El Mochuelo limosneando en Madrid

El Mochuelo limosneando en Madrid

Llevo años investigando la vida y obra de uno de los cantaores más primitivos e interesantes de Sevilla, Antonio Pozo Rodríguez El Mochuelo, cuya partida de nacimiento publiqué hace ya algún tiempo en La Gazapera. Prácticamente, se puede ya seguir su vida año tras año, desde que nació, en 1871, en la sevillana calle Sol, luego se bautizó en la Parroquia de San Román, en la misma pila que la Niña de los Peines. Fue considerado un niño prodigio del cante, sobre todo por su precocidad, porque nunca fue un cantaor brillante. Su primer oficio fue el de cuchillero, aunque lo que de verdad le tiraba era cantar flamenco y con solo 12 años ya frecuentaba el Café de Silverio. A partir de esa edad vivió siempre del cante, supongo que con serias dificultades, hasta que a finales del XIX comenzó a grabar cilindros fonográficos y algo más tarde, discos de pizarra de una sola cara. Luego, de dos. Su obra discográfica de pizarra es descomunal y muy interesante, por la gran cantidad de palos que grabó y la diversidad de estilos.

Si hay una obra discográfica digna de ser analizada a fondo, con independencia de su calidad como intérprete, es la de este artista aventurero, que acabó sus días pidiendo limosna por la calles de Madrid, como lo demuestra este reportaje que le hicieron en AHORA, de la capital de España, en abril de 1936. Cantaba en las calles, en cualquier calle o plaza, para poder comer, una vez que ya no interesaba en los cafés o teatros, ni siquiera como camarero. Cuando estalló la Guerra Civil española de 1936, parece ser que se afincó en San Rafael de Segovia, donde se le pierde la pista. Debió de morir ese mismo año o un año más tarde, porque tenía ya cerca de setenta años y estaba bastante machacado. Es el único documento que nos falta, su partida de defunción, para poder cerrar una biografía completa, la de una figura histórica fundamental. Agradezco al gran aficionado zamorano el envío de este recorte de prensa, que me parece muy importante.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

6 comentarios

  • Jafelin Helten 8 mayo, 2017 21:38

    Ojala puedas tener la oportunidad y los medios de poder conocer mas sus obras discograficas. Interesante saber porque acabo pidiendo limosnas si fue considerado niño prodigio del cante.
    Un abrazo.

    • Manuel Bohórquez 8 mayo, 2017 23:36

      Ganó mucho dinero, pero entonces ahorraban poco. Murió en la miseria, como tantos otros de aquella época. Y dejó un tesoro. Un abrazo, Jafelin.

  • Rufino Rivas 8 mayo, 2017 21:43

    Como siempre magnífico Profe Manuel

    • Manuel Bohórquez 8 mayo, 2017 23:36

      Gracias, maestro Rufino. Un abrazo.

  • Leon 9 mayo, 2017 13:05

    MAESTRO DONDE O COMO SE PUEDE ESCUCHAR A ESTE FENOMENO

    • Manuel Bohórquez 9 mayo, 2017 13:26

      Habrá muchas cosas de él en internet. Busque en Google.

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *