Echa vino, montañés

Debate significa debatir, discutir, hacer propuestas, aportar datos propios y rebatir, si se puede, los de los demás. En el debate a tres del pasado lunes, si debemos llamarlo así, solo hubo dos peleándose, Susana y Bonilla, y uno en medio, Maíllo, que parecía la carabina, el niño de antaño a quien su madre mandaba al cine con su hermana mayor para que se sentara entre ella y el novio y evitara manoseos impuros mientras Bruce Lee saltaba de tejado en tejado. Aquí no hubo tocamientos, de cara, de puro milagro, porque la cigarrera socialista miró varias veces a Bonilla y temí que sacara la faca de la liga. Uno de los muchos inconvenientes que tiene Susana es que le falta temple, y como el candidato popular lo sabía, supo sacarla de sus casillas citándola continuamente. Menos mal que colocaron a Maíllo en medio, que si no, estaríamos hablando hoy de algo mucho más siniestro. Dos debates a tres y seguimos sin tener ni idea de qué nos espera a los andaluces a partir del próximo domingo. A parte de lo que ya tenemos encima, que no es moco de pavo. Echa vino, montañés, que lo paga Luis de Vargas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *