara aburrido. Ver a Gallardo, con todo su hieratismo y su clasicismo, haciendo compás por bulerías y moviendo el cuerpo no tiene precio, jajajaja.
    – Cuando tocó su sobrino Antonio, su música estaba más que presente, y no sólo por los acordes de Almoraima
    – Para recuerdo suyo, el omnipresente Piraña. Agradecí que no estuviera el sexteto. Además de un músico integral, Paco era guitarrista, y en demasiadas ocasiones, para mi gusto, el sexteto cobraba excesivo protagonismo y tras 2 horas y pico de concierto (véase clausura de la Bienal) casi no veíamos a Paco a solas con su guitarra (salvo minera-fandango de inicio)

    – De acuerdo, eso sí, en que Dani de Morón va para figura, para mí el que más talento, profundidad y futuro tiene de los que estaban anoche.

    Por cierto, si mal no recuerdo inicialmente estaba programado Riqueni ¿sabemos por qué se cayó del cartel al final?

    Un saludo Manuel

    • lagazapera Posted 27 febrero, 2015 20:19

      A José: Gracias, José. Apareció por algún lado el nombre de Riqueni, pero al final se caería del cartel. Le doy la razón en lo del sexteto, que a veces a mí me aburría. No obstante, creo que el planteamiento fue erróneo, al menos en mi opinión. Sí me aburrí un pelín. Ahora, todos tocaron de maravilla, sobre todo Dani y Gerardo. Un abrazo.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *