No evites mi mirada

No evites mi mirada

Nadie debería ignorar a quien le abra su corazón, porque a lo mejor descubre en él lo que necesitaba el suyo para ser algo más que una máquina de bombear sangre. Puede haber muchas razones para rechazar el mensaje de una mirada, evitándola, pero las miradas de ternura que no son correspondidas acaban perdidas y mustias en el vacío de la nada, en esa especie de cementerio al que van las chispas del amor que no prenden. Si hay una piel que se quiere rozar con la tuya déjala que se roce hasta gastarse, porque el roce hace el cariño y el cariño es una flor que conduce a veces a la pasión. Te puede ocurrir que un día eches de menos a quien te abrió su corazón, te miró con ternura y quiso que tu piel supiera de otra piel. Entonces sería tarde y siempre te quedaría la duda de si pudo ser o no pudo ser la historia de tu vida. No están los tiempos para ignorar miradas que buscan cobijo en otras miradas, para no ver que hay dentro de un corazón que se te abre como un cofre para que veas en su interior el tesoro de la verdadera amistad, que es un alma en dos cuerpos. Evitar una mirada de ternura es decir no al amor, que es lo único que puede seguir iluminando el mundo, camino de quedarse a oscuras.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 comentarios

  • Antonio Canales 5 abril, 2017 06:47

    Eres un romantico empedernido…. de Cuatro vientos.. jijijiii

    Pero te quierooooo mi amigo.

    • Manuel Bohórquez 6 abril, 2017 09:36

      Gracias, maestro Canales. Sabes que también te aprecio.

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *